Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  4 horas 19 minutos

Coordenadas 1314

Fecha de subida 20 de febrero de 2017

Fecha de realización febrero 2017

-
-
403 m
2 m
0
2,8
5,6
11,26 km

Vista 336 veces, descargada 35 veces

cerca de Esteiro, Galicia (España)

La Ría de Muros y Noia es protagonista de excepción de esta ruta.
Nuestra caminata comenzaba en el Área de Lecer de Esteiro.

Lo primero que visitamos es La Iglesia de Santa Mariña que junto con algún cruceiro pondrá la nota religiosa a la jornada.

Luego, nuestros pasos nos llevan por callejuelas estrechas mostrándonos las sencillas casas marineras orgullosas de sus hórreos de piedra.

Comenzamos después un ascenso a través del bosque caminando a través de muros antiguos cubiertos de verde musgo. La senda se va empinando cada vez más. Tomamos un respirito mientras contemplamos la llamada “Pedra das Pías”. Una columna de granito en donde se pueden distinguir grabados rupestres, letras, cruces uy otras inscripciones junto con cazoletas y hendiduras.

Algo más adelante nos encontramos con gran abundancia de formaciones rocosas más o menos agrupadas que curioseamos detenidamente. Seguro que encontraréis diversas esculturas formadas por la acción de la Madre Naturaleza y que os provocarán una sonrisa al contemplarlas. Desde diversos puntos podréis atisbar el azul del mar.

El camino ahora se estrecha y el caminante lleva sus andares a través de pasadizos entre las grandes moles graníticas.

Y, así rodeados de piedras por todas partes llegamos así al emplazamiento de “A Pedra do Cadro”. El enclave es una verdadera atalaya sobre La Ría de Muros y Noia.
Que se presenta en toda su amplitud y esplendor a los ojos del senderista que hasta allí llega.
En la cima os llamarán la atención el gran número de oquedades erosionando las rocas y en donde se estanca el agua de la lluvia. Te muevas por donde te muevas todo es un perfecto balcón hacia el océano.
Contemplando todo esto desde aquí arriba nos reafirmamos cada vez más en la idea de que vivimos en un auténtico paraíso entre mar y montaña: Galicia.

Continuamos camino y la belleza de la ría permanecerá con nosotros durante largo rato. El paisaje vegetal que vemos ha cambiado pero continúa salpicado de manchas rocosas a uno y otro lado. Pétreas figuras grisáceas siguen con atención nuestros movimientos. Mimetizadas con el ambiente miran altivos a quienes se atreven por sus dominios.

Pequeños matojos y algún que otro pino estilizado aquí y allá pueblan estos parajes.

Salimos del pedregal, nos dejamos llevar por una amplia pista y tras un descenso nos encontramos el alegre discurrir del Río Maior. A veces sus aguas forman bonitos rápidos.

En sus orillas algún viejo molino acompañado de vegetación propia de ribera, laurel real y también castaños y algunos alcornoques.

Cruzaremos una rústica pontella y por un paseo de tablas desvencijadas pegado al río, nos iremos acercando al final de nuestra andaina.

Reseñar que aunque la ruta está marcada se echan en falta multitud de marcas sobre todo en puntos conflictvos por lo que es muy necesaria la ayuda del GPS para realizarla sin contratiempos.

Cuando nosotros la realizamos los caminos se encuentran despejados sin nada que impida el paso del caminante.

Ver más external

1 comentario

Si quieres, puedes o esta ruta