• Foto de BLYDE RIVER CANYON-RIO BLYDE EN BARCO-SUDÁFRICA
  • Foto de BLYDE RIVER CANYON-RIO BLYDE EN BARCO-SUDÁFRICA
  • Foto de BLYDE RIVER CANYON-RIO BLYDE EN BARCO-SUDÁFRICA
  • Foto de BLYDE RIVER CANYON-RIO BLYDE EN BARCO-SUDÁFRICA
  • Foto de BLYDE RIVER CANYON-RIO BLYDE EN BARCO-SUDÁFRICA
  • Foto de BLYDE RIVER CANYON-RIO BLYDE EN BARCO-SUDÁFRICA

Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  una hora 23 minutos

Coordenadas 143

Fecha de subida 26 de agosto de 2013

Fecha de realización agosto 2013

-
-
680 m
672 m
0
1,2
2,4
4,78 mn

Vista 1482 veces, descargada 5 veces

cerca de Matibidi, Mpumalanga (Republic of South Africa)

Recorrido en barco realizado el lunes 5 de agosto de 2013
Hoy nos vamos para el Parque Nacional Kruger, y como nos pilla de paso hemos decidido tener una última perspectiva del Blyde River Canyon. Ya tenemos la vista desde los distintos miradores que hay a lo largo de la carretera, así como desde el bonito recorrido que hicimos andando el día de ayer. Pues bien, nos falta la última perspectiva desde abajo, y la única posibilidad de hacerla en condiciones es en barco. Bueno, en realizad habría que decir desde la barcaza que en una improvisado amarre (estilo africano) han habilitado para poder realizar un recorrido que merece la pena. A destacar que, aunque nos comentan que hay hipopótamos por la zona (el año pasado, al parecer, se vio una hembra pariendo) y algún cocodrilo, sin embargo nosotros no vimos ninguno, y lo que es peor tampoco tuvimos sensación de que los hubiera. Ni que decir, que nuestro deseo por verlos se vería plenamente colmado en el Kruger, donde los hipos, que llaman allí, y los cocodrilos abundan en cualquiera de los ríos, lagunas y charcas. A las once pasadas, la barcaza llena de gente (seremos unas diez o doce personas en total) se pone en movimiento. Vamos sentados en esas sillas de plástico que se utilizan en cualquiera de las terrazas de un bar o chiringuito veraniego. Vamos que es de lo más rudimentario, lo que no le resta encanto y belleza a un paseo de algo más de un par de horas, para realizar unos nueve kilómetros en total. A destacar el celo que pone el conductor de la barcaza, que de vez en cuando suelta el timón, para explicarnos todo lo que se ve a nuestro paso. La verdad es que si se viene a esta zona de Sudáfrica y se recorre el cañón sólo en coche (lo que suele hacer la mayoría de turistas) uno se pierde una de las perspectivas que merecen más la pena, junto por supuesto con la caminata que hicimos el día anterior. Nos hace ilusión llegar en barco al punto en el que se unen el río Blyde y el Kadisi, y así poder ver hasta dónde bajamos el día anterior caminando, y por dónde subimos. Desde aquí se observa perfectamente la complicada orografía del sitio y la lógica de que haya tan pocos caminos transitables. El primer tramo en barco se hace con rumbo sureste, para cambiar a sur el resto de la ida, hasta que llegamos a un bonito rincón en el que un montón de cormoranes han elegido un árbol seco para anidar, en el mismo cauce del río. Hasta aquí la ida, por el margen izquierdo del embalse del Blyde, para realizar la vuelta mucho más pegados a las laderas del cañón, por su margen derecho.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta