Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  6 horas 5 minutos

Coordenadas 1445

Fecha de subida 11 de marzo de 2017

Fecha de realización marzo 2017

-
-
915 m
402 m
0
3,8
7,6
15,26 km

Vista 280 veces, descargada 7 veces

cerca de Rebedul, Galicia (España)

Se trata de una de las rutas más bonitas existentes en el municipio de Becerreá, dentro del espacio natural de Ancares, en la que se pueden contemplar bellos paisajes y, sobre todo, excepcionales bosques autóctonos de gran valor ecológico, admirando numerosos elementos etnográficos como molinos, minicentrales eléctricas, ouriceiras, construcciones típicas, cascadas, antiguas minas, etc, y visitando un buen número de pueblos y aldeas de la zona. Es de destacar también que más del 60 % de la ruta discurre por zonas de sombra y vegetación autóctona de castaños, robles y otras especies autóctonas.

Partimos de la aldea de O Couso, situada a unos 800 metros de altitud, desde la cual se puede obtener una visión fantástica de toda esta parte de la sierra de Ancares, con numerosos pueblos y toda una sucesión de valles y montañas de perfil suave característicos de esta región. Desde esta aldea comenzamos a caminar por senderos de poco uso que comienzan a descender hacia el valle. La ruta en esta parte resulta cómoda ya que discurre en descenso ofreciendo además grandes vistas, prados y vegetación multicolor que resultan una delicia para el caminante.

Bordeamos el monte O Aguillón (844 m.) y llegamos a la segunda aldea de la ruta: Santa Eulalia de Quintá (Quintá de Cancelada),sede de la ASOCIACIÓN CASTAÑO Y NOGAL, interesante aldea situada a 610 m. de altitud con buenos ejemplos de arquitectura tradicional de la zona y que cuenta con algún resto de pallozas, las antiguas viviendas de techo de paja de centeno por excelencia de la sierra, antes presentes en la mayor parte de Ancares y ahora casi desaparecidas.

Desde Quintá, proseguimos la ruta caminando por un sendero más estrecho que se bifurca en el Teso das Tablas, tramo de ida/vuelta, desde cuya ladera se divisa una bonita panorámica de la rica vegetación y paisaje del río Donsal, camino de la Fraga de Valiñas, donde podremos observar varios y valiosos elementos etnográficos de la zona entre los cuales se hallan varias ouriceiras, construcciones donde se almacenaban los erizos de las castañas para que maduraran y soltasen fácilmente el fruto; y una minicentral eléctrica que suministraba la luz a la aldea de Quintá.

Al llegar al punto de retorno en el souto de O Carballal, regresamos a la bifurcación en O Teso das Tablas, girando luego a la derecha para retomar la ruta, introduciéndonos en bellos bosques con gran variedad de vegetación y muchos tipos de árboles, destacando impresionantes castaños en la zona conocida como Son-A Móa.

Salimos a la carretera y, después de unos 100 metros, en el km. 15, nos desviamos a la derecha por un souto de castaños y los prados de As Veigas, todavía en la aldea de Quintá.

Tras enlazar con el viejo camino de carro de Quintá a Sevane, cruzamos el río Donsal, sobre un puente de madera y seguimos por el antiguo camino hasta llegar a Sevane (576 m.), bonita aldea en una loma con un castro y algunas construcciones típicas entre las cuales se halla algún hórreo de paja. Desde aquí seguimos la ruta bajando de nuevo hasta el río Donsal, pudiendo visitar la antigua mina de Sevane que queda a la izquierda.

Después de un giro brusco a la izquierda, señalizado, nos encontramos con la minicentral eléctrica de Sevane y su cascada escalonada, preciosa cuando el río lleva abundante agua, no dejar de visitar la parte superior de la misma accediendo por la derecha del salto inferior.

Seguimos por el medio de bosques mixtos y soutos de castaños, siempre en las cercanías del río Donsal, pudiendo contemplar algunos molinos en los prados de A Cortella (Casa do Medio y de Bataneiro) y una ouriceira cuadrada, para luego ascender por camino de carro hasta llegar a la aldea de Buisán, que cuenta con la capilla de San Xoán Decapitado, situada en un alto a la salida del pueblo, si bien queda fuera ahora del itinerario de la ruta señalizada, en el caso de que el senderista opte por ir por A Cogoma, camino de la aldea de Arroxiña.

Desde Buisán tenemos dos opciones: o bien coger un camino que desciende vertiginosamente entre un bosque de pinos hasta llegar al río, cruzar el puente y alcanzar Cabana; o bien otra opción más bonita y recomendada por la ASOCIACION CASTAÑO Y NOGAL, que es desviarnos hacia la aldea de Arroxiña, por la ladera de A Cogoma, con bellas vistas de la aldea de Penamil, Mazaira, montes de Tucende, de Bullán, así como del entorno de Cabana de Cervantes, alcanzando de nuevo el río y cruzando el puente para llegar de nuevo hasta Cabana, punto final de nuestro recorrido.

Distancia: 18 km
Duración: 6 horas

NOTA: Desde Buisán existen dos variantes: esta misma que es la variante de Arroxiña, la más recomendable y bonita, con hermosas vistas del valle del río Navia, y la variante de Cabana, con algo menos de distancia y un descenso brusco y algo duro por el medio de un pinar y no muy señalizada.

Enlace variante bosque de Cabana:http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2318843

LA RUTA QUINTÁ-RÍO DONSAL

La Asociación Castaño y Nogal promovió e impulsó administrativamente entre octubre de 2009 y marzo de 2010 la rehabilitación y construcción de una ruta por tramos de un antiguo Camino Real de Castilla a Galicia, para la práctica del senderismo por los márgenes del Río Donsal, afluente del Navia, y su entorno próximo, que luego ejecutó entre agosto de 2010 y agosto de 2011.

Este proyecto- memoria fue redactado por el actual presidente de la Asociación Antonio Alvarez Gonzalez y el arquitecto del COAG Julio López Mouriño. El primer tramo del proyecto de sendero, fue ejecutado entre el 8 y el 28 de agosto de 2010, mediante la organización de un Campo de Trabajo Internacional, con la participación de 15 voluntarios de 10 países y dos continentes (Europa y Oceanía), seleccionados por la ONG “Servicio Civil Internacional” (SCI) y cooperantes locales, poniendo en valor y adecuando una zona que antes estaba en un absoluto abandono e intransitable.

Con posterioridad, en agosto de 2011, la asociación organizó un segundo Campo de Trabajo Internacional con 9 voluntarios de 6 países y dos continentes (Europa y América), con el objetivo de limpiar y acondicionar de nuevo el sendero, poniendo de relevancia los valores etnográficos y naturales por los cuales discurre el itinerario.
Este año 2012 se llevó a cabo el III Campo de Trabajo con otros 10 voluntarios, una de ellas llegada desde Siberia.

Con este proyecto, la Asociación Castaño y Nogal pretende dinamizar la Zona y poner al descubierto riquezas etnográficas ocultas, abandonadas y/o en fase de desaparición, en una zona de progresiva despoblación y envejecimiento de la misma, comprendida en el entorno de la Red Natura 2000, con condiciones orográficas ideales para la práctica del senderismo y para el turismo rural.

La ruta fue preparada y ejecutada sin apenas medios, sin apoyos y sin ayuda institucional y con un empeño y fuerza de voluntad encomiables para poner de relevancia una zona de gran valor ecológico, etnográfico y paisajístico dentro del espacio natural de los Ancares.

Esta ruta es por tanto el resultado de la cooperación de voluntarios internacionales y cooperantes locales y algunas firmas y establecimientos gallegos, vertebrado y organizado por un reducido equipo residente en A Coruña y familias de Quintá de Cancelada, que ha logrado incorporar a la causa intelectuales, profesionales, cantautores y medios de comunicación, incluso de Cataluña, que está asociado a valores como el voluntariado y el altruismo, que los senderistas y medioambientalistas agradecemos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta