• Foto de Vista do Rei - Sete Cidades (PR03SMI) - Isla de San Miguel - Islas Azores
  • Foto de Vista do Rei - Sete Cidades (PR03SMI) - Isla de San Miguel - Islas Azores
  • Foto de Vista do Rei - Sete Cidades (PR03SMI) - Isla de San Miguel - Islas Azores
  • Foto de Vista do Rei - Sete Cidades (PR03SMI) - Isla de San Miguel - Islas Azores
  • Foto de Vista do Rei - Sete Cidades (PR03SMI) - Isla de San Miguel - Islas Azores
  • Foto de Vista do Rei - Sete Cidades (PR03SMI) - Isla de San Miguel - Islas Azores

Tiempo en movimiento  2 horas 26 minutos

Tiempo  3 horas 43 minutos

Coordenadas 1783

Fecha de subida 17 de abril de 2019

Fecha de realización abril 2019

-
-
624 m
259 m
0
2,5
5,1
10,18 km

Vista 400 veces, descargada 24 veces

cerca de Sete Cidades, Açores (Portugal)

Esta es la primera ruta de nuestra estancia en esta preciosa isla, y nos sirvió para saber la cantidad de bellezas naturales que nos iban a deparar nuestras andanzas en ella. Esta isla es de un verde espectacular mezclado a veces con formaciones volcánicas que destacan por su color negro intenso.
Toda la ruta es muy sencilla, sin dificultad técnica alguna, y comienza en el aparcamiento de larga estancia cercano al increíble mirador de Vista do Rei, desde el cual se puede ver mejor que desde ningún otro sitio los preciosos lagos volcánicos Azul y Verde. Comenzar en este aparcamiento alarga la ruta aproximadamente un kilómetro, pero es el único lugar en el que se puede dejar el vehículo durante más de 15 minutos.
Desde el mirador sale una pista forestal en dirección oeste que serpentea por la cresta del inmenso cráter que rodea también por el oeste los lagos, y desde la cual podemos ver preciosas panorámicas tanto de la costa de la isla, como de los dos lagos que llenan todo el valle. Todo consiste en caminar y caminar sin ninguna dificultad hasta que llegamos al mirador de Lomba do Vasco, donde de nuevo tenemos vistas muy bonitas de la localidad de Mosteiro en la costa, con sus islotes cercanos, y desde el cual andaremos un tramo por carretera hasta coger un desvío asfaltado la izquierda que, tras otra vuelta a la derecha nos meterá en una pista de tierra que más tarde se convertirá en una bajada casi en picado hasta hasta la pequeña y tranquila localidad de Sete Cidades.
Aprovechamos que teníamos dos coches para no tener que subir de nuevo al mirador, toda una ventaja.
Este pequeño pueblecito es muy tranquilo, y uno puede descansar de la ruta sentado en la verde hierba al lado del agua, o en la terraza del bar desde el cual se tienen una maravillosas vistas del lago mientras se disfruta de un tentenpié.
Una vez acabado el descanso volvimos al coche que teníamos en la orilla del lago Verde asomándonos al singular puente que hace de divisoria entre éste y el lago Azul.
¡Qué la disfrutéis!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta