Tiempo en movimiento  3 horas 42 minutos

Tiempo  4 horas 55 minutos

Coordenadas 2554

Fecha de subida 24 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
574 m
431 m
0
3,8
7,5
15,1 km

Vista 36 veces, descargada 0 veces

cerca de Villaharta, Andalucía (España)

Como cada mes, los simpatizantes del BBVA salimos al campo a hacer una bonita ruta de senderismo. Hoy un grupo mas concurrido de lo habitual vamos a visitar Villaharta y Fuente Agria con una bonita ruta circular visitando 10 de las 12 fuentes agrias que en su día funcionaron como balnearios de aguas minero-medicinales.
La salida la hacemos desde el Restaurante del Cruce y nos encaminamos hacia la primera fuente a nuestro alcance, la de los Malos Pasos, restaurada recientemente con su amplia caseta, a los pies de la nueva carretera N432.
Un pequeño tramo de Cañada Real Soriana pasando por el único balneario existente actualmente Aguas de Villaharta de ****. Rápidamente nos desviamos a la derecha por el camino de Pedrique y en 150 metros nos deviamos de nuevo por una estrecha senda llamada del Pedriquejo que nos llevará al segundo manantial de hoy, el muy popular La Boca del Infierno; seco y desabrido, actualmente no da agua... da pena.
Continuamos por la senda del Pedriquejo hasta topar con un imponente tubo de la altura de una persona que nos atravezará por debajo de la nueva carretera N-432 a salir a un camino ancho de servicio. Estas dos fuentes que hemos visto son las únicas que pertenecen a Villaharta, todas las demás que veremos hoy son de Fuente Agria, ya en término municipal de Espiel.
Tomamos a la izquierda y en un corto trecho llegamos a dos míticas fuentes, muy nombrada por sus buenas aguas agrias, son las fuentes de La Belleza; hoy en día casi desaparecida y hay que buscarla entre zarzas.
A escasos 50 metros encontramos remozada y con su caseta nueva la Fuente del Cordel, con un caño continuo de agua. Muy buena presencia y buena agua minero-medicinal.
Por un estrecho sendero serpenteante nos desplazamos en busca de la Fuente de la Lastrilla, que encontramos tras cruzar una curva cerrada de la antigua nacional. Esta fuente al verla nos causó tristeza por verla casi seca, sin caño y aparente aguas filtradas. Pero... milagro, se le quita un tapón y sale un caño tieso y potente que nos animó a todos. Bien por la 5ª fuente que vemos hoy en nuestra ruta.
Deshacemos de nuevo un tramo de esta vereda y enlazamos con otra estrecha con abundantes zarzas hasta que desembocamos al camino de Fuente Agria.
Intentamos por dos lugares distintos llegar hasta la Fuente de San Elias; no hubo manera, las zarzas y el profundo cauce del arroyo nos lo impidieron. La 6ª se quedó invicta.
La 7ª si nos colmó a todos, la mítica y superviviente Fuente Agria, chapa mohosa, podrida, pero ahí está, viendo pasar la vida.
Recogimos la llave para ver el manantial en el interior de su caseta y saborear sus aguas, toda una experiencia. También en su explanada nos hemos comido el bocata.
Cambio de tercio, un ratito de asfalto hasta coger un camino a la izquierda que nos llevará por el arroyo de Las Navas del Molero hasta el Gran Hotel-Balneario de Santa Elisa. Actualmente ruina total pero que en su día tuvo que ser un Hotel Meliá de 5 estrellas.
Antes de llegar a este complejo nos hemos parado en la 8ª fuente (o lo que sea) Fuente de la Lastra, escalinatas amplias sobre una galería abovedada que no hemos comprendido su utilidad.
Arroyo abajo, también hemos visto la Fuente de San Rafael; debió ser bonito y esbelto el kiosco, hoy en día con la cúpula caida y en un abandono total que está pidiendo a gritos una reforma total y puesta en valor como alguna otra de sus hermanas.
Ya hemos visto 9 fuentes, y vamos a ir siguiendo el curso del arroyo a buscar la décima, de nombre Fuente de los Angelitos. La encontramos solitaria, a media ladera. Solo quedan las paredes, en muy mal estado. Se le ha caído la cubierta de tejas, solo le queda el entramado podrido de vigas de madera que no tardará mucho tiempo en venirse abajo. A la espalda del amplio kiosco hemos podido entrar a la mina que surtía de agua a la fuente y adjunto unos paneles a distintas alturas como sistema de decantación; tuvo que ser buena fuente en su día.
Hoy vamos a dejar las fuentes para otro momento, solo queda despedirnos hasta la próxima;

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta