Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  4 horas 5 minutos

Coordenadas 1092

Fecha de subida 30 de abril de 2017

Fecha de realización abril 2017

-
-
967 m
338 m
0
3,0
6,0
12,06 km

Vista 11 veces, descargada 0 veces

cerca de Finestrat, Valencia (España)

El Puig Campana es una cima emblemática; con sus 1.406 m de altura, se alza como un gran desafío montañero visible desde la costa alicantina de la Marina Baixa, que atrae a multitud de senderistas si hacen turismo por esta comarca.

En respuesta a tal interés, se han señalizado varias rutas que conducen a su cima o que circunvalan su entorno, una de las cuales, la PR-CV 289, es la que hemos elegido como base de nuestro recorrido.

Se parte del área recreativa de la Font del Molí, en el pueblo de Finestrat, donde uno puede abastecerse de su excelente agua de manantial. Primero por calzada asfaltada y luego por senda de gravilla, progresaremos en altura bien guiados por postes de señalización en los lugares de encrucijada y las habituales marcas blanco-amarillas de los senderos PR (pequeño recorrido).

Un primer escalón en la ladera oeste nos invita a desviarnos en el poste del Volador para asomarnos al valle desde el Alt del Realet, rematado por rocas salientes, y seguiremos después en rápido ascenso hasta los pinares que se hacen más densos según nos adentramos por la cara norte, donde encontramos un refugio de montaña llamado de los Monges.

El collado del Pouet es la encrucijada donde se juntan las rutas senderistas hacia el Ponoig y el Puig Campana, y en él nos desviaremos hacia la falda oriental de este último, pasando a pocos metros por el ramal de senda que conduce a su cima. Pronto llegaremos al punto más elevado de nuestro recorrido, cercano a la Font de la Solsida, y haremos ahí un pequeño descanso para reponer fuerzas.

Ya siempre en descenso, con tramos de cierta dificultad por ser suelos rocosos, iremos disfrutando del bonito paisaje costero en el que destaca el bosque de rascacielos de Benidorm, asombrosa y llamativa acumulación urbana. Pero también hallaremos restos de la explotación agrícola de estas tierras feraces, donde se habilitaba terreno fértil a base de terrazas para los árboles frutales, sistema hoy casi abandonado. Buen ejemplo son las ruinas del refugio del Tío Frare, antigua casa de labor con habitáculos excavados en el terraplén donde se asentaba y junto a la cual se han recuperado varios espacios para nuevas plantaciones.

Finalmente, encontraremos alguna encrucijada más y nos encaminaremos de regreso a la Font del Molí, a la que llegaremos a través de las modernas edificaciones rústicas de la urbanización Ramal de L'Oix.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta