Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  9 horas 18 minutos

Coordenadas 3592

Fecha de subida 17 de marzo de 2016

Fecha de realización marzo 2016

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.080 m
1.260 m
0
5,9
12
23,61 km

Vista 1196 veces, descargada 77 veces

cerca de Caserío Huenes, Andalucía (España)

Ascensión al Trevenque, el rey de la media montaña nevadense, maravillosa pirámide caliza arropada por la bella sábana de sus arenales dolomíticos, cuya cima abordamos en esta ocasión por el sendero de su arista oeste que nos brinda sensaciones muy montañeras y que a pesar de su verticalidad y esfuerzo, éste se ve gratamente recompensado con las inmensas panorámicas que se divisan desde tan privilegiada y emblemática cumbre. La vuelta la realizamos por el idílico barranco y nacimiento de Aguas Blanquillas y la sensacional Vereda del Búho, tramo del PR-A 21 que discurre bajo el Canal de la Espartera y que en un cómodo trazado aéreo sobre el Barranco del Río Dílar constituye un sendero-mirador de primera magnitud hacia los Alayos y las altas cumbres de Sierra Nevada, además de introducirnos en el Barranco del Búho, desagüe natural de los Arenales del Trevenque que ha erosionado abruptamente estos abismos que ahora disfrutamos con el paso del tiempo. Por si no tuviésemos suficiente éxtasis con todo este repertorio de postales en dura pugna por superarse en espectacularidad, le añadimos a esta incursión la subida a la Boca de la Pescá y al Cerro de las Pipas, dándonos aún más perspectivas de esta valiosa porción del siempre sorprendente Parque Nacional de Sierra Nevada como colofón final a esta imprescindible ruta.
Iniciamos esta ruta en el aparcamiento habilitado en el Collado Sevilla o Collado del Canal de la Espartera, antiguamente conocido en los siglos XVIII, XIX y comienzos del XX como Era de los Pensamientos cuando por aquí merodeaban los viajeros románticos de de aquella época a los que tantas fascinación causaba Sierra Nevada. Está ubicado más arriba de la Fuente del Hervidero en dirección a La Cortijuela, al que accedemos desde la Urbanización Cumbres Verdes de La Zubia.
Comenzamos a ascender tras salvar el Canal de la Espartera tomando el carril del Trevenque que en su inicio toma dirección SE en constante subida mientras nos otorga las primeras grandes vistas hacia los Alayos, la Boca de la Pescá y el Barranco del Río Dílar bajo nosotros. Este primer tramo de subida es conocido como la Cuesta del Fresno, y viene perfecta para poner a tono la masa muscular de los miembros inferiores para lo que les viene encima más adelante.
Acortamos la pista siguiendo un sendero antes de una amplia curva que nos lleva al Viso de los Arenales, habilitado como mirador al Trevenque y a sus impresionantes arenales dolomíticos fruto de la descomposición erosiva de este frágil ecosistema repleto de ramblas y barranqueras que confluyen la Rambla del Barranco del Búho en un decorado natural muy atrayente donde el perfil alpino del Trevenque se impone y atrapa todas las miradas y anhelos además del respeto de todo el personal. Estos son los arenales que en el siglo XIX atraparon la atención de botánicos y naturalistas, que como Edmond Boissier desvelaron al mundo las maravillas de las especies nevadenses, con gran cantidad de endemismos.
Abandonamos este punto panorámico y continuamos el camino hacia el este que nos encarama en la Cuerda del Trevenque, optando una vez en ella por abandonar el camino y tomar el sendero que progresa por la misma divisoria de la cuerda otorgándonos unas maravillosas vistas frontales del Trevenque y de las cumbres de Sierra Nevada desde el Veleta hasta el Caballo, además de poder dar vista al barranco formado por el Arroyo Huenes y las otras cumbres que tenemos al otro lado como son Cerro Gordo, el Pico de la Carne, el Cerro del Sol, Tamboril, Huenes, etc. A nuestra derecha quedarían los Alayos, las otras cumbres omnipresentes de la jornada.
La Cuerda del Trevenque nos deleita con un continuo y explosivo sube y baja donde algunos machos monteses se ven sorprendidos por nuestra presencia en su descanso en las vertiginosas umbrías. Confluimos un par de veces con el camino que antes traíamos que suele ser la ruta más habitual al Trevenque aunque nosotros lo obviamos, tomando el sendero que sigue la arista oeste de esta emblemática montaña.
La arista poco a poco va aumentando la inclinación ya de forma bastante acusada obligándonos a apretar los dientes puesto que a la fuerte pendiente se une lo trabajoso del avance por terreno descompuesto donde los escurrizones y los apoyos inestables son constantes, dándole un plus de agonía a la subida. Pasamos por rocas de caprichosa y espigada morfología donde el modelado erosivo ha permitido jalonar de vigías pétreos el acceso a esta cumbre, amenizando y embelleciendo el intento de abordaje.
El sendero abandona la arista para recorrer la cara sur de los tajos cumbreros del Trevenque y tras un último repechón llegamos a un collado que nos muestra ya muy próxima la cima a la que accedemos ya sin dificultad para poder acceder, ahora sí, a la cumbre (2083 m).
Ya con el placer de haber coronado una de las montañas más bellas de Andalucía toca recrearse con la extensa panorámica que desde esta atalaya natural se divisa. Hacia el este domina la cuerda de altas cubres de Sierra Nevada Occidental, desde el Veleta hasta el Caballo, con El Cartujo y Tajos Altos como cumbres intermedias en esa línea. Más abajo podemos contemplar la Loma de Dílar, la de Peñamadura y la de los Panaderos. Hacia el sur tenemos los impresionantes Alayos y el Barranco del Dílar. Hacia el oeste quedan la cuerda que hemos traído hasta la cima, la Boca de la Pescá y la Vega Granadina y hacia el norte quedan las cumbres antes mencionadas de Cerro Gordo , el Pico de la Carne y el Cerro del Sol entre otros y más alejadas quedan la Sierra de Huétor y la de Arana.
Iniciamos el descenso hacia el Sureste extremando ahora más aún las precauciones puesto que el terreno descompuesto y la gravilla suelta unidos a la fuerte inclinación hace extremadamente fácil ir al suelo. Buscamos una arista y posteriormente una barranquera que el trasiego de montañeros y la erosión han hendido en este terreno arenoso hasta llegar a un cruce donde hemos de estar atentos para girar y tomar el sendero que desciende a nuestra derecha en dirección SO buscando la antigua Cañada Real de Padul al Pico Veleta y que nos conduce una preciosa rambla rodeada de arenales de gran belleza que dota de vistosos relieves a este enclave.
Seguimos la rambla en sentido descendente hasta que ésta converge en el Barranco de Aguas Blanquillas, donde un poco más abajo el sendero pasa junto al Nacimiento de Aguas Blanquillas (valga la rebundancia), recóndita fuente entre el pinar tras la cual llegamos a una pista que desciende junto a la vertiente natural derecha de este barranco y donde encontramos señalización del sendero PR-A 21 que a partir de ahora seguimos en dirección al Collado Sevilla tomando la pista a la izquierda en descenso en el cruce balizado que encontramos.
Esta pista se separa del cauce del barranco hacia el oeste pasando junto al Refugio de Rosales (que encontramos cerrado) ubicado junto a una fuente y donde se ha habilitado un mirador pos su privilegiada posición dominante frontal sobre el Barranco del Dilar y los Alayos.
Seguimos nuestro descenso por la pista y tras un zigzagueo de ésta atravesamos las ruinas del Cortijo Rosales, del que tan sólo quedan unas escuetas ruinas y las tierras de labor hoy perdidas. Proseguimos la pista en bajada hasta que en un cruce nos topamos con el Canal de la Espartera.
El canal de la Espartera, magnífica obra de ingeniería hidráulica, fue construido por José Morell entre 1918 y y 1923. Su objetivo era llevar agua desde el río Dílar hasta un punto pasada la Boca de la Pescá desde el que caía en un gran salto hacia la central de Dílar donde movía turbinas que generaban electricidad para proveer suministro eléctrico para la fábrica de pasta de esparto para papel (de ahí lo de Espartera) de Ntra. Sra. de las Angustias (Benalúa de Guadix). El canal tiene 7.035 metros de largo con 47 puentes. Discurre por una canalización de 1,10 m. de ancho y un metro de profundidad.
Abandonamos momentáneamente el PR-A 21 siguiendo la pista en suave descenso a nuestra izquierda siguiendo el Canal de la Espartera para cruzarlo por una chapa de hierro y llegar a la Toma de Agua del Canal de la Espartera y a su coqueta vivienda del encargado junto a la orilla del Río Dílar. La toma de agua que se hacía directamente desde una presilla del Río Dílar tenía un caudal medio de 1000 litros/seg, equivalentes a 4.000 caballos efectivos.
Desandamos nuestros pasos para retomar de nuevo el sendero homologado que llevábamos que sigue la pista en descenso dejando por encima de nosotros el canal para tras trazar un par de curvas abandonarla y seguir un sendero a nuestra derecha que manteniendo cota discurre en un tramo bastante más aéreo sobre el Barranco del Río Dílar hacia el oeste alternando tramos de pinar con arenal. Es la conocida como Vereda del Búho, una auténtica delicia de sendero que en todo momento hace las veces de mirador hacia los Alayos colgada literalmente de estas agrestes laderas dolomíticas en un evocador paisaje alpino.
El cómodo sendero pasa por el Puntal del Contadero, magnífico mirador natural a Los Alayos y al Río Dilar, tras el cual discurre bajo los Tajos del Contadero Tajo Colorado y nos introduce en el impactante Barranco del Búho, que recoge las avenidas de agua y materiales erosivos de los Arenales del Trevenque, siendo de desagüe natural, lo que ha labrado este impresionante desfiladero en su camino hacia la cuenca del Dílar.
Desde aquí se inicia una suave y constante subida hacia el Collado Sevilla entre panorámicas a los Alayos y a la Boca de la Pescá que ya aparece de modo frontal como próximo objetivo. Pasamos junto al Cortijo Sevilla y tras él llegamos al collado homónimo donde tenemos nuestros vehículos y donde coincidimos de nuevo con el Canal de la Espartera.
Seguimos ahora hacia el oeste siguiendo el amplio camino que coincide con el Sendero de Accesibilidad Universal de Haza Larguilla, que de forma muy cómoda nos conduce en algo menos de 1 km al Mirador del Río de Dílar o de los Alayos donde nos recreamos con sus grandiosas vistas a este barranco encuadrado entre las altas cumbres de Sierra Nevada, los Alayos y el Trevenque.
Continuamos hacia el oeste rodeando por el norte el Cerro de las Pipas donde tomamos un sendero que nos conduce entre áridos arenales hasta la base del Cerro de la Boca de Pescá donde abandonamos el cómodo sendero que discurre junto al Canal de la Espartera y tomamos otro que afronta decididamente la subida a esta montaña por su cara norte primero por el arenal y posteriormente entre un pinar hasta llegar a la Caseta de Vigilancia que corona el cerro.
Toca de nuevo disfrutar de las vastas vistas ahora con mayor perspectiva del sector noroccidental del Parque Nacional de Sierra Nevada y nos dirigimos en un último arreón a subir al punto más alto de este cerro que se encuentra justo enfrente de la caseta sobre unos impresionantes tajos.
Volvemos a la caseta e iniciamos el descenso hacia el suroeste siguiendo un sendero no muy marcado y algo incómodo por la cantidad de piedra suelta que tiene que nos conduce a la conocida como Casa del Guarda, donde se encuentra la cámara de agua donde finaliza el Canal de la Espartera y de donde parte la tubería de carga de 700 metros de longitud que desciende vertiginosamente hacia la Central Eléctrica ubicada junto al Río Dílar.
Seguimos ahora contracorriente el Canal de la Espartera que rodea el Cerro de la Boca de la Pescá por su ladera oeste y norte y aprovechamos ya a la vuelta para ascender brevemente a los dos puntales que reciben el nombre de Los Frailecillos (el más oriental y elevado es el Cerro de las Pipas) antes de finalizar nuestro recorrido atravesando Haza Larguilla hasta llegar al Collado Sevilla para poner fin así a esta sensacional andadura.

4 comentarios

  • Foto de Pelchas

    Pelchas 18-mar-2016

    Impresionante trabajo, descripción e imágenes espectaculares que maravilla, muchas gracias por compartir. Un saludo.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 19-mar-2016

    Gracias Pelchas. Espero que os pueda ser de utilidad las experiencias vividas en este medio que nos une. Un saludo!!!

  • Foto de Kminante del Sur

    Kminante del Sur 01-may-2016

    He realizado una ruta muy similar, desde el Collado Sevilla al Trevenque, y regreso por la Cuesta del Pino y la Vereda del Búho. Queda pendiente el tramo del Cerro de la Boca de la Pescá para otra ocasión.
    Gracias PJCastro por compartir tus rutas, y sobre todo enhorabuena por describirlas con tanto detalle y documentarlas fotográficamente. Todo un wikilokero de referencia.
    Un saludo. Nos vemos en la montaña.

    Ha realizado esta ruta ver detalle

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 03-may-2016

    Gracias Kminante. Como tú bien sabes se trata de aportarnos mutuamente toda la información que nos pueda ser de utilidad para una buena planificación y que esto redunde en la máxima seguridad y disfrute de las rutas. Un saludo!!!!

Si quieres, puedes o esta ruta