Tiempo  7 horas 2 minutos

Coordenadas 2392

Fecha de subida 13 de marzo de 2021

Fecha de realización marzo 2021

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.296 m
195 m
0
6,6
13
26,32 km

Vista 164 veces, descargada 6 veces

cerca de Zubiaur, País Vasco (España)

Al fin!! Tras 4 semanas consecutivas de clima no demasiado bueno, en el que siendo prudente opté por no hacer ninguna ruta de pura montaña, hoy he podido quitarme el gusanillo y hacer un recorrido en condiciones. Además lo he hecho de la manera mas bestia posible, andando 26km y ascendiendo mas de 1200m de desnivel en uno de los escenarios más emblemáticos de nuestro territorio; la Sierra del Gorbea o también conocido como Parque Natural del Gorbea o Gorbeia.

En esta ocasión me he desplazado hasta la localidad vizcaína de Orozko, mas concretamente al barrio de Zubiaur, a través del bus de la línea A3613 de Bizkaibus, procedente de Bilbao.
Desde aquí, me decido a atravesar de lado a lado la parte mas occidental de la sierra, que se le conoce con el nombre de Montes de Arno, accediendo a su techo, la cumbre del monte Oderiaga, hasta entrar en territorio alavés, y concluir en el pueblo de Murgia, perteneciente al municipio de Zuia.


Vuelta al País Vasco desde Ermua. Etapa 143:

Comienzo en la parada de bus del barrio de Zubiaur, en Orozko. Atravieso la localidad, y me dirijo a otro de sus numerosos barrios, en este caso hasta Beraza. Aquí comienzo de forma oficial el ascenso a la primera de las 6 cumbre de la ruta de hoy, es decir, el monte Kurtzegan o Kurutzegan.

Durante los primeros km el ascenso es suave y cómodo, alternando asfalto con pistas naturales situadas en medio de varias arboledas. Las rampas no son demasiado exigentes aunque si que son constantes, apenas hay respiro. Ojo si ha llovido recientemente, ya que sería fácil encontrarse con numerosos charcos y barro.

La cosa cambia bastante cuando llego al collado de Ulizar, justo al dejar atrás los bosques. Aquí tengo a la vista las herbosas laderas de las primeras cumbres de los Montes de Arno. Misma advertencia, a pesar de estar al aire libre, si ha llovido bastante en los días previos, la hierba puede estar repleta de agua, así que en esos casos lo más apropiado sería andar con botas.

Mi primer objetivo, el Kurtzegan, se haya a 1,5km de dicho collado. Aquí existe la posibilidad de ir por una pista que lo que hace es pasar de largo de las cumbres. A mi esto no me interesa ya que quiero coronarlas todas, así que asciendo por el lado izquierdo.

Aparentemente no se aprecia que haya rampas exigentes, pero las apariencias engañan, ¡vaya si lo son!. Avanzo metro a metro, despacio, sin prisa pero sin pausa. De vez en cuando me detengo para recuperar el aliento, y de paso, para disfrutar de las magníficas vistas que tengo a mi espalda, como por ejemplo buena parte del pueblo de Orozko, y montes o cordilleras como Sierra Salvada, Ordunte, algún pico de la comunidad de Cantabria, Arrola, el Eretza, Gallarraga, Ganekogorta, Untzueta, Aramotz, Oiz, Anboto, y muchos más.

De frente, a medida que gano altitud, y una vez que alcanzo la línea del precipicio del cordal, me permite ver el imponente paredón Oeste del escarpado Macizo de Itxina, un auténtico espectáculo para la vista.

Por poner un "pero", decir que el madrugador Sr. Lorenzo me fastidió bastante a la hora de poder fotografiar dicho macizo, ya que sus rayos impactaban de lleno sobre mi cámara, y así no había forma de sacar una foto en condiciones. Menos mal que mi móvil me sacó del apuro y he podido hacer alguna foto decente.

En pocos minutos, alcanzo al fin la primera cumbre del día, el Kurtzegan o Kurutzegan (863m). Mismas vistas que las mencionadas anteriormente, con el añadido de ver las siguientes cumbres del cordal, un bonito menhir y al fondo a lo lejos, se distingue perfectamente parte de la redondeada silueta del rey de esta sierra, el Gorbea, y su enorme cruz cimera.

Desciendo brevemente y enseguida llego al menhir, cuyo nombre es idéntico al de la recién coronada cima. Se trata de uno de los menhires más grandes e importantes de Euskadi, con unas dimensiones de 5,40m de alto y 6000kg de peso.
Sus restos (estaba partido en varios trozos) permanecían derribados en el suelo hasta que la diputación acometió su restauración. Un equipo dirigido por el arqueólogo Juan Carlos López Quintana fue el encargado de rehabilitar la pieza, que en abril de 2006 perdió el único de sus bloques verticales que se mantenía en pie. La ausencia de otros restos arqueológicos ha impedido datar el monumento.

Ahora pongo rumbo a la segunda cumbre, el Kolometa. De nuevo, las rampas son muy exigentes, mucho mas que en el Kurtzegan. Además, el cansancio empieza a hacerme mella, no me queda otra que avanzar con mucha lentitud, pero eso, al menos no detenerme en exceso, porque la travesía es muy larga, y tengo que intentar llegar a mi destino a una hora lo suficientemente temprana como para coger el bus que me llevaría a Vitoria, y de ahí para casa.

Tras un rato de duro ascenso por las siempre herbosas y empinadas laderas, alcanzo la cumbre del Kolometa (1006m). La panorámica desde aquí no varía demasiado a su predecesora, pero obviamente al estar a mas altura, la amplitud de sus vistas es mayor, pudiendo observar por ejemplo localidades como Llodio o ¿Sodupe?, y la urbes próximas a Bilbao, que antes no se distinguían.
Poco a poco me voy acercando al monte Gorbea, y de frente sigo viendo cumbres mas elevadas, que me comen un poco la moral, ya que parece que el ascenso no tiene fin, hay que subir una cumbre tras otra, y todas tienen en común las empinadas rampas de acceso a sus cimas.

Sin embargo, la excepción a este patrón la tiene la cumbre del Beluzaran (1029m), que se accede cómodamente yendo durante unos minutos por la pista principal, desviándome después a la izquierda unos pocos metros para cruzar una valla. Es sin duda la cima de menor interés y la que menos panorámica ofrece, no os perderíais nada en caso de evitarlo.

Justo de frente, se encuentra la 4° cumbre de ésta ruta, el imponente Egileor, que desde el Beluzaran aparenta ser inexpugnable, ya que la ladera es extremadamente empinada. No estoy en condiciones de hacer el cabra y atacarlo por ahí, así que decido seguir unos metros más por la pista, rodear la cumbre por la derecha, y subir después desviándome por la izquierda.

Así si, ésta si es la forma correcta de llegar a la cima. En breve, aunque de manera sufrida por la fatiga, alcanzo la cumbre del monte Egileor (1117m). Aquí la vista del Macizo de Itxiña y del Gorbea es sencillamente espectacular, tan cerca y a la vez tan lejos...
Que decir también del resto de la panorámica, es un espectáculo, añadiendo a la lista de vistas el Valle de Ayala y la localidad de Amurrio.

De frente, solo me queda por delante la última y mas elevada de las cumbres de los Montes de Arno, el Oderiaga. De nuevo, me toca hacer frente a una descomunal ladera con rampas a modo de rompepiernas, que hay que tomárselo con mucha calma.

Por fortuna, he de decir que al final no fue para tanto. Me esperaba que aquellas rampas fuesen mas duraderas, pero únicamente fue superar la primera cuesta, y lo siguiente que me vendría, hasta llegar a la cima, serían pendientes bastante mas llevaderas.

Esto fue un chute de moral enorme, psicológicamente estaba por las nubes, estaba a punto de acabar de ascender el 90-95% del desnivel de subida de ésta ruta. Y hablando de nubes, aquí se estaba cubriendo rápidamente, aunque sin amenazar con llover. Ya podría haber sucedido esto mucho antes, y así poder sacar mejores fotos.

Finalmente, alcanzo el geodésico cimero del monte Oderiaga (1244m). Aquí la panorámica cambia por completo. La amplitud de vistas es descomunal en todas las direcciones. Lo primero de todo, destacar 2 puntos de vista. Por un lado, hacia el Norte, observo todas o casi todas las cumbres que he realizado en el día de hoy, una detrás de la otra, con una ligera inclinación hacia la derecha. Y por otro lado, la majestuosa vista de la doble cumbre del Aldamin y el todopoderoso Gorbea.

Pero esto no es todo, también se ven montes y sierras como el Anboto, parte del Udalatx, Aralar, parte de la sierra de Aizkorri a lo lejos, Sierra Salvada, y multitud de cordilleras hacia el Sur, tanto en la provincia de Álava como en las comunidades de Navarra, La Rioja y Burgos. Añadir a todo esto el Mar Cantábrico, que aunque lejos y algo difuso por la bruma, lo pude distinguir perfectamente. Una auténtica preciosidad.

Tras las mas que obligadas fotos de rigor, prosigo la marcha, avanzando unos metros en línea recta, hasta dar con una pequeña pirámide de piedras. Ahora tengo que descender por un sendero mitad herboso, mitad de piedra y tierra. Para encontrarlo, lo ideal es o seguir recto o bordear la zona por la derecha. Yo desde la pirámide no veía rastro del sendero, pero sabía que tarde o temprano daría con el por el lado izquierdo, así que decidí bajar unos metros hacia la izquierda por la ladera hasta dar con el camino. Una vez en él, continúo descendiendo, yendo en zig-zag, hasta llegar a una pequeña explanada.

Al fondo diviso un par de cumbres herbosas, pero ésta vez no las ascenderé. En estos momentos mi objetivo es ir constantemente en dirección Sur hasta llegar a mi destino, el pueblo de Murgia.

Si la primera mitad de la ruta fue físicamente muy dura y exigente (no así en el apartado técnico, que carece de dificultades), la bajada iba a ser muy sencilla y rápida.
Al principio, antes de empezar a descender del todo, avanzo llaneando, y a veces, en ligero ascenso. Tras toparme con un abrevadero, me desvío a la derecha, y ahora si que si, el descenso es definitivo.

Camino siempre por terreno muy cómodo, alternando senderos de piedra/tierra con la hierba. Es aquí, cuando piso el césped, cuando cruzo la frontera invisible que separa las provincias de Bizkaia y Araba (yendo de aquí hasta el final por terreno alavés), y donde me encuentro el segundo de los menhires del día, conocido como Arlobi, un monolito de cinco metros de altura y algo más de 4.000 kilogramos de peso. Fue descubierto en el año 2004, reparado en la Casa del Parque y devuelto a su posición original. Se estima que su origen data de entre los años 3000 y 4000 a.C.
Pocos metros después, veo un pequeño mojón de piedras, que quizás indique que me encuentro en la cumbre del Arlobi (875m), aunque de cima tiene más bien poco.

Luego, conecto con otro sendero de tierra/piedras, aunque en este caso pertenece a algún tipo de camino especial, a un GR o algo parecido. Es una preciosidad este sendero, ya que está repleto de árboles de gran tamaño, los cuales imagino que en Primavera y Otoño serán aun mucho más bonitos.

Ojo mas adelante, ya que en medio del camino hay zonas cubiertas de agua por culpa del paso de un arroyo, que en este caso no tuve problemas de pasar porque apenas ha llovido éstos días, pero que en caso contrario podría darse el caso de permanecer inundado.

Con el paso de los Km, dicho sendero gana en estabilidad, siendo al final prácticamente liso, muy cómodo y de muy rápido andar. Camino siempre a la par del mencionado arroyo, el cual tengo que cruzar por encima en un par de ocasiones gracias a la ayuda de unos puentes.

Ya falta muy poco para acabar la ruta, prácticamente he descendido hasta el punto más bajo del recorrido. Pero antes, paso por un amplio parking, conocido con el nombre de Parketxe, o Parketxe de Sarria. Tiene una capacidad para 170 vehículos, 148 para coches y 22 para caravanas. Por las inmediaciones de la zona me he encontrado con mucha gente de todas las edades, dispuestos a andar por el mismo sendero por el que he transitado yo, o quizás por otros, pero todos con un mismo objetivo, disfrutar del entorno de este enorme y magnífico Parque Natural del Gorbea.

Por último, solo me queda pasar por los pueblos de Sarria y Murgia, ambos pertenecientes al municipio de Zuia, y concluir así esta dura pero preciosa ruta, absolutamente recomendable.

La vuelta hacia la ciudad de Vitoria la realizo cogiendo el bus de la línea 15 de Alavabus, que va de Llodio a Vitoria. Si hicierais la ruta entresemana, osea, de Lunes a Viernes, también tendríais a vuestra disposición la línea 14 que va de Izarra a Vitoria.
Punto de información

Zubiaur (Orozko)

Zubiaur (Orozko)
Punto de información

Barrio de Beraza (Orozko). Izquierda

Barrio de Beraza (Orozko). Izquierda
Punto de información

Izquierda

Izquierda
Punto de información

Izquierda

Izquierda
Punto de información

Derecha

Derecha
Collado de montaña

Collado de Ulizar. Dejar sendero y continuar a la izquierda por hierba

Collado de Ulizar. Dejar sendero y continuar a la izquierda por hierba
Cima

Cima Kurtzegan

Cima Kurtzegan
Yacimiento arqueológico

Menhir Kurtzegan

Menhir Kurtzegan
Cima

Cima Kolometa

Cima Kolometa
Cima

Cima Beluzaran

Cima Beluzaran
Punto de información

Izquierda

Izquierda
Cima

Cima Egileor

Cima Egileor
Punto de información

Durísima subida

Durísima subida
Cima

Cima Oderiaga

Cima Oderiaga
Punto de información

Pirámide de Piedras. Seguir recto o por la izquierda

Pirámide de piedras. Seguir recto o por la izquierda
Punto de información

Derecha

Punto de información

Derecha

Yacimiento arqueológico

Cima/Menhir de Arlobi

Cima/Menhir de Arlobi
Punto de información

Recto

Riesgo

Ojo, posibilidad camino inundado con lluvias

Ojo, posibilidad camino inundado con lluvias
Refugio libre

Refugio

Puente

Puente

Puente
Parquing

Parketxe Sarria

Parketxe Sarria
Punto de información

Sarria (Zuia)

Sarria (Zuia)
Punto de información

Murgia (Zuia)

Murgia (Zuia)

2 comentarios

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 20-mar-2021

    Tremendo recorrido Jon, los videos y las fotos muy buen complemento, sumado a una muy buena descripción del recorrido, como siempre asombrándonos con tus excelentes recorridos y dándonos a conocer estos fabulosos paisajes, que provocan recorrer.
    Saludos Compañero.

  • Foto de Jon Otaduy

    Jon Otaduy 20-mar-2021

    Pues si, ésta sierra de Arno era un lugar que desde hacía tiempo que quería visitar, pero que por la dureza de la travesía tal y como lo tenía planeado hacer, tenía que ser paciente y elegir el día idóneo, con las mejores condiciones posibles, tanto las climáticas como las físicas. Afortunadamente he podido completarlo, además de poder obtener una galería fotográfica muy interesante, acorde con la belleza del lugar.
    Muchas gracias por tu comentario y valoración Óscar. Un saludo.

Si quieres, puedes o esta ruta