• Foto de Buenafuente del Sistal - Sacecorbo
  • Foto de Buenafuente del Sistal - Sacecorbo
  • Foto de Buenafuente del Sistal - Sacecorbo
  • Foto de Buenafuente del Sistal - Sacecorbo
  • Foto de Buenafuente del Sistal - Sacecorbo
  • Foto de Buenafuente del Sistal - Sacecorbo

Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  9 horas 55 minutos

Coordenadas 3080

Fecha de subida 2 de junio de 2016

Fecha de realización junio 2016

-
-
1.209 m
826 m
0
8,3
17
33,0 km

Vista 133 veces, descargada 4 veces

cerca de Buenafuente del Sistal, Castilla-La Mancha (España)

Buenafuente del Sistal - Huertapelayo - Huertahernando - Canales del Ducado - Sacecorbo
Etapa 13
Jueves! todo el día lo tuve confundido con el Corpus Cristi, el jueves anterior, influido por el componente místico que tenía el haber asistido a una misa concelebrada de 7 padres curas y otras tantas madres cistercienses, de clausura, como acólitas.
Con un buen bocadillo que me puso el hermano Alejandro me voy, por el calvario del convento, buscando al padre Tajo y lo encuentro a los 10 kms bajo el puente de Tagüenza, testigo, según reza un cartel, de las habilidades y peligros de los "gancheros" acarreando troncos por el río.
Me despido del del río, ni siquiera cruzo el puente ni voy a Huertapelayo, como marca el Camino Natural del Tajo; subo la ladera norte siguiendo el mal señalizado GR 10
Me relajo en la terraza del bar de la plaza de Huertohernando en agradable conversación con los parroquianos que tienen la deferencia de invitarme a una cerveza; y son ellos los que me aconsejan que desde Cañadas vaya a dormir a Socecorvo, que el camino a Ocentejo no es interesante... se lo agradecí en el alma, porque era lo que yo quería pues no hay donde dormir en Ocentejo.
10 kms faltan para cruzar el río Ablanquejo; en el camino, mal señalizado, me falló la intuición: pensé que siguiendo la pista, me llevaría a un puente para cruzar el río; pues me equivoqué y lo pagué con dos kms de regalo; la senda buena es una vereda de cabras que desciende en picado al río y lo cruza por una pasarela atorada de maleza.
cruzado el río, un bonito sendero en fuerte pendiente y excepcionalmente, bien señalizado, me lleva a Canales del Ducado.
A la entrada del pueblo me reciben dos perros ladrando; detrás de los perros, sus dueños, aparte de conversación me dan una cerveza que se la agradecí en el alma (no hay bar en canales) y me describen por donde un camino, sin asfalto, me acerca a Socecorvo, entre viejas sabinas y campos de cereal.
Esta noche duermo en el hostal rural, y no ceno sino el medio bocadillo que aún me queda de lo que metió en hermano Alejandro en mi morral, mientras hablo de jabalíes con cazadores (a modo de premonición) y me hago amigo de Sevas el albañil que mañana me llevará a Ocentejo

Comentarios

    Añade un comentario (como Tomus21)  o Haz tu propia valoración