Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  7 horas 34 minutos

Coordenadas 1708

Fecha de subida 12 de marzo de 2011

Fecha de realización enero 2011

-
-
2.117 m
956 m
0
4,4
8,9
17,74 km

Vista 1002 veces, descargada 12 veces

cerca de Bélmez de la Moraleda, Andalucía (España)

Nuestro comienza junto a la casa rural “Balcón de Mágina”. Seguimos la pista que en suave ascenso se acerca al barranco del Gargantón y sin cruzarlo, continuamos a la izquierda durante unos 300m el camino de la Solera hasta el comienzo del sendero que aparece marcado con un hito a nuestra derecha.
Seguimos el sendero que en suave ascenso y luego descenso se aproxima de nuevo al río, cruzándolo 4 veces para volver de nuevo al margen izquierdo (derecho topográfico) justo en frente del nacimiento del Gargantón.
El sendero sigue paralelo al barranco, ya sin agua, y vira hacia el oeste, siguiendo el barranco lateral que viene de esta dirección. Más adelante lo cruza y asciende por la ladera opuesta (a nuestra derecha) y en sendero pedregoso y semideshecho continúa ascendiendo acercándose más adelante, de nuevo al fondo del barranco.
Encontramos aquí una bifurcación. Seguiremos la de la derecha que adentrándose en un nuevo barranco lateral, asciende rodeado de pinos hasta un pequeño collado, desde el cual, se divisa todo el barranco del Gargantón. Al fondo vemos el pueblo de Cabra de Santo Cristo y más lejos las sierras del Pozo, Filabres, Sagra, etc.
Al noreste de este collado divisaremos otro más amplio, al cual nos dirigiremos. Aquí encontraremos una fuente de aguas cristalinas y repletas de renacuajos, lo que muestra su gran calidad (los ruteros saciaron sin reservas su sed y a la hora de esta redacción se encuentran en perfecto estado de salud)
Este paraje podríamos llamarlo “de las figuritas” pues es increíble la gran cantidad de pináculos calizos y otras formas que la naturaleza ha creado sobre la roca. A todos ellos podríamos ponerle un nombre pero prefiero dejar este trabajo a la imaginación de los que los que tengáis la suerte de poder contemplarlos.
A partir de este punto los pinos comienzan a escasear siendo sustituidos por las agrestes sabinas. Estos pequeños árboles son conocidos por su resistencia al frío y al sol, y también por su habilidad para encaramarse en aquellos lugares donde difícilmente lo hace un cristiano. No queremos adelantaros más. Ataos bien las botas, apretad el culo y agarrad bien el bastón.
Así ascenderemos sin prácticamente sendero por un lapiáz descarnado sembrado de sabinas y piornos, hasta vislumbrar el refugio que corona nuestro ansiado y bien llamado Miramundos.
El descenso no es al principio fácil pues continúa por rocas fragmentadas cubiertas de sabinas rastreras y piornos hasta el collado del Puerto o Bolos. Lo iniciamos en dirección sureste, virando al sur rumbo al collado y en esta misma dirección hasta acercarnos al Barranco de las Covatillas. Cruzamos el barranco y lo seguimos por su margen derecha en dirección suroeste, virando más adelante al Oeste, para cruzar el Barranco contiguo, llamado del Buey y seguir en esta dirección durante unos 800 metros más. Viramos entonces al sur y buscamos de nuevo el Barrando de las Covatillas, cruzándolo de nuevo y siguiéndolo en paralelo a la vez que nos alejamos. Pronto encontraremos un nuevo barranco a nuestra izquierda, el de la Tosquilla. Nuestro último tramo consistirá en descender por el espolón que separa ambos barrancos hasta el cortijo de Vista Alegre, cerca de la carretera Huelma-Cambil, donde nos espera el autobús.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta