-
-
940 m
526 m
0
2,5
5,0
9,98 km

Vista 1516 veces, descargada 77 veces

cerca de Villamaderne, País Vasco (España)

Tras una larga baja, siempre toca volver a la actividad tomándoselo con calma... así que en esta ocasión me decido por hacer una circular en torno al centenario Olvedo. Una ruta tranquilita, de apenas 10km y casi 500metros de ascenso acumulados, por un paraje no muy visitado por la gente.

En la plaza de Villamaderne encontramos un pequeño espacio donde dejar el coche; junto a nosotros una fuente con agua bien fresca nos sirve para llenar los botellines y asearnos un poco al finalizar el recorrido. Los primeros pasos hay que hacerlos siguiendo la carretera que lleva a Bellojín (NE), hasta encontrarnos con una primera bifurcación, en la que tomamos la pista que a nuestra izquierda atraviesa los trigales. Este camino viene marcado con las marcas del GR-282, y lleva hasta Guinea; por lo que nosotros debemos seguirlo prácticamente hasta la cima del San Andrés.

La pista nos lleva a un punto de reciclaje, y después, convertida en camino forestal ya, va girando a la derecha. Llegaremos a una langa que debemos cruzar, y entonces volvemos a buscar el camino a nuestra derecha. Así llegaremos a enlazar con el camino que asciende de Bellojín hacia Olvedo.

Siguiendo el camino de frente (N), superaremos las rampas de la loma de Curpito; y al llegar a lo alto de ésta encontramos un nuevo cruce de caminos. Nosotros continuamos a la derecha, guiados por las marcas del GR-282 una vez más. Tras superar una zona de bosque más húmeda (hasta ahora caminábamos rodeados de encinas), volvemos a ganar altura bruscamente hacia el collado del Pasador; pero poco antes de llegar al punto culminante del camino, seguimos la senda que hay a nuestra derecha, para encontrar los hitos que nos conducirán a la primera de las cimas del día: San Andrés (941m.). Aunque en esta cima no hay buzón, resulta ser más alta que el propio Olvedo.

Tras una pequeña parada, seguimos el cortado (NW) en busca del collado del Pasador (895m.), ayudándonos de las manos para abrirnos paso entre la maleza. Desde el collado encontramos los rastros del sendero que lleva hacia la cercana cima de Olvedo; así que los seguimos hasta arrimarnos al cortado de nuevo y después buscamos en lo alto el buzón que colocaron los del Manuel Iradier. Aunque aquí tenemos una bonita vista sobre Guinea, el Cantoblanco y el San Andrés; decidimos continuar unos metros por el cordal para encontrar la otra cima del Olvedo que se encuentra más atrasada (932m.). En esta otra si que encontramos un vértice geodésico y otro buzón colocado por el S.D.M. Gorosti.

Cuando ya hemos comido el almuerzo, reemprendemos la marcha hacia Peña Motxa, con la intención de seguir recorriendo el cordal. Al encontrar un balcón natural con vistas a Karkamo y la sierra de Arkamu, habremos llegado a la mencionada peña (917m.). A continuación emprendemos el descenso entre senderos de ganado hacia el collado del Alto de la Choza; donde encontraremos la senda (SW) que asciende hacia la cuerda del Alto Campillos. En la cima (865m.) no hay buzón ni vértice.

El regreso lo emprendemos siguiendo el camino (W-SW), hasta toparnos con otro camino perpendicular, en el que giramos a la izquierda para avanzar paralelos a un tendido eléctrico. Tras cruzar una langa, optamos por el camino de la izquierda. En este tramo encontramos muchos madroños, así que según la época del año en la que realicemos el recorrido, podremos disfrutar de las delicias de este fruto.

Una vez llegados a un alto junto al poste de tensión (670m.), tomamos el sendero de la izquierda (S), el cual nos llevará de vuelta a Villamaderne coincidiendo con el GR-1. Tras superar el pequeño barranco y atravesar los últimos campos de cereales, llegamos a la plaza del pueblo, donde nos refrescamos con el agua de la fuente mencionada anteriormente.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta