Tiempo  7 horas 53 minutos

Coordenadas 2082

Fecha de subida 25 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
866 m
341 m
0
6,7
13
26,64 km

Vista 95 veces, descargada 2 veces

cerca de Villasbuenas de Gata, Extremadura (España)

Ruta otoñal realizada con el club “Montañeros Monfragüe”.
Partimos un día encapotado desde Villasbuenas de Gata cruzando la plaza del Palacio y dejando a un lado la Iglesia de la Consolación por el camino de Perales del Puerto.
A los pocos minutos empieza a caer una fina lluvia que nos obliga a ponernos los chubasqueros y sacar los paraguas.
Pasamos por el arroyo de los Romeros y posteriormente cruzamos por un puente la rivera de Gata. Seguimos paralelos al regato de las Asomadillas hasta llegar a Perales del Puerto.
Deja de llover, por lo que el camino se hace más llevadero.
Cruzamos las calles de Perales, pasando junto a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción para continuar por una pista cementada que se hace pesada hasta llegar a la CC-41, que abandonamos a los pocos metros para desviarnos hacia el arroyo de los Hurones , caminando a su vera, hasta alcanzar Hoyos.
En esta población nos detenemos para ver la Iglesia románica del Buen Varón que tienen la amabilidad de abrirla para que apreciemos su magnífico retablo barroco del siglo XVII atribuido a José Benito de Churriguera y declarado como Monumento de Bien de Interés Cultural de Extremadura.
Continuamos por unas preciosas callejas empedradas entre castaños y helechos hasta alcanzar la carretera EX205 y desviarnos al poco tiempo para ascender por un bosque de robles y avistar al fondo Portugal.
Cruzamos el Arroyo de Moncalvo y ascendemos poco a poco avistando el Castillo de Trevejo, por una senda empedrada que se hace dura en algunos tramos por la empinada pendiente hasta llegar a una fuente y a la bien conservada ermita del Cristo.
Continuamos la ruta hasta Trevejo y ascendemos a las ruinas del castillo donde apreciamos en el suelo lápidas de piedra con inscripciones árabes de sus fundadores. Posteriormente la fortaleza perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén. A pocos metros está la Iglesia de San Juan, con su preciosa espadaña separada de la misma, que conserva tumbas antropomórficas.
Aquí hacemos un alto para reponer fuerzas, mientras contemplamos toda la comarca y las sierras de Garduño, Albilla, San Pedro y Cachaza, así como el pueblo de Villamiel.
Continuamos el recorrido, descendiendo hasta el arroyo de los Lagares para subir por empinadas cuestas hasta Villamiel.
Dejando la población a la derecha continuamos para tomar el camino que nos llevará hasta san Martín de Trevejo.
El ascenso se hace duro, por los kilómetros que llevamos en las piernas. Pero merece la pena, pues los castaños han perdido las hojas que ya amarillean y cubren el suelo como un alfombra dorada.
Descendemos por una senda pedregosa y más adelante vemos un castaño singular, con un hueco en el tronco por el que al pasar trae buena suerte, como aseguran las leyendas de la zona.
Seguimos el descenso, muy empinado y resbaladizo en algunos tramos para llegar al camino del agua y a San Martín de Trevejo declarado Bien de Interés cultural con la categoría de Conjunto Histórico.
Aquí reponemos agua en la fuente de varios caños y por sus preciosas calles, con canales llenos de agua corriente en medio de las mismas vemos varias casas-palacio repartidas por el casco antiguo: la del Comendador y la casa de los Ojesto.
Llegamos a la Plaza Mayor apreciando la iglesia de San Martín de Tours y a la torre Campanario.
En esta preciosa población de la Sierra de Gata finalizamos el recorrido por caminos antiguos que unen varios pueblos de la zona.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta