-
-
1.769 m
1.185 m
0
4,3
8,6
17,28 km

Vista 144 veces, descargada 7 veces

cerca de Cercedilla, Madrid (España)

Otra ruta en compañía del nutrido grupo del Gmsma, que partiendo de Cercedilla, vamos a subir por el Camino de Siete Picos, hasta la Estación de Navacerrada, siguiendo el trazado del tren, que llega hasta el Puerto de Cotos.
Al parecer sin otros datos que lo contradiga, Cercedilla tiene su origen en la época del Imperio Romano, alrededor del siglo I d. C. Cuando siguiendo la Vía Antonina, de Titulcia (lugar no identificado) hasta Segovia, las Legiones imperiales se encontraron con el Valle de la Fuenfría y tener que superar la Sierra de Guadarrama. Lo que les obligo a tener que habilitar un campamento, hasta poder vencer el obstáculo, con la calzada romana.
Arrancamos del aparcamiento gratuito, situado en la Av. Sierra de Guadarrama, muy cerca del ayuntamiento. Seguimos esta calle, que también es ctra M-622, a derecha sentido Noroeste y con la magnifica vista de Siete Picos nevado. El día esta despejado y luce un sol radiante, cruzamos el Arroyo de la Teja. Donde vemos a izquierda, el antiguo lavadero que data del 1945.
Giramos a izquierda por c/. del Bautismo y continuamos otra vez a izquierda, por c/. Camino de los Cantos Gordos. La calle se hace pista, por la que llegamos a una bifurcación (1,06km), seguimos a izquierda por el Camino Mata del Robledad y en la siguiente división, proseguimos de frente.
Entrocamos con el Camino de Majavilan y después Camino de las Tajas, que desemboca en el Camino de Siete Picos o ctra de Camorritos para llegar a la Estación de Camorritos (2,19km). Reagrupados de nuevo, cruzamos la via y marchamos a derecha por el Camino de Siete Picos, viendo a derecha la Ermita de Santa Maria de la Cabeza, del s. XVIII y restaurada en 1955.
En el poco tiempo transcurrido, el tiempo ha cambiado totalmente, se ha cubierto y comienza a nevar. Tornamos a cruzar la via, vadeamos el Arroyo del Polvillo, la pista hace una zeta y nuevamente atravesamos la vía (3,42km). Persistimos junto al trazado del tren, la pista cruza un regato y el Río del Pradillo, para arribar a la abandonada Estación de Siete Picos, la cual no puede dar cobijo a los casi 30 componentes del grupo. Buscamos amparo de la nevada y del intenso frio, para tomar el primer aperitivo.
Proseguimos con la expedición, por el Valle de Siete Picos, pasando por el Collado Albo y a los pies de Peña Mostajo. El sentido de la marcha, toma dirección Norte y reencontramos la via, aunque no la vemos, porque tiene un manto de 30cm de nieve encima (6,5km). Pasamos al otro lado y andamos por su itinerario, cuando oimos el aviso de parar. El experto en horarios del tren de la naturaleza, nos indica que en poco pasara el tren de la una, y así es. El tren se abre paso entre la nieve y tal como aparecio, desaparece. Proseguimos nuestra ruta y como dice el refrán: no hay mal, que por bien no venga, y gracias a la nieve no sufrimos, el tener que caminar sobre el balasto
Piedras de entre 3 y 6 centímetros, procedentes de machaqueo de; cuarcitas, basaltos y granitos. Ya que trabajan de manera conjunta por rozamiento. Sobre ellas están las traviesas que soportan los raíles.
Cuando estamos bajo la Pimpolla Negra, cruzamos el Arroyo de Matasalgado y tras 2km que se hacen interminables, vemos a derecha la Iglesia Virgen de las Nieves y alcanzamos la Estación de Navacerrada (9,46km - 1.773m) y máxima altura de la ruta.
Entramos en la Cantina de la estación, que esta a rebosar de montañista, deseosos de tomar una tacita de caldo calentito. Nos “acomodamos” y al menos calentitos, comemos el sustento que nos de fuerzas para regresar. Finalmente se hace la foto de grupo en la puerta y comienza el retorno al pueblo.
Esta nevando moderadamente, pero parte del grupo desiste y espera al tren para regresar a Cercedilla. Solo quince valientes, cruzamos por última vez la via y enfilamos por el Camino de la Vaqueriza, con el Arroyo del Puerto, acompañándonos por la derecha, la estampa continua que tenemos, es preciosa. El frio pega de lo lindo, de tal manera que fallan, algunos moviles y cámaras de fotos. Pisando una inmaculada alfombra de nieve, pasamos junto a la Pradera de Vaqueriza, ignoramos el desvío a izquierda (11,8km) y llegamos a otra pradera.
Donde se ven los restos del campamento juvenil; Hernan Cortes o Alonso de Ercilla. Que se instalo entre los años 1960 y 1970, siendo uno de los más importantes de la Organización Juvenil Española “OJE”.
Continuamos cruzando el Arroyo de Fraguilla y el Arroyo del Regato. Al llegar al desvío, dejamos la pista y seguimos a derecha con la misma dirección, el camino que se dirige al Embalse de Navalmedio, el cual sobrepeasamos sobre los 14,6km.
Vamos con rumbo Sur por la pista que viene de la Venta Real, en la ctra M-601. La dejamos en el primer desvío, y continuamos a derecha por otra pista que entronca con el “GR-10 y Camino de Santiago (15,8km). Los seguimos a derecha por la Av. de Francisco Ruano, cruzamos el Arroyo del Baillo y luego el Río Navalmedio. Bajo una nevada copiosa, enlazammos con la c/. Manuel Gonzalez Amezua, que conecta con la Av. de la Sierra de Guadarrama, y por esta, cruzando otra vez el Arroyo de la Teja, entramos a la Plaza Mayor, donde se toman las pertinentes cervezas o cafes, ya que el cuerpo pide algo caliente.
Dejamos Cercedilla sobre las cinco de la tarde, pensando en estar en nuestras casas, como muy tarde a las seis. Pero en Los Molinos, la ctra M-622 esta con placas de hielo, el autobus que sube de Guadarrama, esta parado y los coches patinan. Entramos en Guadarrama sobre las siete y media, todo el pueblo esta colapsado y finalmente conseguimos entrar en la autopista en torno a las ocho y media.
Total un viaje de vuelta para olvidar.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta