Coordenadas 1689

Fecha de subida 8 de septiembre de 2017

Fecha de realización septiembre 2017

-
-
580 m
2 m
0
3,6
7,2
14,38 km

Vista 419 veces, descargada 15 veces

cerca de Llaurí, Valencia (España)

Ruta circular, que sale desde de Llaurí, población que pertenece al Ribera Baixa, está dentro de la marjal, junto a los arrozales, donde tenemos el vértice geodésico Canet, casi a nivel del mar y desde aquí subimos al vértice geodésico Cavall de Bernat (586 msnm), aproximadamente en 5 km, lo que significa hacer una subida bastante exigente. Aunque el tramo de fuerte subida empieza al principio de la urbanización Sant Sofí y termina en el vértice Cavall de Bernat, pues se sube un desnivel de 500 metros en tan solo 2 km de recorrido.
Nuestro objetivo era hacer los dos vértices geodésicos en la misma ruta y al mismo tiempo hacer la subida por la parte de la costa, ya que siempre habíamos hecho muchas rutas por la parte del valle de la Murta y esta parte nos era desconocida.
Para llegar al punto de inicio de la ruta, viniendo desde Valencia, la mejor opción es coger la autovía AP-7, desviándonos en Sollana por la A-38, hasta llegar a Sueca, donde estaremos atentos a coger la salida nº 12, donde ya indica Llaurí. En las dos rotondas siguientes seguiremos por la CV-509, dirección Alzira y en la siguiente rotonda cogeremos la CV-510, hasta la rotonda siguiente, donde cogeremos la salida del polígono industrial, donde aparcaremos, cerca de la gasolinera (N39° 08' 37.6" W0° 19' 18.7").
Empezamos a caminar en dirección noreste, hacía el mar, pasamos por bajo de la AP-7 y a los 700 metros nos desviamos a la derecha por un camino que discurre junto a la séquia Fonda. Hemos salido muy temprano para evitar el fuerte calor que hace estos días y vemos el amanecer en los arrozales, con la montaña de Cullera al fondo, es un espectáculo muy bonito.
Pronto vemos, destacando sobre el arroz, el vértice geodésico Canet (2 msnm), donde nos hacemos las primeras fotos y continuamos la marcha rápidamente, pues esta zona es llana, pero nos espera una fuerte subida.
Desde el vértice volvemos en dirección suroeste, por dentro del barranco de Cambrils, que tiene el cauce asfaltado y se usa de camino. Primero cruzamos la carretera CV-510 y luego pasamos por bajo de la AP-7, pero aquí el cauce del barranco no está asfaltado y apenas cruzamos la autovía salimos del barranco para coger el camino asfaltado que discurre junto a éste. Por este camino llegaremos hasta la urbanización Sansofí, hay carteles indicadores durante el recorrido.
Llegamos al principio de la urbanización Sansofí y empieza la fuerte subida, atravesamos toda la urbanización y al final tenemos la fuente de Sansofí, donde debemos aprovisionarnos de agua suficiente, porque ya no hay más fuentes en todo el recorrido.
Ahora dejamos el asfalto y empezamos a subir por senda, al principio entre algunos pinos, pero después la vegetación es más baja, romeros, aliagas, coscojas, etc., y aunque la senda está limpia debido a que se usa bastante por los senderistas, es conveniente llevar pantalón largo y manga larga para evitar arañazos.
En la subida nos cruzamos con un desvío a la derecha, es la senda de la Malla Verda, que ahora no cogemos porque nuestro objetivo es subir al vértice.
Llegamos al collado entre la Cruz del Cardenal y el Cavall de Bernat, ahora nos desviamos a la derecha para hacer la subida al vértice por la canal. Esta subida es bastante técnica, sobretodo en la parte final, donde hay que trepar un tramo, aunque las piedras tienen unos agarres suficientes para superarlo.
Arriba tenemos a nuestra derecha el Espolón, un montículo de piedras bastante elevado y a nuestra izquierda vemos el vértice, al que hay que llegar haciendo una subida más fácil que la canal, pero con necesidad de usar las manos en algunas piedras.
Desde arriba del vértice tenemos unas vistas extraordinarias de 360º, con todo el valle de la Murta, que no habíamos visto todavía, vemos hasta el Caroig, Montcabrer, Benicadell, Montduber, el Raya, la cara del Indio y toda la Ribera, con los arrozales y la montaña de Cullera al fondo, en fin, unas panorámicas para disfrutar.
Luego seguimos por la senda que atraviesa toda la loma y cuando empieza a bajar cogemos un desvío a la derecha, para seguir por la senda de la Malla Verda. Esta senda al estar en la cara noreste tiene mucha vegetación baja y hay que protegerse brazos y piernas para evitar arañazos. Tiene mucha variedad de plantas y en esta época vemos los madroños con su fruto y algunas palmeras con los dátiles.
Por la senda caminamos cerca de 2 km, hasta que llegamos a un cruce donde cogemos una senda a la izquierda, con un cartel que indica hacía Llaurí.
Ahora iniciamos un fuerte bajada por senda de 700 metros aproximadamente, con mucha vegetación y algunas zonas de pinada, para desembocar en un camino de tierra, junto a una cantera, pero con una pendiente mayor. Este camino llega hasta donde está la cantera y enlaza con un camino asfaltado, que siguiéndolo en dirección oeste nos lleva hasta el punto de inicio.
Una ruta que exige buena preparación física para salvar los 728 metros de desnivel acumulado y conocimientos técnicos para la subida por la canal, pero para disfrutar de unas panorámicas extraordinarias en casi todos los momentos de la ruta.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta