Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  5 horas 22 minutos

Coordenadas 1679

Fecha de subida 23 de mayo de 2016

Fecha de realización mayo 2016

-
-
780 m
419 m
0
4,2
8,3
16,61 km

Vista 602 veces, descargada 44 veces

cerca de Berducido, Galicia (España)

No me canso de decir que nuestra Galicia está llena de lugares con encanto.

Y una vez más, con esta ruta tenemos la oportunidad de visitar uno de esos lugares en donde parece que habitan las hadas. Lugares en donde, si tenemos tiempo para detenernos y observar, veremos todos los detalles que hacen que sean únicos y espectaculares.

Nuestros pasos, iniciando su caminata en Ventín, Fornelos de Montes, nos llevarán a través de preciosos senderos, a veces estrechos y sombríos. A veces escoltados por muros de piedra en donde el tiempo ha esculpido su huella con trazos mullidos de verde musgo. Y otras contorsionando el cuerpo por entre piedras y ramas. Pero siempre rodeados de singular belleza que nos transporta a épocas ya lejanas y misteriosas.

El rumor del agua contribuye a despertar nuestros sentidos y nos hace estar alerta y animarnos a percibir todo lo que allí se encuentra.

Hay una gran variedad de verdes en los árboles, hiedras, helechos y demás elementos vegetales.

El trayecto se ve animado además por enigmáticas figuras de molinos que van surgiendo aquí y allá, envueltos en un halo de misterio.

Nos encontraremos un sinfín de pequeños regatos que cruzamos de un salto o sirviéndonos de esos pequeños pilares de piedra sabiamente colocados.
Mención especial merece este pequeño puente medieval que todavía se mantiene elegante sobre las aguas del regato Ventín, afluente del río Oitavén.

Por cierto que no podéis perderos el paraje en donde los dos se encuentran.

Pero la ruta es mucho más. Visitaremos un “Foxo do Lobo” con forma de W, con doble muro, bastante bien conservado. Y con dos fosos en peor estado que los muros.
A lo largo de la caminata también observaremos curiosas formaciones rocosas.

El tema religioso no falta en nuestra ruta. Así nos encontraremos varias cruces y dos petos. Nos llamó la atención el de Ventín, porque se muestra a la Sagrada familia en su huída a Egipto.

También la ermita de San Cayetano ya en el lugar de Bustelos.

Y, si el calor aprieta, además de en los regatos, también podréis refrescaros en las bonitas fuentes desperdigadas por el trayecto.

Reseñar que si queréis seguir esta ruta tal cual nosotros la realizamos, es necesaria la ayuda del GPS ya que no está señalizada.
Sí nos sirvieron de ayuda al comienzo de la ruta unas flechas rojas que alguien colocó, no sbemos para qué ni con qué intención pero que dejamos de seguir poco antes del lugar señalado como camino verde y amarillo.

Después nos encontramos con las señales del Sendero Das Greas pero aparecen y desaparecen cuando menos te lo esperas.

El camino en sí se encuentra en buenas condiciones para la práctica del senderismo aunque en algunos lugares comienza a cubrirse de vegetación pero que al ser hierbajos o helechos no dificultan por ahora el tránsito por la zona.

Hay lugares que en épocas de lluvias pueden encontrarse encharcados o con agua pero nada que unas buenas botas no solucionen.

Califico la ruta como moderada por eso mismo y porque en algunas zonas con tiempo lluvioso puede haber resbalones y hay que ir con cuidado.
Por lo demás, para mí ha sido una de las rutas más bonitas que hemos realizado.

Ver más external

1 comentario

Si quieres, puedes o esta ruta