• Foto de 108ª E4 'Voralpenweg 07' Frauenkirchen-Morbisch am See
  • Foto de 108ª E4 'Voralpenweg 07' Frauenkirchen-Morbisch am See
  • Foto de 108ª E4 'Voralpenweg 07' Frauenkirchen-Morbisch am See
  • Foto de 108ª E4 'Voralpenweg 07' Frauenkirchen-Morbisch am See
  • Foto de 108ª E4 'Voralpenweg 07' Frauenkirchen-Morbisch am See
  • Foto de 108ª E4 'Voralpenweg 07' Frauenkirchen-Morbisch am See

Dificultad técnica   Moderado

Coordenadas 471

Fecha de subida 29 de octubre de 2016

Fecha de realización octubre 2016

-
-
166 m
133 m
0
8,6
17
34,22 km

Vista 65 veces, descargada 0 veces

cerca de Frauenkirchen, Burgenland (Austria)

10 de octubre de 2016

Distancia: 34,22 km.

Ascenso total: 33 m.

Descenso total: 1 m.

Altura máxima: 166 m.

Altura mínima: 133 m.

Valoración: 7,5

Tiempo de marcha: 7 h. 50 m.

Velocidad media: 4,5 km/h

Señalización: Regular


Hemos puesto el reloj a las 5 de la mañana y no es que el recorrido fuera excesivamente largo, unos 32 km. previstos, el caso es que en la ultima parte de la etapa debíamos cruzar el Lago Neusledler en un barco que lo hacia cada dos horas entre las 10 y las 16 pero que como no hubiera un mínimo de cuatro personas el barco no salia. La idea era llegar antes de las 14 para tener un par de oportunidades, con el de las 14:00 h y con el de las 16:00 h. pero vayamos por parte.
Es completamente de noche cuando salimos del estupendo apartamento donde hemos dormido, hemos localizado una panaderia-cafetería que abre a las 5 de la mañana y sobre las 6 estamos saliendo, ya comienza a amanecer.
Salimos de Frauenkirchen por una carretera sin arcén, todavía no hay suficiente luz y debemos ir a la cuneta para evitar los coches que van a trabajar a Frauenkirchen. Giramos a la izquierda para tomar una carretera que se dirige a las termas de St. Martins pero no llegamos, salimos de la carretera y tomamos pistas de bicicleta asfaltadas hasta llegar a las inmediaciones del Lago Zicks, un grito ensordecedor rompe la tranquilidad de la mañana, muchas aves que tienen sus dormideros en el lago comienzan a remontar en grandes grupos para dirigirse a los comederos con ese graznido característico.
A la entrada del lago hay un gran camping que lo recorre casi al completo por el este a pesar de ser un gran lago. Cuando termina el camping, seguimos el borde del lago, aun quedan gran cantidad de aves de diferentes especies en todo el recorrido, hasta llegar a un grupo de casas de campo donde ya nos apartamos para volver a coger alguna que otra pista de bicicletas, pero enseguida llegamos a un páramo donde no hay nada de nada, entramos en el Parque Nacional Neusiedler, no podemos salir del camino, hay señales de stop por todos lados y señales de zona de nidificación de aves, grandes grupos levantan el vuelo a nuestro paso, a pesar de caminar sigilosamente. En el páramo, se encuentran pozos muy antiguos con sistemas de contrapeso para sacar el agua y algunas chozas de paja muy bien construidas y vistosas. Pasamos el Lago Lange, uno mas de los muchos lagos y humedales que conforman este Parque Nacional.
Llegamos a Apetlon, ciudad de entrada al parque, llevamos cuatro horas caminando y 20 kilómetros es hora de parar y tomar un café, lo hacemos a la salida del pueblo, tiene unos dulces típicos de la zona, una especie de enrejado relleno de crema de queso fresco y mermelada de albaricoque, la verdad que son deliciosos.
Salimos de Apetlon y en un par de kilómetros entramos en Illmitz, desde aquí nos quedan cinco kilómetros para coger el barco y son las 11 de la mañana, apretamos el paso para coger el de las 12 y llegamos justo al momento que iba a partir, sin problemas, ya iban otras seis personas por lo que aprovechamos y subimos, 6,5€ para cruzar el gran lago Neusledler, con un largo de unos 30 km. Y un ancho de 4 o 6 km. en su parte mas ancha.
Llegamos a Morbisch, un puerto turístico en una ciudad que se se encuentra a 2,5 km del puerto, mucho alojamiento para una ciudad vacía, lunes de mes de octubre no se ve un alma por la calle y el frío es terrible, comenzara a nevar si comienza a llover.
Llegamos al apartamento reservado pero no tiene calefacción, era imposible estar en la habitación, por lo que cogimos la mochila y nos fuimos a buscar otro, teníamos mucho donde elegir, cogimos la Pensión Helena, una señora rusa, muy amable, la habitación bastante básica pero económica y con calefacción e internet, suficiente para nosotros. Hemos salido a comprar para la cena, parece que esta tarde lloverá.

Alojamiento Pension Helena 6
Desayuno Pension Helena 9
Relacion calidad/precio 8

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta