Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  4 horas 19 minutos

Coordenadas 925

Fecha de subida 27 de junio de 2016

Fecha de realización junio 2016

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.944 m
1.748 m
0
2,3
4,7
9,4 km

Vista 858 veces, descargada 63 veces

cerca de es Bòrdes, Catalunya (España)

Llega San Juan y es el momento ideal de escaparse de Barcelona, su calor y sus petardos. Además este año hay puente, así que a Huesca que nos vamos. Desde la casa rural nos recomiendan que para dar un buen paseo con un crío de casi tres añitos, subamos al Hospital de Benasque y disfrutemos de los Llanos del Hospital. Ya allí, nos vinimos arriba y subimos hasta un ibón por encima de La Besurta. Precioso paseo.
Mapa: Alpina. Aneto-Maladeta
IBP: 47
Hospital de Benasque (1755m)- Salimos desde el aparcamiento del hotel y cruzamos el Ésera para comenzar a caminar por los Llanos del Hospital(E). Se nota el origen glaciar de este amplio valle en vorma de U. Poco a poco nos vamos acercando al final de los llanos, donde a la izquierda vemos las ruinas de los antiguos hospitales.
Puente (1760m)- Cruzamos otra vez el Ésera y al poco encontramos un desvío señalizado, en el que cogemos la senda de la derecha, para iniciar una pequeña subida entre abetos que nos llevará hasta la zona de aludes de Paderna. Aquí la pendiente vuelve a suavizar y siguiendo las marcas del Gr vamos acercándonos a los Ibonets de Plan d'Estan, que están secos. Pasados éstos, la senda gira hacia el sur y desciende ligeramente hasta llegar a la pista, por la que seguimos brevemente(E).
Cabaña del Pla d'Estan (1865m)- Volvemos a dejar la pista y seguimos por una senda que sale a su derecha a la altura de la cabaña. Tras llanear un poco iniciamos otra subidita que nos llevará hasta La Besurta.
La Besurta (1900m)- Zona de aparcamiento desde donde se inicia la subida al Aneto, entre otras rutas. Hay zona de pic-nic y bar, así que aprovechamos para almorzar y para que el crío estire las piernas y el padre descanse la espalda un poco. Como no es muy tarde, tras coger fuerzas, decidimos acercarnos hasta el Ibón bajo de Villamuerta. Para ello seguimos una senda que nace de la caseta de los lavabos, marcada con postes verdes(SE).
Ibón bajo de Villamuerta (1940m)- Bonito ibón, muy recogido, al que le llega el agua desde una pequeña cascada desde el ibón alto. Por hoy ya es bastante, así damos media vuelta y desandamos el camino hasta el hospital de Benasque.

Hospital de Benasque
Nada tiene que ver la palabra Hospital con la que nosotros estamos habituados hoy en día, un lugar donde se presta atención a los enfermos. Tienen una historia muy antigua, fuertemente ligada con los peregrinos.

Los peregrinos en la Edad Media, solían atravesar puertos o collados, siempre buscando los lugares más accesibles. Pero solían encontrar unas duras condiciones invernales además de la dureza de los largos caminos fronterizos, la lejanía de los lugares habitados y el pobre material que se utilizaba entonces. Estas fatigosas marchas, no eran suficiente obstáculo para aquellos hombres audaces que no dudaban en arriesgar su vida para atravesar lugares o pasos montañosos.

Como lugares de descanso y refugio para aquello peregrinos, nacieron los Hospitales a ambos lados del Pirineo. No es difícil comprender, aún ahora, la necesidad y funcionalidad de tales albergues que ofrecían al pasajero cobijo, con reserva de leña y algo de alimentos. Generalmente estaba atendido por un hospitalero, encargado de cuidar el centro y sus alrededores.

El Hospital de Benasque, punto muy conocido en el valle de Benasque, tiene una larga y vieja historia. Nos tenemos que remontar a la Eda Media, cuando en el año 1200 se construyo un hospital al pie del Puerto de Benasque gracias a los Templarios y los Caballeros de San Juan de Jerusalén (Orden de Malta), llamados Hospitalarios, fueron los primeros en construir estos hospitales tan imprescindibles en aquellos tiempos. Cuyo objetivo era facilitar el paso entre Aragón y Francia. Un punto que ha sido y es nexo de unión entre estos dos pueblos.

El hospital fue frecuentado a lo largo de la historia por contrabandistas, peregrinos, pastores y montañeros. Sus muros de piedra guardan las épicas historias de quienes se atrevían a pasar en su día por aquellos escarpados parajes.

El Hospital de Benasque quedó abandonado tras más de 700 años al finalizar la Guerra Civil, época negra de la historia, en la que los puntos fronterizos quedaron bloqueados y rápidamente controlados por fuerzas del bando franquista, con el objetivo de evitar posibles incursiones de maquis y de contrabandistas. Lentamente, el edificio fue degradándose hasta acabar en total ruina.

Pero la intervención de un grupo de entusiastas lo ha convertido en el actual Hospital de Benasque, un digno edificio que conmemora la historia, prácticamente milenaria, de gentes, leyendas e historias que probablemente despertarían hoy nuestro entusiasmo.

1 comentario

  • Foto de Janete

    Janete 16-sep-2016

    Un bonito sitio para pasear con niños

    Ha realizado esta ruta ver detalle

Si quieres, puedes o esta ruta