Ciclón
  • Foto de Travesía transcantábrica en btt
  • Foto de Travesía transcantábrica en btt
  • Foto de Travesía transcantábrica en btt
  • Foto de Travesía transcantábrica en btt
  • Foto de Travesía transcantábrica en btt
  • Foto de Travesía transcantábrica en btt

Dificultad técnica   Muy difícil

Tiempo  8 días 7 horas

Coordenadas 47637

Fecha de subida 1 de septiembre de 2015

Fecha de realización agosto 2015

-
-
1.872 m
433 m
0
152
305
609,55 km

Vista 815 veces, descargada 25 veces

cerca de Ponferrada, Castilla y León (España)

Ruta realizada en agosto de 2015 desde Ponferrada a Quisicedo.
Han sido nueve días de ruta siguiendo más o menos la travesía trialera (ciclomontañera) descrita en el libro de Juanjo Alonso, habiendo dejado de recorrer parte de la décima y última etapa descrita en el libro por diversos motivos, que ya adelanto como una pérdida de sendero y la decepción con el track que seguí ese día, la distinta orografía y paisaje, el calor, las ganas de concluir y la sensación de que la cordillera cantábrica ya terminó la jornada anterior. Ya explicaré un poco esto en la entrada correspondiente al día nueve.

Salvo el día que me refugié – por necesidad – y tomé habitación, el viaje lo he hecho con total autonomía, proveyéndome de todo lo necesario para dormir en cualquier sitio. Llevé un macuto en vez de portabultos y la experiencia ha resultado satisfactoria, sin apenas molestias en los hombros. El macuto cargado con todo pesó antes de salir tres kilos, que era el máxino que tenía previsto para esta ruta en autosuficiencia. Lo ideal hubiera sido medio kilo menos.

La ruta ha resultado impresionante, salvo el final del día 8 y el 9. La primera parte de la travesía y algo más han sido muy húmedas, con lluvia moderada y niebla que quitaba toda la vista, cosa que me enfadaba mucho. Con igual de dureza que la transpirenaica del pasado año, las pendientes y senderos han resultado más abundantes, así como los lugares en los que había que abrir camino.

Casi no he pasado penurias … todo ha salido bien, aunque el primer día hube de refugiarme en una habitación para calentar mis huesos ya temblorosos, y evitar quedarme por ahí y pasar una mala noche; y todo por una jornada de lluvia, acompañada de bajada en picado de la temperatura.

Me ha llamado la atención no haber encontrado a nadie haciendo la ruta, y más aún el que por los senderos ocultos y casi impenetrables nadie ha pasado al menos en las semanas anteriores, pues de lo contrario se notaría, como ya contaré.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta