Tiempo  4 horas 35 minutos

Coordenadas 1686

Fecha de subida 30 de marzo de 2013

Fecha de realización marzo 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
620 m
422 m
0
4,6
9,1
18,26 km

Vista 5426 veces, descargada 90 veces

cerca de Zarza de Montánchez, Extremadura (España)

Realizada durante la mañana del 30 de marzo de 2013. Buen tiempo.

Organizada por la Mancomunidad Integral Sierra de Montánchez y siendo el alma de dicha organización Maribel Muñoz, de la que tengo que decir que se volcó por completo en el evento. De todas las rutas que he realizado, en ninguna he visto una dedicación tan absoluta como la de Maribel. Baste decir que la víspera de la ruta, ya bien entrada la noche, nos puso a todos los senderistas (uno por uno) un correo con indicaciones personales sobre la ruta.

Desde que se publicitó la ruta las abundantes lluvias hicieron los caminos inicialmente previstos hasta tal punto intransitables, que los itinerarios anunciados debieron ser cambiados dos veces. La misma víspera (29 de marzo), los organizadores hicieron un recorrido de comprobación que les llevó a modificar el trazado previsto, con lo que la ruta, aún siendo muy bonita, no pudo transcurrir por las zonas previstas, por lo que nos perdimos algunas singularidades de los alrededores de Zarza de Montánchez.

Alrededor de 150 senderista nos dimos citas conforme a la convocatoria en los locales existentes en la calle Alameda, frente a la Biblioteca del pueblo. Sobre las 10 de la mañana iniciamos el recorrido de poco más de 18 kilómetros.

Por la calle Lancha nos dirigimos a la salida del pueblo en dirección oeste, cruzando el Camino Berrocalejo por el lugar donde existe un pozo redondo de unos cuatro metros de diámetro.

El agua que bajaba por el camino se había acumulado en el lugar, por lo que se produjo un pequeño atasco que estiró el grupo desde el principio.

Sorteado el obstáculo, dejamos atrás las últimas casas del pueblo, girando por el primer desvío a la izquierda y, seguido, por el primero a la derecha para volverlo a hacer, de nuevo a la izquierda. Callejas llenas de sabor que nos evoca los recorridos que los naturales del lugar debieron hacer a diario en otros tiempos para procurarse el sustento.

Dejando ya el pueblo a nuestras espaldas, nos dirigíamos a la Carretera de Medellín o CC-146 entre huertos bien cuidados, en algunos de los cuales pudimos contemplar majanos levantados en torno a las higueras, lo que les permite proteger sus troncos de las inclemencias del tiempo, a sus ramas del fácil acceso de animales y a sus raíces del daño que pudieran causarle las rejas de los arados.

Seguimos la carretera en dirección sur, alejándonos del pueblo y a unos 500 metros nos desviamos por un camino a la izquierda. Tras salir de la carretera en ese punto, tendremos a nuestra izquierda el Cerro Pozuelo y podremos ver frente a nosotros, en lo alto del Cancho Blanco (954 metros), la estación de radar.

La dehesa que cruzamos es una preciosidad. El agua rebosa entre la hierba y, con frecuencia, tiene inundado el camino, por lo que nos vemos en la necesidad de sortear el obstáculo como podemos.

Ascendemos los pequeños cerros que hay por el paraje de las Ballesteras para llegar a una pequeña carretera que lleva a las casas que hay un poco más arriba. El acceso hasta las casas es por un camino de cemento que viene cubierto de agua casi de lado a lado.

Tras cruzar la carretera entramos en un pequeño valle entre los Atambores (a nuestra derecha) y Peña Cuadrada (a nuestra izquierda). Las únicas vistas totalmente libres que tenemos son las que están a nuestras espaldas, hacia el norte. Y son preciosas.

Cuando llegamos a la altura de la “Peña Cuadrá”, realizamos un giro a la izquierda de 150 grados y empezamos a caminar hacia el paraje de la Zahudadilla, para ir al Embalse de Navarredonda, antiguo abastecimiento de Zarza.

Volvemos a encontrar majanos que protegen las higueras y, por primera vez, contemplamo, aún lejos, el embalse a nuestra derecha y la Zarza a la enfrente, dado el giro tan radical que hemos dado al sentido de la marcha.

En esta zona, en que el camino tiene una ligera pendiente de bajada, el entorno es precioso: monte bajo, olivos, carrascos y algún ejemplar de ganado equino en las fincas. Hay que extremar el cuidado, pues hay mucha piedra, resbaladiza por las lluvias.

La vista del embalse, con la Sierra de los Alijares al fondo, es cada vez más bella y espectacular.

Cuando estamos a la altura del Cuarto Pósito, por donde el Cancho del Majadal, o “Cancho de Majá”, el camino tiene zonas difícilmente transitables: no es solo agua, sino también barro, mucho barro y muy líquido. Uno de los senderistas que marchan a mi ritmo pisa en un sitio que parece seguro y hunde el pie en el barro hasta el tobillo.

En el último giro a la derecha que hacemos para enfrentarnos al embalse, un buen ejemplar de alcornoque adquiere el protagonismo: hemos de rodearlo para ir al embalse.

Un rebaño de ovejas, al exclusivo cuidado de un mastín, tan grande como simpático, nos sale al paso.

Y en el embalse, la parada de reagrupamiento. Y aunque el camino no ha sido ni largo ni fatigoso, el buen ambiente es propicio para sacar de las mochilas los avíos para reponer fuerza, que son de lo más diverso y apetitoso. Los perros que nos acompañan, atados a una alambrada, ven inquietos como sus dueños trabajan “a dos carrillos” y reclaman con sus ladridos ser partícipes de la fiesta.

A la llamada de Maribel (en todo momento pendiente de nosotros y de cualquier incidencia de la ruta), nos ponemos en marcha de nuevo hacia la cabecera del embalse. Alguien me explica que estas aguas, que un día sirvieron para que los vecinos de Zarza bebieran, ahora están prohibidas para el consumo humano, pues el terreno donde están recogidas tiene no sé qué sustancia que las inhabilita a dicho fin. Lo curioso es que el pantano se construyó en 1997 y solo ha servido para el fin para el que fue concebido hasta hace dos años (2011).

Justo delante de la presa, un simpático puente nos ayuda a cruzar el cauce del Tamuja. Y, al otro lado, lo que fue el Molino del Tío López y que ahora está completamente abandonado.

Tras andar unos ochocientos metros desde la cabecera del embalse, en vez de seguir de frente hacia el pueblo, giramos a la derecha, lo que nos lleva a cruzar, otra vez el Tamuja sobre unas piedras pasaderas.

Estamos recorriendo el Camino del Cubo Alto que, en continuo ascenso, nos lleva hasta cruzar la carretera CC-146, que une Zarza con Robledillo.

En esta parte del camino abundan las flores así como algunos almendros en flor, que no me resisto a fotografiar.

Tras dejar un antiguo chozo en una finca a nuestra izquierda, cruzamos la carretera con cuidado. Al otro lado un antiguo abrevadero de ganado, lleno a rebosar nos sirve de indicación para saber que tenemos que girar a la izquierda. Me dicen que este abrevadero es lo que llaman la Fuente de la Fontanilla.

En realidad deberíamos seguir por el camino, pero está tan impracticable que se nos indica que sigamos la carretera un breve trecho hasta pasar un puente sobre el Tamuja. Justo después, volveremos al camino que nos llevará al pueblo.

A través de una preciosa calleja, llegamos al pueblo, justo al lugar donde está la Iglesia, a la que accedemos tras pasar un puente construido con una obra sencilla.

Descansamos un rato a las puertas de la Iglesia Parroquial de San Miguel.

Cuando nos lo indican, por la parte de atrás de la Iglesia salimos en dirección a la Encina Terrona.

Poco después de dejar a nuestra derecha el puentecillo que acabábamos de pasar, un antiguo pozo de piedra, cuadrado, queda a la vista.

Y poco después alcanzamos el Puente Romano, pequeño y precioso. Y un poco más allá, a la izquierda del camino, una antigua construcción con acceso en arco de ladrillo, que no he logrado saber qué fue.

En el trayecto hasta la Encina Terrona (kilómetro y medio desde el Puente Romano), tengo la oportunidad de contemplar muchas y preciosas encinas.

Y finalmente llegamos a nuestro destino: la Encina Terrona de las que merece destacar:

- Tiene 800 años de antigüedad.
- El perímetro de su tronco, a 1,70 del suelo es de 7,70 metros.
- El mismo perímetro, a ras de suelo, es de 9,42 metros.
- Su altura es de 16,4 metros.
- El perímetro de su copa es de 27 metros.

Sus ramas están sostenidas por unas grandes muletas que, según me dijeron, son de plástico.

Y tras hacer una foto al grueso de los senderistas qe hicieron la ruta, dimos la misma por terminada con el regreso al pueblo.

Todos los senderistas estaban invitados a comer a las afueras de Zarza, en un lugar preparado al efecto. Yo, por razones familiares, no puede quedarme.

Ver más external

Waypoint

Estación de rádar

árbol

Encina Terrona

Lago

Embalse y reagrupamiento

Embalse y reagrupamiento
Puente

Puente Romano

Puente Romano
Lago

Embalse de Navarredonda

Embalse de Navarredonda
Puente

Puente

Puente
fuente

Pozo

Pozo
Puente

Puentecillo

Puentecillo
Waypoint

Salida

Salida
fuente

Pozo

Pozo
fuente

Fuente la Fontanilla

Fuente la Fontanilla
Waypoint

Zahurdón

Zahurdón
Arquitectura religiosa

Iglesia

Iglesia
Intersección

Carretera

Carretera
Intersección

Carretera

Carretera
Intersección

Carretera

Carretera
árbol

Dehesa

Dehesa

8 comentarios

  • Foto de Manbema

    Manbema 06-abr-2013

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Me gusta cómo viste la ruta, Dalits. Para mi el barro fue predominante. Lástima de tanta lluvia la víspera.

  • Foto de Parian

    Parian 04-may-2013

    Hice esta ruta el año pasado, pero el recorrido fue distinto. Tu relato fenomenal, pero me gusta más leerlo en el blog. gracias.

  • Foto de Crispal

    Crispal 09-feb-2014

    Me ha recorodado a la de los XII Apóstoles de Salvaleón. No conozco la Encina Terrona, pero estando tan cerca de mi residencia resulta casi obligado visitarla.

    Un saludo.

  • Foto de Cocinilla

    Cocinilla 24-may-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Creo que la Encina Terrona es, con otros árboles singulares de nuestra región, uno de los que, el que pueda, debe visitar cuanto antes. Su estado de conservación se va perdiendo con los años. Es realmente impresionante.

  • Foto de Depuntillas

    Depuntillas 15-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Interesante ruta, poco conocida en el trayecto que describes con tu track. La Encina Terrona recomendable que se visite cuanto antes por quien esté interesado. Los años no pasan en balde por ella y las muletas en que se sostienen sus cansados brazos son una muestra. Impresionante.

  • Foto de Pelopua

    Pelopua 19-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Aunque solo sea ir desde Zarza a la Encina Terrona, ya merece la pena. Es de los cinco o seis árboles singulares existentes en la provincia cuya visita es imprescindible.

  • Foto de Mirafrin

    Mirafrin 27-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Impresionante ejemplar que he visto muy deteriorado. El recorrido desde Zarza hasta la encina, magnífico.

  • Foto de Dicaru

    Dicaru 29-dic-2016

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Por fin pude visitar la Encina Terrona que me ha parecido espectacular aunque la he visto en un estado... Espero que se conserve mucho tiempo. El recorrido que aportas en tu track, muy bonito para hacerlo entre otoño y primavera.

Si quieres, puedes o esta ruta