• Foto de 69ª E4 Sendero nº 60 'Vía Rhenana' STEIN AM RHEIN-KONSTANZ
  • Foto de 69ª E4 Sendero nº 60 'Vía Rhenana' STEIN AM RHEIN-KONSTANZ
  • Foto de 69ª E4 Sendero nº 60 'Vía Rhenana' STEIN AM RHEIN-KONSTANZ
  • Foto de 69ª E4 Sendero nº 60 'Vía Rhenana' STEIN AM RHEIN-KONSTANZ
  • Foto de 69ª E4 Sendero nº 60 'Vía Rhenana' STEIN AM RHEIN-KONSTANZ
  • Foto de 69ª E4 Sendero nº 60 'Vía Rhenana' STEIN AM RHEIN-KONSTANZ

Dificultad técnica   Moderado

Coordenadas 499

Fecha de subida 9 de julio de 2016

Fecha de realización julio 2016

-
-
595 m
286 m
0
8,7
17
34,72 km

Vista 79 veces, descargada 5 veces

cerca de Wagenhausen, Thurgovia (Switzerland)

13 de junio de 2016

Distancia: 34,72 km.

Ascenso total: 650 m.

Descenso total: 721 m.

Altura máxima: 595 m.

Altura mínima: 286 m.

Valoración: 7,5

Tiempo de marcha: 8 h. 50 m.

Señalización: Muy buena

Después de haber escuchado ruidos de todas las formas posibles en el alojamiento de Giani, nos hemos levantado muy temprano y hemos salido lo antes posible, al pasar por el centro, hemos desayunado en un café, nos hemos vuelto a deleitar con las pinturas de las fachadas en sus calles y hemos comenzado la marcha.
Cruzamos el Rhein para seguir remontandolo, de nuevo por el margen izquierdo, ya convertido en el Untersee o Lago Unter. Nada mas cruzar el puente volvemos a coger el sendero 60 Vía Rhenana y pasamos la localidad de Eschenz. Al poco tiempo el sendero se va separando del río y comienza a ascender, cruzamos la carretera 13 y la vía de ferrocarril, dejamos a un lado una explotación ganadera de búfalos. Comienza a llover lentamente pero conforme ascendemos la lluvia se vuelve más intensa. Penetramos en un bosque, lo cruzamos y salimos a un prado, la subida termina en una ermita que hay en el alto, Klingenzell. Ahora llueve fuertemente, seguimos una pista asfaltada y luego entre campos de patatas, seguimos a cierta distancia del lago. Comenzamos a descender de nuevo hasta el lago, a la entrada del pueblo de Mammert, volvemos a remontar y a separarnos de nuevo del lago a cierta distancia. Llegamos a las ruinas de Neuburg y descendemos por un sendero que es un barrizal. Bordeamos Glarisegg volviendo a acercarnos al lago, pero al final lo bordeamos también. Llueve intensamente cuando llegamos a Steckborn, ya una ciudad media, paramos bajo el alero de la estación de ferrocarril para descansar, comer y protegernos del agua. Durante largo rato el camino va paralelo a la vía, primero por la derecha, luego por la izquierda, a veces el camino se eleva y nos muestra preciosas vistas de los lagos Unter, Zeller y Gnad. Cruzamos Berlingen, seguimos pegados a la vía hasta Mannenbach-Salenstein, subimos un poco hasta un alto con una bonita vista panorámica junto al Museo Napoleón, que se encuentra en el alto, un castillo donde vivió el último emperador de Francia y ahora convertido en museo. Descendemos de nuevo para cruzar por el pueblo de Ermatingen, pasamos el apeadero de Triboltingen y cruzamos un paso a nivel donde hay un gran bunker pintado, para coger un camino por zona desarbolada donde la lluvia azota con mas fuerza, al llegar a la arboleda y al borde del lago encontramos el bonito pueblo de Gottlieben, a lo lejos las casas de Kreuzlingen en Suiza y Konstanz en Alemania, ambos pueblos fronterizos. Pasamos un bosque donde hay gente paseando a pesar de la lluvia. Abandonamos el sendero 60 para cruzar la aduana y entrar en territorio alemán, Konstanz es una ciudad alemana, por lo tanto hoy dormiremos en Alemania, se notará en los precios.
Al llegar al hotel que regenta Maximo, otro italiano, me comenta que va a venir a visitarme Bruno con su mujer Zita, Brumo es un amigo suizo que hizo conmigo su primer y mi primer Camino de Santiago allá por el 91, Bruno me comentaría luego que este año se cumplen 25 desde aquella travesía de novatos, luego se ha dedicado a llevar grupos de peregrinos a España durante todos estos años, unos 15.000 km. recorridos en esta etapa. Ahora regenta el albergue de peregrinos de Rapperswill. También fue mi primera aventura por lo que tuvimos una larga velada los cuatro disfrutando de la comida y acompañados por supuesto de buena cerveza. Ya bastante tarde Zita y Bruno se marcharon a su hotel y Paul y yo al nuestro. Fué una emocionante y grata sorpresa que no esperaba.

Aloj. Hotel Wiesëntaler 7
Desay. Hotel Wiesëntaler 8

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta