Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  5 horas 46 minutos

Coordenadas 1952

Fecha de subida 1 de marzo de 2016

Fecha de realización febrero 2016

-
-
260 m
14 m
0
5,0
10
20,16 km

Vista 3544 veces, descargada 108 veces

cerca de Pontevedra, Galicia (España)

Esta ruta es la unión de dos rutas, un a conocida como "Senda fluvial do río Dos Gafos" y la otra "Salcedo no Tempo".

Nosotros iniciamos el recorrido al pie de la Iglesia de San José de Campolongo en Pontevedra, por ser un lugar en donde se puede encontrar aparcamiento, pero al ser una ruta circular se puede comenzar en cualquier punto.

Después iremos acompañando al Gafos en una senda que se va retorciendo con el curso del río y nos va llevando a conocer emotivos momentos con añoranzas del pasado con la presencia de varios molinos como el de Cabanas y el de O Toxal en un paraje realmente fantástico con un rústico pontillón para acceder a él.

Los dos cuentan con sus represas un poco más arriba de donde se encuentran.
Los rápidos que forma el río, las represas, la vegetación que nos circunda y los árboles, típicos de ribera, que nos dan sombra, también contribuyen al encanto del momento.

Hay varios tramos en que cruzaremos de una a otra orilla, y, para ello, nos vemos ayudados de pasadizos y varias pasarelas de madera.

También contamos con la ayuda de pequeños puentes que contemplan desde hace mucho tiempo el discurrir de las aguas bajo sus piedras como el de Valentín, el da Condesa, el de Rebón...

Abandonamos las tranquilas aguas del también llamado río Tomeza y los senderistas mueven ahora sus pies por tierras más altas pobladas de castaños y robles y por donde el caminar se vuelve sonoro a cada paso.

Ya en Lo Alto Do Chan da Armada visitaremos algunos de los petroglifos, Do Campo de Tiro, As Apañadas, Outeiro da MIna... por allí diseminados, testimonio de la actividad artística de nuestros más remotos antepasados.
Y ya volvemos a tomar contacto de nuevo con el río. Esta vez es el Regato Cubeiro nuestro compañero de fatigas. Al principio lo encontramos tranquilo y relajado formando los Pozos dos Frairas.
Pero a lo largo de su recorrido lo vamos viendo con distintos rasgos de carácter pero siempre lleno de belleza.

La senda por aquí es algo más salvaje, pareciendo por momentos que nos encontramos muy lejos, inmersos en plena jungla.
Aunque el caminante continúa con paso alegre y dinámico a través de antiguas levadas que conducían el agua a los molinos.

Porque no podían faltar los nostálgicos molinos poniendo la nota melancólica con sus figuras serenas y resignadas esperando inútilmente la mano del molinero.

Echamos otra mirada a nuestra historia en El Castro Das Croas, una pequeña aldea fortificada de hace 2.500 anos, y del que se cree que pudo haber sido el primer asentamiento humano en tierras pontevedresas y uno de los más antiguos de Galicia.

Y en sus cercanías no dejéis de visitar el paraje en donde el río Cubeiro ofrece sus aguas al conjunto de los Molinos del Batán, alguno de ellos restaurado y que se puede ver en funcionamiento.

Y ya vamos retornando a nuestro punto de inicio. Pero todavía tenemos tiempo para visitar el petroglifo de Vilar de Matos, uno de los primeros estudiados en Galicia.

La nota de arquitectura religiosa, además de la iglesia de Campolongo, nos la dan varios cruceiros, uno de ellos a la entrada del Castro das Croas, que se encuentra sin la parte superior pero en donde nos llamó la atención una curios inscripción.

También nos detuvimos en la Iglesia de San Martiño de Salcedo y en La Capilla de San Blas, sanador de las enfermedades de la garganta.

Asimismo, en distintos lugares de la ruta tendremos ocasión de contemplar diferentes vistas de la ciudad fundada por Teucro y sus alrededores.

La ruta en el momento de realización se encuentra en excelentes condiciones para la práctica del senderismo.
Reseñar que en los molinos de Batán si el río no lleva mucha agua se puede cruzar por donde señalo como "paso río con poco caudal" y enlazar ya la ruta hacia "ruínas molino". Nosotros no pudimos hacerlo y retrocedimos ligeramente para coger una senda en la otra orilla del río tal y como podéis ver.
Lo menos bonito del recorrido algo de asfalto en el penúltimo tramo para hacerla circular.

Ver más external

1 comentario

Si quieres, puedes o esta ruta