Tiempo  una hora 50 minutos

Coordenadas 338

Fecha de subida 24 de junio de 2018

Fecha de realización junio 2018

-
-
1.144 m
968 m
0
0,6
1,3
2,5 km

Vista 214 veces, descargada 11 veces

cerca de Gontar, Castilla-La Mancha (España)

Una bonita Vía Ferrata, muy desconocida, que junto con la de los Batanes de Alcaraz serán la únicas de la provincia.
La vía sencilla, pero sus vistas desde arriba de toda la zona del Zumeta y Segura son impresionantes.

EL MATERIAL: a lo obligatorio en vias ferratas de arnés, casco, disipador completo con V de anclaje y guantes hay que sumarle una cuerda de 60 m. y un descendedor. También, según mi opinión, un protector de cuerda .....y después lo explico.

EL GRUPO: Los Pernales MAnu, Manolo, Angel y el nuevo "fichaje" Enrique y los compañeros Torrente, Javi Sapena, Oscar y su amigo Raul.

Los vehículos los tenemos en Gontar, en el barrio de la Ermita junto al Bar de Pedro, donde hemos refrescado un poco después de subir Cabeza Rasa y la Raja.
Llenamos agua, necesaria pues el calor ya apreta, en la Fte que hay cerca del bar y salimos por la carreterilla hacia el barrio del Collao y antes de llegar, tan solo a unos metros, sale la pista hacia la derecha que luego se convierte en una senda, pegados junto al farallón rocoso llegamos, en menos de 800 m, al inicio de la vía ferrata. Terminamos de equiparnos, echamos un vistazo hacia arriba para ver el camino a seguir y vemos que los peldaños van por una grieta aparentemente sin mucha dificultad. Giramos a nuestra espalda y las vistas del valle ya son impresionantes.
El primer tramo sencillo y en un rellano, antes de entrar en lo que parece más dificultoso nos encontramos con un escape a la derecha.
Siguiendo la vía entra en una gran grieta con un pequeño desplome, sin dificultad, para entrar después en lo más llamativo de la vía: el puente tibetano, o "puente mono" como le llaman también. No es muy largo, tendrá sobre 10 metros y el vacío tampoco es brutal pero salva la distancia entre dos rocas y tiene unas muy buenas sensaciones. Después entramos en el último tramo, el más expuesto, con una salida al final de la via con un desplome corto, sin mucha dificultad...y ya esta!!! merece la pena girarse, sentarse un rato y disfrutar de las vistas, impresionantes-!!!
LA bajada? hay una reunión muy bien hecha y consistente pero al lanzar la cuerda para el rápel veo que roza en la roca, creo que tendría que tener un fraccionamiento para salvar el roce. No me termina de gustar, como no llevo protector de cuerda y tenemos que bajar 9 personas, decidimos prescindir del rápel y le damos la vuelta a la montaña, como viene bien grabado en el track, siguiendo por el collao y la ladera de la montaña, a saco, sin tirarse para la derecha porque nos encontramos con pequeñas zonas de cortado, así hasta caer a la senda, un camino de herradura que viene desde las zonas más altas, pasa justo por donde deberíamos de haber bajado si hubiésemos hecho el rápel y sigue un poco más abajo de donde empezamos la ferrata para llegar al camino de acceso y ya en bajada volver a caer de nuevo a la Ermita, donde empezamos.
La fuente fresca nos reconforta y también las birras bien frias y merecidas, en la terraza del Bar de Pedro donde damos por terminado este impresionante día que empezamos a las 6 de la mañana y que catalogamos como un día para enmarcar.

Hasta otra!!!...que no tardará mucho, tampoco será moco de pavo, la próxima semana, el Vindio de Picos de Europa y la Vía Ferrata de Valdeón nos esperan!!!! XAO.
GONTAR

2 comentarios

Si quieres, puedes o esta ruta