Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  4 horas 15 minutos

Coordenadas 1120

Fecha de subida 3 de mayo de 2016

Fecha de realización abril 2016

-
-
608 m
204 m
0
3,3
6,6
13,11 km

Vista 631 veces, descargada 39 veces

cerca de Garai, País Vasco (España)

SARRIMENDI A LA SOMBRA DEL OIZ


Bilbao a 30 de Abril de 2016
Hoy vamos a pasearnos por las laderas del Oiz.
El recorrido es fácil, discurre por carreteritas, pistas cementadas o no y un poquito por senderos. Eso sí, no recomiendo hacerlo sin GPS o sin conocer muy bien la zona, ya que se atraviesan infinidad de pistas, sendas y me parece fácil desorientarse. Por lo demás es un recorrido precioso para una mañana.
Nosotros aparcamos en Garai, debajo de la iglesia y comenzamos a andar en dirección al restaurante Aboiz. Una constante en esta zona es la presencia de numerosos regatos, El primero que nos encontramos es Zaspietxeta Erreka, cuyo curso seguimos soo un ratito hasta encontrarnos el que vamos a remontar pista arriba, por el borde del la tubería de conducción hacia la central de Sarria, se trata del Arlabar.
La ruta nos hace dar un giro a la izquierda de 90 grados para, abandonando el cemento, pasar a la pista de tierra y piedras con la que vamos a ganar altura hasta llegar en 3 kilometros y unos 300 metros de desnivel a la zona de la fuente San Kristobal, cerca de la ermita y en el collado desde el que vamos a subir a la cima del Sarrimendi.
Bien una vez llegados al collado giramos a la derecha y nos metemos en el pinar por una pista que pasa cerca de una borda amparada por unas enormes Tuyas. Un poco más arriba la pista se bifurca y nosotros tomamos la de la derecha hasta que – atentos- tomamos un sendero a la izquierda señalizado con un hito. Por el hasta el cordal y enseguida da la cima que además de una enorme torre de electricidad cuenta con una gran roca donde se han instalado dos buzones, el más viejo que es de octubre del 67, presenta un aspecto destartalado y el nuevo es la figura de un Txistulari. La cima esta casi repleta de arboles y solo tiene un pasillo de vistas hacia Durango que permite tener vistas del Alluitz , Mugarra, cordal del Amboto, etc.
Ahora para bajar tal vez lo mejor sea volver por donde hemos venido hasta llegar al collado de la fuente, pero como nos gusta meternos en algún que otro berenjenal, vamos recorriendo el cordal, que no tiene más dificultad que pasar por encima de las ramas podadas a los pinos. Al final bajamos cerca de la ermita de San Kristobal, a la cual hay que hacer una visita y también a la borda que hay cerca pues me pareció que con los robles y sus hojas brotando estaba realmente bonito.
Continuamos camino ascendiendo al Gaztelumendi, al principio sin camino definido hasta que vimos la pista que lleva a la cima. Lo cierto es que no tiene ningún interés, ni montañero ni de otro tipo. Estamos dentro de un pinar, sin vistas, con un vértice geodésico que ni siquiera está en la zona más alta.
Vamos que solo es para “tachacimas” y por eso lo piso, que sino… No penséis encontrar nada que aluda a su nombre.
Comienza la bajada, llegados a la pista principal ya no hay que abandonarla y en agradable paseo vamos acercándonos al barrio de Besoita. Aquí la pista se convierte en carretera hasta llegar a Andikoa, nosotros nos acercamos hasta el Santikurutz, al que no subimos porque nos pareció muy vallado, tal vez sea campa privada, en cualquier caso vimos la cruz desde la carretera y nos dimos la vuelta.
Regresamos al barrio de arriba de Andikoa, y aquí comienza a mi entender, la parte más difícil de seguir del recorrido si no tienes GPS. Es un corto tramo del recorrido que comienza en el borde de un caserío, pasa por un manantial y recorre parte del arroyo, por tanto resbala, y que al final nos deja en Sarria, pasando antes por las ruinas de una enorme y bien trabajada casa que actualmente está en ruinas y en la que podemos leer que fue construida en 1702 por Juan de Sola.
Una vez alcanzado el barrio de Sarria ya solo nos queda caminar por la carretera hasta Garai, no sin antes sorprendernos con una casa con fachada que en parte recuerda el modernismo del parque Guel, de Gaudí.
El camino de vuelta nos hace pasar por la central hidroeléctrica de Sarria, alimentada por dos conducciones y varios arroyos. Me gustó el rincón.
Pasado esto, subimos a Garai, donde terminamos el paseo recorriendo sus iglesias y como no alguna de sus tabernasbaresrestaurantes.

Eso es to, eso es to, eso estoooodo, amigos.

Hasta otra, nos vemos en el monte

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta