Descarga
laranac
844 65 0

Distancia

4,3 km

Desnivel positivo

131 m

Dificultad técnica

Moderado

Desnivel negativo

131 m

Altitud máxima

1.648 m

Trailrank

25

Altitud mínima

1.510 m

Tipo de ruta

Circular
  • Foto de Cerro de La Gamonosa desde Alto del León
  • Foto de Cerro de La Gamonosa desde Alto del León
  • Foto de Cerro de La Gamonosa desde Alto del León
  • Foto de Cerro de La Gamonosa desde Alto del León
  • Foto de Cerro de La Gamonosa desde Alto del León
  • Video de Cerro de La Gamonosa desde Alto del León

Coordenadas

1123

Fecha de subida

27 de febrero de 2021

Fecha de realización

febrero 2021
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
1.648 m
1.510 m
4,3 km

Vista 53 veces, descargada 0 veces

cerca de Gudillos, Castilla y León (España)

Escapada improvisada por la tarde después de que las noticias dijeran que había nevado en el Alto del León.
Cogí las raquetas para aprovechar y practicar un poco más con ellas pero mi sobrino quiso unirse al plan con su trineo, así que improvisación sobre improvisación.
Salimos del aparcamiento del Alto del León y por la pista de Peguerinos llegamos hasta el paso de ganado que se adentra en el bosque. Aquí ya empezaba a haber más nieve, no una cantidad exagerada pero suficiente por su calidad para calzarme las raquetas. El pequeño trineista subió tranquilamente con sus botas de nieve. Cogimos la senda de Cabeza Líjar, paralela a la valla del límite provincial, para ir ganando altura en busca de una buena pendiente para darle caña al trineo. Tras un par de kilómetros de divertido ascenso raquetero entre rocas, alcanzamos el Cerro de la Gamonosa (o Piñonero), en cuya explanada no había nieve. Unos cuervos sobrevolaban el atardecer, vigilando atentamente nuestros movimientos.
Analizando las condiciones y queriendo contentar a mi joven y aplicado compañero de expedición (Bimba no paraba de regañarnos aunque se divirtió de lo lindo haciendo una minibatalla de bolas en este escenario bélico), decido que hagamos el descenso directo, off road, ladera abajo para llegar a la pista de La Mina y emprender por allí el regreso seguro antes de que se haga de noche.
Fantástica decisión. El trineista comienza a deslizar buscando las líneas con menos vegetación. Cada tramo de su descenso iba seguido por el descenso corriendo de Bimba y después por el mío con las raquetas. Y siguiendo esta técnica de turnos para disfrute de todos, llegamos a la pista mientras el sol empezaba a teñir el paisaje de un naranja espectacular y la luna casi llena empezaba a asomar.
Etiqueto la ruta como moderada de trineo porque me parece una opción divertida y técnica, más allá de las típicas cuestas pequeñas y fáciles, que obliga a los peques a leer el terreno y analizar las condiciones, a la vez que se divierten más al tener que salvar obstáculos. Mi aguerrido sobrino calificó la actividad de «trineo extremo».
Para raquetas de nieve, la ruta es sencilla, incluso ese descenso más técnico ladera abajo.
Un agradable plan para toda la familia y libre de masificaciones.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta