Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  8 horas 54 minutos

Coordenadas 3333

Fecha de subida 20 de abril de 2017

Fecha de realización abril 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.289 m
603 m
0
5,5
11
21,85 km

Vista 146 veces, descargada 11 veces

cerca de Casarabonela, Andalucía (España)


    Partiendo desde Puerto Martínez, la ruta consiste en ascender las dos cotas más representativas de esta sierra: el Pico del Grajo (1.293 m.), también llamado Pico Alcaparaín o Pico Valdivia, en honor al topógrafo que da nombre a su vértice geodésico; y el Tajo de la Canana (1.182 m.), tras recorrer la meseta que separan ambas cotas. El ascenso se realiza por el sendero PR-A 271, y el descenso por la Cañada de la Cancha, rodeando la vertiente oriental de la sierra por el Camino de la Chirlita. Nos encontramos en la Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves, si bien la Sierra de Alcaparaín no está integrada aún en su parque natural.




    Puerto Martínez actúa como divisoria de las vecinas Sierras Prieta y Cabrilla. Desde este estratégico puerto parte el PR-A 271, hasta encumbrar el Pico del Grajo, aprovechando la magnífica red de senderos de herradura que recorre esta sierra, construidos con mampostería seca. Estos senderos conforman una auténtica obra de ingeniería rústica, que salvan la agreste orografía. Senderos utilizados antaño por caleros, carboneros, arrieros, leñadores, pastores, repobladores, cazadores y otros aprovechadores del monte. Hoy día recuperados por senderistas. En un primer momento nos sumergimos por un sombrío pinar resinero, jalonado por los restos de antiguas caleras.




    Conforme ganamos altura recorriendo el cómodo sendero, algunos oteaderos nos permiten contemplar Sierras Prieta y Cabrilla, que van asomando entre las copas de los pinos.




    Al ganar mayor altitud, la arboleda de repoblación desaparece, dejando paso al matorral bajo y otros árboles autóctonos aislados de bajo porte. Ya tenemos en el punto de mira nuestro primer objetivo: el Pico del Grajo.




    El sendero serpentea buscando la mejor curva de nivel. Llegamos a una baliza que indica el desvío hacia la cúspide del Pico Alcaparaín, a través de una desdibujada vereda con algunos hitos. Al hollar el vértice geodésico, las vistas eran limitadas por la rápida nubosidad de levante.




    Aún así, se abrían ventanas que permitían bonitas panorámicas del Valle del Guadalhorce y sus embalses, así como las sierras que rodean la Hoya de Málaga. En cualquier caso, la cima está algo alomada y no dispone de vistas idóneas hacia la vertiente occidental, como sí las tendremos más tarde desde el Tajo de la Canana.




    Volvemos por la vereda que nos desviamos hace un rato, para enlazar de nuevo con el marcado sendero que traíamos inicialmente. Este paraje destaca por sus arenales dolomíticos, con una caliza muy descompuesta, al contrario que el duro lapiaz de Sierra Cabrilla. Las vistas hacia el oeste van mejorando según nos acercamos al borde de la sierra.




    El sendero desciende suavemente, bordeando el ribete de las laderas occidentales, que más adelante tornarán en abruptos cantiles, alcanzando la verticalidad máxima en el Tajo de la Canana.




    Cruzamos la cabecera de la Cañada del Arroyo de los Pinos, cuyo tramo medio pasaremos al regreso. Al fondo se divisa fugazmente el pueblo de Carratraca. Asoman detrás las sierras blancas de Huma y Abdalajís. Y más cercana, la sierra bermeja de Aguas, compuesta por peridotita, de origen volcánico.




    Tras rebasar un cruce de senderos, enlazamos con una pista terriza, que va llaneando por una meseta hasta alcanzar el Puerto de Alcaparaín.




    Poco después tenemos que estar atentos para abandonar la pista y desviarnos al sendero que continúa el rumbo que llevamos. Pasamos por la bifurcación del sendero que desciende hacia la Cañada del Conejo. Un poco más adelante, con el fin de no perder la curva de nivel, abandonamos el sendero y nos desviamos campo a través hacia el Cerro de la Canana, donde nos espera su impresionante tajo por la otra cara. La vegetación es benévola y la orientación sencilla, ya que siempre tenemos la cumbre a la vista.




    Alcanzado el filo del cortado, lo recorremos hasta su punto más elevado. Las panorámicas desde esta cima son mucho más formidables que desde el Grajo.




    En primer plano tenemos el Valle del Turón, la Sierra de Ortegícar y los Embalses del Guadalteba - Turón - Guadalhorce, a los pies del pueblo de Ardales. Detrás se encuentran los inmensos llanos de la vega antequerana y la campiña sevillana, destacando la Laguna de Fuente de Piedra.




    Hacia el suroeste contemplamos las cercanas Sierras Prieta y Cabrilla, la Sierra de las Nieves y otras sierras blancas rondeñas. Incluso se divisan el Terril y el Peñón de Algámitas, techos montañeros de la provincia sevillana, así como el Torreón en Grazalema, techo provincial gaditano.




    Tras deleitarnos con las estupendas panorámicas, descendemos por una difusa vereda, aunque marcada con varios hitos, hasta enlazar de nuevo con el sendero.




    Ahora tenemos de frente vistas hacia las múltiples sierras que conforman el macizo del Arco Calizo Central. La Maroma se vislumbra en el horizonte brumoso.




    Pasamos por un espolón que actúa como un espléndido mirador, donde disfrutamos con la visión de la imponente Cañada del Conejo, cuyo sendero habíamos dejado atrás, con la intención de reservarlo para otra ocasión. Pero hoy nos centraremos en la sorprendente Cañada de la Cancha, también llamada Cañada de la Búha.




    Aunque no lo parezca, un sendero reforzado con jorfes y muretes de piedra seca, zigzaguea por la encajonada cañada, flanqueada por colosales farallones rematados por altivos pináculos. La verdad es que me ha sorprendido gratamente la excepcional belleza de esta cañada.




    Llega un punto en que se estrecha tanto la cañada, que el sendero no tiene más remedio que discurrir por el cauce seco del barranco. Con los bastones extendidos en cruz se llegan a tocar ambas paredes laterales.




    Habrá que imaginarse los saltos de agua con lluvia torrencial. Y sin embargo el antiguo sendero empedrado resiste a lo largo del tiempo con buen drenaje la fuerza del agua. Tan solo un leve desprendimiento ha obligado a corregir su trazado original.




    Es inevitable volver la mirada atrás para admirar el trayecto descendido por esta Cañada de la Cancha. Es obvio que este sendero no está tan frecuentado como otros de la sierra, ya que el matorral se empeña en ocasiones en hacerlo desaparecer. Pero afortunadamente la huella se mantiene todavía.




    El sendero desemboca en una pista abandonada y cerrada al tráfico por una cadena. Hacemos parada en las ruinas de la curiosa Casa Forestal del Guardiamarina, cuya terraza sirve además como un fabuloso mirador. Llamada así por ser la casa del guarda de estos pinares de repoblación, que suministraban madera a la Armada para la construcción de barcos. Abajo observamos el helipuerto forestal y la balsa contraincendio anexa, donde enlaza la pista muerta que traemos, caminando de nuevo al amparo del pinar. Volvemos a cruzar los cauces secos de las Cañadas de la Cancha y del Conejo.




    Al llegar a una encrucijada de pistas, continuamos en dirección a La Chirlita. Aunque pudiera parecer anodino este carril terrizo, no lo es en absoluto. Iremos vadeando sucesivas cañadas boscosas por la vertiente de la umbría, por lo que tenemos garantizada la sombra. Las vistas son muy amenas, tanto de los campos de cultivo limítrofes de almendros y olivos, como de las sierrecillas del otro lado de la omnipresente Carratraca. Pasamos por una cantera reforestada y varias intersecciones con otros caminos. Contemplamos los escarpados riscos de la Cañada del Arroyo de los Pinos, que se alzan hacia la cara norte del Grajo.




    El camino continua faldeando entre frondosos bosques. De seguirlo hasta el final, llegaríamos a Puerto Martínez. Con el fin de cambiar de terreno, prestaremos atención a un desvío hacia un nuevo sendero de mampostería, que discurre paralelo y uniforme en torno a la misma curva de nivel. Conectamos con el sendero inicial, y regresamos al punto de partida en Puerto Martínez.




    En las siguientes fotografías hay dos interesantes perspectivas. Una panorámica de la Sierra de Alcaparaín desde las inmediaciones de Puerto Martínez, al regresar en coche al atardecer hacia la carretera El Burgo — Ardales.




    Y una segunda panorámica hacia Sierras Prieta y Cabrilla, en el lado contrario. Precioso entorno.




    La vegetación predominante la forman pinos resineros y carrascos, encinas, coscojas, algarrobos, alcornoques y acebuches. Además de matorral bajo y arbustivo como sabinas, enebros, palmitos, gamones, ardiviejas, jérguenes, retamas, espartos, jaras, aulagas, pastizal de montaña y plantas aromáticas. En cuanto a la fauna, es posible el avistamiento de cabras monteses, ciervos, jabalíes, conejos, ardillas y zorros. Así mismo chovas piquirrojas, perdices, águilas y otras rapaces.
    El itinerario transcurre según el tipo de terreno: un 55% por sendero terrizo, pedregoso y mampostería, un 40% por pista terriza sin tráfico reseñable, y un 5% por vereda rocosa, campo a través y roquedal. El desnivel positivo es de 960 m. y el tiempo en movimiento fue de 7 horas 50 minutos, sin incluir las paradas. En el vídeo de abajo hay un reportaje con mi visión de la ruta, que por motivo de copyright de la música de fondo, es posible que no pueda reproducirse en dispositivo móvil, como smartphone y tablet, por lo que solo será posible visionarlo en ordenador y smart TV.




   Ver también las siguientes rutas cercanas:
Ruta Sierra de la Hidalga desde Quejigales.
Ruta Quejigales - Cañada del Cuerno - Pico Torrecilla - Cañada de las Ánimas.
Ruta Quejigales - Peñón de los Enamorados - Cueva del Agua - Yunquera.
Ruta Yunquera - Puerto Janón - Tajo de la Caína - Cañada del Saucillo.
Ruta Los Horcajos - Cerro Corona - Pico Torrecilla - Cañada de las Carnicerías.
Ruta Caucón - Tajo de la Caína - Cañada de la Perra - Peñón de los Enamorados - Peña del Cuco.
Ruta Los Sauces - Tajo de la Alberca - Tajo del Canalizo - Peñón de Ronda.
Ruta Cerro Corona - Coladilla del Tejo - Puerto del Oso - Pico Torrecilla - Puerto de los Oreganeros.
Ruta Pico Torrecilla por el Pinsapar de la Yedra desde el Llano de la Laguna.
Ruta Peñón de Ronda desde Los Sauces.
Ruta Quejigales - Senda de las Tres Cañadas - Pico Torrecilla - Cañada del Canalizo.
Ruta Cerro Alcazaba por la Senda de las Tres Cañadas desde Quejigales.
Ruta Los Horcajos - Camino de Janón - Cerro Guajarajaz - Cañadas de la Caína y de las Carnicerías.
Ruta Sierra Cabrilla desde el Llano de Cristóbal.
Ruta Caminito del Rey.
Ruta Torcal Alto de Antequera.
Ruta Pico Capilla - Embalses del Guadalhorce.
Ruta Sierra de Huma desde El Chorro.

1 comentario

Si quieres, puedes o esta ruta