• Foto de Volta al volcà El Cuervo - Lanzarote
  • Foto de Volta al volcà El Cuervo - Lanzarote
  • Foto de Volta al volcà El Cuervo - Lanzarote
  • Foto de Volta al volcà El Cuervo - Lanzarote
  • Foto de Volta al volcà El Cuervo - Lanzarote
  • Foto de Volta al volcà El Cuervo - Lanzarote

Tiempo en movimiento  una hora 2 minutos

Tiempo  una hora 30 minutos

Coordenadas 781

Fecha de subida 25 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

-
-
338 m
305 m
0
1,1
2,2
4,36 km

Vista 93 veces, descargada 0 veces

cerca de Vegas de Tegoyo, Canarias (España)

Tenía curiosidad por ir al volcán El Cuervo, el primero que comenzó su actividad en 1730. Había leído la descripción tan estupenda que hace Dalits en la página https://ca.wikiloc.com/rutes-senderisme/volcan-del-cuervo-8050344. Lo explica de una manera tan detallada y llena de conocimiento que una oportunidad así lo mejor es aprovecharla.

Se accede por un camino que sale de la carretera donde puedes aparcar el coche. Son excursiones para hacer a pie y no debes salirte del camino señalado con piedras a ambos lados. Casi todo el terreno del camino es de piedrecitas marrones, o rojizas, irregulares del volcán, como esas que se ponen en los jardines, creo que se llaman piroclastos o lapilli. A veces hay más grosor y al pisarlas hacen un ruido característico, como cric, cric, o cric, crac. Aquí la imaginación hace que lo oigas como quieras. Todos los mantos de estos piroclastos son muy bonitos, y más cuando tienen una extensión considerable. Especialmente bellos son los depositados en las laderas de los volcanes que asemejan una alfombra de un color oscuro, grisáceo o rojizo, bien limpia. Con razón no dejan pisar fuera de los caminos, las simples pisadas de muchos humanos alterarían y afearían un paisaje tan bonito.

A propósito de cosas feas. Pensaba que Lanzarote era el paradigma de la limpieza. ¡Pues no! Y seguramente que los lanzaroteños no tienen la culpa. Ni tan siquiera los centenares de miles de visitantes que tiene la isla. Pero hay alunas que ya está bien. He visto latas de bebidas, y sobre todo papeles en los sitios más inverosímiles. Aparte de los que se ven, los he visto como escondidos detrás de las rocas volcánicas. Cualquier agujero sirva apara dejar el pañuelo de papel blanco que han usado ya sabemos para qué. Y otra cosa más increíble todavía. El la carretera LZ-404, a unos 650 m dirección Teseguite, hay una antigua rofera que es una maravilla por sus formaciones de rofe. Allí la gente de para hacer fotos por lo bonito y raro que es. Yo pasé dos veces por allí, y gracias a que vi coches aparcados, me paré y vi esa maravilla. Pues bien, a pesar de que no hay ningún cartel que indique esa maravilla, al adentrarme por el lugar, vi que no era solo lo que ve desde la carretera. El lugar merece la pena darse una vuelta. Pues allí abunda la porquería por todos lados. Los consabidos papeles blancos, latas por todas partes, cables, deshechos de obras, etc. En fin, un vertedero que cuesta fotografiar sin que aparezca toda la inmundicia.
Lo dejo como una denuncia y continuo con el relato.

Empecé a caminar a las 17:48 y en total me hice algo más de 4 km en un tiempo de 1 h 27 m con paradas para observar y hacer fotografías. Ni que decir tiene que apenas hay desnivel, 93 metros en todo el recorrido, por lo que el recorrido es muy fácil de hacer. Este pequeño, pero en su tiempo activo volcán, no es muy alto, y en su pared norte tiene una obertura como si fuese un collado donde se puede acceder a su cráter y recorrer su interior. Leyendo a Dalits me he enterado que la enorme roca que hay cerca del volcán era parte de aquella pared del cráter que por allí desalojó las coladas de lavas que hay por los alrededores.

Tanto este volcán, como en el posterior que hice, me bajé los tracks de Wikiloc, pero lo cierto es que no habría hecho falta. El camino está muy bien señalizado hasta su base, después es seguir las trazas evidentes del paso de senderistas pues no hace falta ni mojones. Cuando llegué a la pared abierta me acerqué, entré en su interior y salí, después di toda la vuelta por su base hasta volver al camino de regreso.

Poca gente encontré. Me sorprendió ver suelto un perro marrón-rojizo muy delgado parecido a un podenco ibicenco. Pensé que se había extraviado, incluso se metió en las zonas imposibles de andar para los humanos, y desapareció. Otros días vi la misma raza de perro en diferentes lugares de la isla. Debe ser de una raza de la zona, digo yo.

Otra cosa que me di cuenta es que estos volcanes no se parecen a los de Olot, quizás porque éstos son más recientes y no hay apenas vegetación. En los antiguos de la isla no tienen estos llamativos colores de rojos, amarillos y ocres que tiene los “nuevos”, pero salvo arbustos están pelados de cualquier árbol o hierva.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta