-
-
1.234 m
740 m
0
2,0
4,0
8,1 km

Vista 72 veces, descargada 0 veces

cerca de Agres, Valencia (España)

Cómo llegar:
Saldremos de Algemesí por la CV-42 con dirección a la población de Alzira, para desde allí dirigirnos hacia la de Benimuslem por la CV-550 y desde allí continuaremos con dirección a la población de Alberique, en donde conectaremos con a la A-7, Autovía del Mediterráneo, continuando ahora, con dirección a Albacete. Tomaremos el desvío en la salida nº 640 con dirección a la población de Cerdá, por la CV-40, Carretera de Xativa-Alcoy, pasaremos por el túnel de la Olleria, y poco después dejaremos a nuestra derecha la población de Aielo de Malferit. Seguiremos por la A-7 hasta llegar a las proximidades de Muro de Alcoi, en donde abandonaremos la A-7 y entraremos en la población por la N-340 antigua carretera de Valencia. Antes de entrar en la población, debemos desviarnos justo antes de llegar a la gasolinera que vemos a la derecha y seguir por la carretera CV-700 con dirección a Agres. No se debe entrar en la población (que tiene mucha pendiente y calles estrechas, justo en una curva, hay que desviarse a la izquierda, siguiendo las indicaciones que veremos, junto a un poste informativo de Agres, con indicaciones al Santuario, les caves y refugio, por un camino asfaltado, estrecho y de gran pendiente, que nos hará pasar junto a la Torreta, un cartel de l´Ombria de Mariola y el Área Recreativa del Molí Mató (Refugi Zamorano) hasta llegar a la parte alta de Agres y de allí al Área recreativa del Santuari de la Mare de Déu d´Agres, en donde aparcaremos nuestro vehículo y daremos comienzo a nuestra ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta discurre por las cercanías de Agres.
Hemos elegido esta ruta, que ya había realizado en otra ocasión, con la esperanza de encontrarnos durante el camino con las primeras nieves de este invierno. Partimos del área recreativa del Convent d’Agres, que cuenta con mesas de piedra y madera, restaurante y fuente. Iniciaremos la ruta por el margen izquierdo del santuario, junto a una fuente veremos un panel indicativo del sendero PR-CV 27, sendero que seguiremos hasta llegar al refugio Montcabrer. Sendero que desde sus comienzos podremos ver el Barranc del Molí y la población de Agres con su fisonomía característica, deslizándose por la pendiente de la montaña.
En pocos metros nos situamos a los mismos pies del santuario. Desde los primeros momentos al comienzo de nuestro recorrido nos encontramos con la compañía de nieve. La senda, bastante empinada al principio, se adentra en el poblado y sombreado Barranc de l’Assut, que se junta aguas abajo con el Barranc del Molí, donde se construyó el azud, con el fin de regular el abundante caudal. Veremos unas indicaciones de senda del Teix a nuestra izquierda, pero nosotros continuaremos, tomando la senda de la derecha con las marcas blancas y amarillas. La senda continua elevándose, encontrando muchas travesías que han ido abriéndose durante años, con tal de evitar la incipiente erosión, recomendamos seguir siempre la opción de menor pendiente. Atravesaremos la ladera colonizada por un interesante matorral mediterráneo con pino carrasco, y nos encontraremos aparte de las señales blancas y amarillas del PR con unas indicaciones metálicas de Parque natural que nos irán acompañando en nuestro camino. El manto de nieve comienza a ser continuo y con un espesor bastante considerable. Poco a poco iremos dándonos cuenta de la cautivadora panorámica que va emergiendo a nuestras espaldas. Y la presencia de la nieve se hace cada vez mas patente, aumentando el espesor de la misma.
Llegaremos a cruzarnos con una pista forestal que por nuestra izquierda conduce al barranco de la Teixera d’Agres, pero nosotros la cruzaremos y seguiremos hacia arriba, continuando por senda hasta llegar a las inmediaciones del Refugi del Montcabrer del Centro Excursionista de Alcoy, donde unos metros antes y a nuestro izquierda se localiza la Cava del Teix, construida en el s.XVIII, situada a 1206 metros de altitud, diámetro interior de 6 metros y capacidad de 200 metros cúbicos, la cual no conserva su bóveda, y que pasa prácticamente desapercibida por estar totalmente cubierta de hiedra y algunos arbustos, que ocultan su situación, y en esta ocasión la nieve disimula mas su situación. En esta ocasión no nos acercamos a visistarla pero se encuentra a tan solo unos metros. Continuamos por la pista y ya se divisa entre los arboles el refugio del Moncabrer.
A esta altitud será fácil encontrar la carismática y apreciada salvia de Mariola y el punzante diorno azul, bien adaptado al viento y las heladas. A nuestra izquierda y coronando la cima del Molló del Teix, también conocido como Comptador, se encuentra enclavada la caseta de vigilancia. Este punto ofrece una situación privilegiada desde donde podemos contemplar el colosal Montcabrer, los valles interiores de Mariola, el Recingle y la Cava Gran, la Valleta d’Agres y las comarcas de la Vall d’Albaida y la costera, el Benicadell, el pantano de Beniarrés y la Safor al fondo, Albureca, Almudaina, la Serrella y Aitana.
Llegamos junto al edificio del refugio Montcabrer y nos encontraremos, en la parte posterior del refugio, con el cruce de una pista forestal, y a nuestra derecha un panel indicativo del GR, y frente a nosotros otro panel informativo, si miramos por la parte derecha del panel veremos al fondo la Cava Gran.
Ahora la presencia de la nieve ya es total, y con un espesor de unos 20 centímetros, el espectáculo es magnífico.
Continuamos caminando por la pista junto al refugio, y para continuar el itinerario seguiremos por nuestra izquierda por la pista forestal que desciende en dirección a la Cava Gran (también llamada Cava Arqueada), símbolo inequívoco de esta sierra. Esta cava es de planta hexagonal, de mampostería regular trabada con mortero y sillería. En su parte exterior, al este, destaca un muro de contención de trazado poligonal que se alza a la altura del depósito y ofrece una plataforma empedrada.
La planta interior es circular de 14´90 metros de diámetro y una profundidad de 12 metros entre su nivel exterior y su base, sobre la que ha crecido algún árbol. La capacidad del depósito se calcula en unos 1960 metros cúbicos.
Las paredes están parcialmente cubiertas de yedra y se observa una mampostería irregular con ausencia de mortero. En su cubierta se conservan características arcadas de sillares sobre las que se apoya una estructura de madera y teja. La nieve se acumulaba en el interior por cada una de sus 6 puertas de acceso, una en cada parte de su hexágono.
Bajo la puerta norte hay una estancia abovedada, que desemboca en otra puerta por donde se realizaban las extracciones de nieve, junto a esta habitación existe una fuente de agua. Por esta puerta podemos acceder a su interior, y por medio de una escalera metálica, descender hasta su base. Desde el interior la vista es espectacular
Su gran capacidad de almacenamiento atestigua y corrobora la tradición del antiguo comercio de la nieve en la Mariola, especialmente dirigida a la comarca de la Costera y la Ribera. La tipología de la edificación sitúa su época de construcción entre los siglos XVII y XVIII. Estuvo en plena explotación comercial hasta 1906 y de forma esporádica hasta los años 30 durante la Guerra Civil, momento en el que se desmanteló su cubierta. Esta vez por fin la encontramos restaurada.
Una vez visitada la cava, volveremos sobre nuestros pasos hasta el Refugio y en la parte derecha encontramos un par de mesas con bancos de piedra, lugar que hemos elegido para dar cuenta de nuestros almuerzos. Una vez finalizado el imprescindible almuerzo regresamos a la pista forestal frente a la puerta del refugio, en donde continuaremos por nuestra derecha, dejando el refugio a nuestra derecha, en suave descenso. Encontraremos la pista totalmente cubierta de nieve. Ahora podremos contemplar en todo momento un paisaje bellísimo, con la Valleta d’Agres y las sierras que la cierran en el horizonte.
A lo largo del camino encontraremos numerosas especies típicas del matorral mediterráneo con un estrato arbustivo compuesto por enebro, coscoja, aliagas, romero, brezo, torvisco, jaras y otras plantas de menor porte como la manzanilla borde, el tomillo, y la uña de gato, colonizando fisuras y agujeros a la vera del camino. Al tiempo que descendemos, podemos encontrar señales de alguna garduña, zorro o jabalí. En verano es más fácil encontrar algún reptil como la culebra de escalera. Después de varias curvas, veremos una valla de troncos de madera a nuestra derecha, desde donde podemos obtener unas bonitas vistas del Santuario, después de rebasar esta valla y un par de curvas, el camino pasa por la conocida en Agres como la Font del Tío Rufino, que encontraremos a la izquierda del camino. Seguiremos descendiendo por la misma pista forestal, e iremos dejando atrás la nieve conforme vamos descendiendo, y la pista de tierra al final se convierte en cementada, para acabar cruzándonos con un camino asfaltado, que de seguir hacia la izquierda, nos conduciría al área recreativa del Molí Mató, donde se conserva uno de los mejores ejemplos valencianos de vegetación asociada a fuentes y manantiales, sobre una tosca de extraordinarias dimensiones. Nosotros giraremos a nuestra derecha para regresar al punto de inicio, llegando junto a las primeras casas del pueblo y continuando por el camino del Convent, flanqueado por monumentales cipreses que nos dan la bienvenida de nuevo, por delante de las cavidades conocidas como Les Coves del Bou.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.agres.es
Hasta pronto.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta