Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  4 horas 2 minutos

Coordenadas 1177

Fecha de subida 17 de abril de 2016

Fecha de realización abril 2016

-
-
1.179 m
606 m
0
3,4
6,9
13,71 km

Vista 484 veces, descargada 25 veces

cerca de Andoin, País Vasco (España)

Descripción
Esta sierra perteneciente al Parque Natural de Izki, situada en la frontera con Urbasa entre Álava y Navarra, se trata de una gran planicie de verdes campas arropadas por montes con bruscas caídas al Valle de Harana. Las zonas más elevadas ofrecen espectaculares vistas del entorno mientras que en sus alrededores pueden visitarse diversos restos arqueológicos. La actividad ganadera se deja ver en los potros, vacas y ovejas que pastan en sus praderas, además de multitud de otros animales, como halcones reales y gatos monteses.

Por otro lado, visitaremos la La Cascada de la Toberia, donde podemos disfrutar de la belleza de los saltos de agua, que por estar cargada de carbonatos en disolución, va formando las Tobas, una roca porosa que es producto de la precipitación química. Aquí son tan abundantes que dan nombre a todo el cauce, un entorno natural muy valioso que debemos proteger.

Los únicos itinerarios mínimamente interesantes son los que vienen desde abajo del valle. Los demás no ofrecen apenas desnivel.

Itinerario
Salimos de la plaza del pueblo de Andoín por la calle de la derecha hasta alcanzar la primera bifurcación, donde tendremos que atravesar una valla, dejándola convenientemente cerrada claro. En este primer desvío iremos a mano izquierda por una senda rodeada de grandes robles.

Seguiremos por este ancho camino embarrado en algunos puntos debido a las lluvias de los últimos días, para tomar el desvío a las cascadas en el siguiente cruce de caminos.

Atravesamos un pequeño riachuelo y llegamos a la cascada en cuestión. Hay una presa por la que se puede continuar pegando un pequeño salto, o por el mismo río si no hay mucha agua. Nosotros nos quedamos aquí, ya que más adelante el camino empeora mucho y es hasta peligroso debido a la inclinación, según nos dijeron unos que andaban por allí. Así que retrocedemos y continuamos la subida por el camino normal.

Llegaremos a otro camino que cruza horizontalmente, donde a la izquierda sube por una calzada romana, o se parece mucho. Siguiendo por aquí se llega a lo alto del puerto, donde hay un aparcamiento. Aqui vienen los domingueros, pero mientras no llenen todo de mierda, me conformo.

Una vez aquí arriba, torcemos a la derecha para llegar al Kortaundi, primera cima del cordal indicada con un hito de piedras al ser una elevación menor. En el collado de Legaire tenemos un refugio que lleva el mismo nombre para los días de mál tiempo. Hoy no es el caso.

Seguiremos el cordal siempre pegados al cortado Norte, con espectaculares vistas hacia la sierras de Aratz, Aizkorri, Urkilla, Elguea... Una gozada.

La ubicación exacta de la próxima cima no esta muy clara. Se trata de Akarrate, también menor. Se sitúa en lo alto del cortado que domina el valle en la vertical con el pueblo de Ibarguren. No es una cima destacada sino, más bien, una larga loma que se extiende desde las cotas superiores.

La siguiente cota es Surbe, primera de las que tiene buzón. Al contrario que las 2 anteriores fue incluida en el catalogo de montes centenarios de 1950, y desde entonces no ha vuelto a entrar en la lista en detrimento de las cimas principales del cordal. De todos modos, bien merece una visita al situarse en pleno cortado dominando en barranco.

A continuación me dirijo a Atauko Haitza, algo más baja. Recibe el nombre del portillo de Ataun, punto de acceso a la sierra desde el pueblo de San Roman. Hace años habia un azadón en la cima que fue colocado por un grupo de alumnos de los Escolapios de Vitoria-Gasteiz, que se desplazan en excursión al lugar para plantar el pino que decora el aula durante las navidades.
Supongo que lo habrán quitado, porque a día de hoy solo hay un hito de piedras.
Merece la pena bajar a este pitón rocoso por las espectaculares vistas del cortado que ofrece.

Remontamos la dura pendiente final y coronamos Mirutegi, con su característica cruz metálica de algo más de 10 metros que se ve desde la carretera. Las vistas son de primer nivel, tanto del valle como del cortado. La vía clásica, y la que la mayoría de montañeros utilizan es la que hemos usado, aunque existe una vía mucho más salvaje por la vertiente Norte con pasos de escalada.

Proseguimos la marcha hacia el cercano Baio, máxima altura de la sierra y puntuable para el concurso de centenarios. Seguiremos por la rocosa y sencilla cresta hasta alcanzar su buzón y vértice geodésico. Con sus casi 1.200m de altitud se nos presenta como un excelente mirador de todo el valle y de la propia sierra.

La bajada la emprendemos hacia el Este entre los árboles siguiendo el meandro del río Legaire para volver al puerto, y de ahí de nuevo al pueblo de Andoín.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta