• Foto de 115ª E4 'National Blue Trail' Üdülök-Sümeg
  • Foto de 115ª E4 'National Blue Trail' Üdülök-Sümeg
  • Foto de 115ª E4 'National Blue Trail' Üdülök-Sümeg
  • Foto de 115ª E4 'National Blue Trail' Üdülök-Sümeg
  • Foto de 115ª E4 'National Blue Trail' Üdülök-Sümeg
  • Foto de 115ª E4 'National Blue Trail' Üdülök-Sümeg

Dificultad técnica   Moderado

Coordenadas 489

Fecha de subida 9 de noviembre de 2016

Fecha de realización octubre 2016

-
-
225 m
107 m
0
7,9
16
31,66 km

Vista 52 veces, descargada 1 veces

cerca de Szajkpuszta, Vas megye (Magyarország)

17 de octubre de 2016

Distancia: 31,66 km.

Ascenso total: 180 m.

Descenso total: 92 m.

Altura máxima: 225 m.

Altura mínima: 107 m.

Valoración: 6,5

Tiempo de marcha: 8 h. 40 m.

Velocidad media: 3,8 km/h

Señalización: Excelente

Elisabeth nos ha preparado un café con unos huevos revueltos para desayunar, hemos tardado poco en comerlos, nos hemos despedido y hemos arrancado de este buen apartamento.
Desde Üdülök salimos acompañados por la ruta verde, por un camino paralelo al río con bastantes zonas inundadas y empantanadas, cuando suba un poco el río será imposible andar por aquí. El camino verde se desvía al sur, nosotros vamos al este, en Hungría los bosques están totalmente encuadrados, a la hora de cortar o replantar saben la cuadricula mas antigua o donde tienen que poner las semillas. En estos caminos, las ranas van de un charco a otro sin nada que les impida su circulación, en este terreno poco permeable. Llegamos a una pista asfaltada, estos terrenos me machacan los pies sobremanera, menos mal que no ha sido mucha distancia y entramos en un bosque muy frondoso cargado de vegetación con el paso justo para pasar. Llegamos a un claro, tres personas mayores se dedican a limpiar una cuadricula del bosque, por aquí todavía hay gente que no tiene conciencia de lo que tiene y se dedica a tirar la basura por estos lugares, con unos maravillosos bosques que deben cuidar, como hacen en otros espacios protegidos que se encuentran en perfectas condiciones.
Encontramos dos senderistas húngaros que van haciendo el National Blue en la misma dirección que nosotros, pero no tienen muchas ganas de comunicar por lo que continuamos, aunque vamos haciendo la goma con ellos, nossotros pasamos cuando ellos descansan y viceversa. En uno de los caminos que se encuentran plagados de charcos vemos una culebra dorada preciosa, es pequeñita pero no había visto ninguna igual, creo que puede tratarse de un Lución pero no soy experto. Giramos al sureste y hacemos un pequeño descanso, los senderistas húngaros nos pasan en otro magnifico bosque antes de llegar a la vía del tren que cruzamos por un paso superior, ahora seguimos una carretera unos cientos de metros, por supuesto sin arcén hasta desviarnos a la izquierda, nos volvemos a meter en el bosque con gran cantidad de charcos y barro, una de las zonas tienen rodadas de medio metro de altura hasta salir del bosque y volver a los campos, grandísimos e interminables campos que se pierden en la lejanía. De nuevo seguimos una carretera mas o menos de kilómetro y medio hasta girar a la derecha en un gran maizal que están recogiendo con grandes tractores y remolques, este campo tiene un largo de mas de tres kilómetros medidos con el gps. Por el camino cruzamos con una nueva pareja de senderistas, un chico y una chica, bastante mas comunicativos, perdimos un rato hablando con ellos, se sorprendieron de llevar poca documentación, nosotros nos apañamos con el mapa y el gps, ella llevaba media biblioteca debajo del brazo. A los otros dos los hemos vuelto a pasar hace rato y ya los hemos perdido de vista, hacemos un nuevo descanso y comemos unas galletas.
Seguimos ahora un recto camino entre campos, llegamos a la aldea de Kisvásáherly, la gente nos saluda sorprendida de ver gente de fuera, un hombre nos saluda mas efusivamente, sabe algo de ingles y habla con Paul, le preguntamos por un sitio para tomar café, esta llegando la furgoneta de las provisiones, dice que esperemos que a veces lleva café, pero el hombre lleva un poco de todo pero nada de café, nos despedimos del señor y continuamos nuestro camino. Al salir del pueblo cogemos uno a la derecha que sigue entre avellanos hasta llegar a la carretera que se dirige a Sümeg y lo que esperábamos, debemos continuar por ella durante cuatro kilómetros, sin arcén y con bastante trafico, aquí no hay donde esconderse. Al fondo, el magnifico castillo de Sümeg. A la entrada del pueblo cruzamos la vía de ferrocarril y giramos a la derecha para pasar por la trasera de la estación, subimos una calle hasta llegar a una iglesia. Vamos rodeando el castillo hasta llegar a Csarda, una ciudad medieval donde se celebran a menudo lances medievales a caballo y luchas de caballeros, una zona ideal para disfrutar tanto los niños como los que no son tan niños. Tienen un magnifico restaurante con el servicio vestido al estilo medieval, donde Paul y yo tomamos un café con un delicioso dulce típico de aquí, y de aquí a localizar el apartamento.

Alojamiento Katica Vendeghaz 8
Relación calidad/precio 8

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta