• Foto de 106ª E4 'Voralpenweg 07' Kittsee-Nickelsdorf
  • Foto de 106ª E4 'Voralpenweg 07' Kittsee-Nickelsdorf
  • Foto de 106ª E4 'Voralpenweg 07' Kittsee-Nickelsdorf
  • Foto de 106ª E4 'Voralpenweg 07' Kittsee-Nickelsdorf
  • Foto de 106ª E4 'Voralpenweg 07' Kittsee-Nickelsdorf
  • Foto de 106ª E4 'Voralpenweg 07' Kittsee-Nickelsdorf

Dificultad técnica   Moderado

Coordenadas 488

Fecha de subida 27 de octubre de 2016

Fecha de realización octubre 2016

-
-
142 m
112 m
0
7,5
15
29,8 km

Vista 72 veces, descargada 1 veces

cerca de Kittsee, Burgenland (Austria)

8 de octubre de 2016

Distancia: 29,80 km.

Ascenso total: 29 m.

Descenso total: 31 m.

Altura máxima: 142 m.

Altura mínima: 112 m.

Valoración: 5,5

Tiempo de marcha: 7 h. 30 m.

Velocidad media: 4,1 km/h

Señalización: Regular y escasa


He dormido como un señor, la habitación estaba genial, nos dimos una buena cena acompañados de una botella de vino austriaco y hasta las 7 no he dado señales de vida.
Después de desayunar dejamos la pensión Hauswirth para comenzar la etapa del día que nos lleva hasta Nickelsdorf, etapa bastante anodina con mucho asfalto y rectas interminables entre los campos del este de Austria.
Hay un viejo cementerio judío en Kittsee y creo que no debíamos perderlo por lo que decidimos ir a verlo, tardaríamos media hora mas o menos y es lo que hicimos. Después de la visita, seguimos la carretera que nos saca del pueblo de Kitsee, al pasar bajo un paso superior, tomamos un desvío por asfalto a la izquierda, grandes tractores y maquinaria agrícola se dirigen a los campos para recoger la cosecha o preparar la tierra. Cruzamos un paso a nivel del ferrocarril e inmediatamente giramos a la derecha siguiendo una interminable pista de asfalto. Grandes campos de maíz y colza a ambos lados en una extraordinaria tierra de cultivo, puestos de avistamiento de aves como el de las avutardas y gran cantidad de venados que corretean entre los campos, refugiándose entre el maíz cuando ven a alguien sospechoso. Nos acercamos a Pama, volvemos a cruzar la vía de ferrocarril para seguirla por el lado contrario, a la derecha un gran silo de cereal, decorado con pinturas llamativas. Cruzamos de nuevo la vía por un nuevo paso a nivel para seguir ahora una pista asfaltada de bicicletas que circula junto a la carretera, en un momento determinado, la carretera sirve de frontera, a mi izquierda Slovaquia, a mi derecha, Austria.
Llegamos a la capilla Wallfahrts en Zeiselhof, pasamos a visitarla pero la señora de la limpieza nos prohibe la entrada, dice que es privado, no puedo decir nada, no soy de los que contribuyo con la x en la casilla de la iglesia. Frente a la iglesia, al otro lado de la carretera en Slovaquia, un tractor prepara la tierra en un campo interminable de mas de 130 Ha.
Legamos a Deustch Jahrndorf vemos un café y hacemos una parada, como días atrás, ya hay gente tomando cerveza y comiendo un par de platos a primera hora de la mañana, Paul aprovecha y pide un dulce con nata, luego le tocará espiar sus pecados con sus problemas de azúcar.
Salimos del pueblo siguiendo nuevamente por asfalto por una recta carretera, a la derecha, una pareja de soldados austriacos de aduanas controlan, bastante aburridos, el paso de vehículos y de algún que otro caminante, los saludamos y continuamos hasta llegar, un kilómetro adelante al triángulo fronterizo que une las fronteras de Austria, Slovaquia y Hungria, zona con varias esculturas y una mesa triangular con los correspondientes escudos situados en los lados correspondientes. Hacemos una parada y aprovechamos para comer.
Volvemos sobre nuestros pasos nuevamente hasta el punto de vigilancia, ahora para tomar otro camino paralelo a la frontera húngara, una larga pista de seis kilómetros en linea recta. Cuando vamos caminando por ella, se acerca por detrás un coche militar con cuatro militares austriacos que nos piden la documentación, hay bastantes problemas en estas fronteras con los refugiados sirios, iraquíes y afganos, ningún problema con nosotros, enseguida preguntaron lo que hacíamos por la zona, demandando datos de nuestra travesía, al poco tiempo continuaron la vigilancia. El camino se encuentra lleno de cereales por el suelo para alimentar perdices y faisanes, por cierto que se ve multitud de ellos y comederos para los ciervos para evitar que destrocen los campos de maiz.
Cuando llega el fin de la interminable recta, tomamos un nuevo desvío a la izquierda igualmente por asfalto que cruza la vía de ferrocarril por un nuevo paso a nivel y entra en la localidad de Nickelsdorf, hacia la mitad del pueblo cercano a la iglesia se encuentra nuestro alojamiento Zimmer Brauer. Maria, una señora muy religiosa, católica nos recibe amablemente y nos enseña nuestra habitación, con un biblia en cada mesilla, por supuesto.

Alojamiento Zimmer Brauer 6
Desayuno Zimmer Brauer 6
Relacion calidad/precio 6

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta