Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  5 horas 55 minutos

Coordenadas 2366

Fecha de subida 14 de mayo de 2017

Fecha de realización mayo 2017

-
-
1.541 m
947 m
0
11
22
43,06 km

Vista 259 veces, descargada 13 veces

cerca de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (España)

La ruta sale de La Herrería y sube al Malagón por las zzz del pinar de Abantos.
En subida, tienen tramos que cuestan y un par de curvas puñeteras, pero se hacen bien.
En el Malagón bajamos hacia el embalse del Tobar, pero antes de llegar, cogemos un sendero que sale a izquierda en subida pedrolera de empujar bici para casi todos al menos en los primeros metros.
Desde el Malagón se ve, y según lo ves, piensas, "ese sendero es de bajada", pero vamos, tras los primeros metros se hace montado sin problemas, suaviza bastante y nos lleva a una loma que es un flipe, sobre todo ahora, con la hierba verde y la retama en flor.

Aquí, tendremos que bajar siguiendo el Arroyo del Hornillo hasta la pista que nos llevará al sendero del mismo nombre, el sendero del Hornillo. Desde la Loma hasta la pista, ahora mismo, el sendero no está claro, y hacemos un campo a través, pocos metros, se rueda sin problemas.

El sendero del Hornillo es una pasada, el descubrimiento de hoy, al principio tríalero y luego disfrutón, con algún que otro punto con alguna dificultad, pero facilón. ahora está espectacular, va en bajada, y una vez hemos llegado a la parte más baja del arroyo, tenemos una fuerte pendiente de salida hasta la pista de nuevo, pocos metros, la pista al comienzo es algo pedrolera, y con el típico paisaje de lomas de alta montaña.
Ese paisaje me alucina, y estar arriba y no ver más por encima, es una sensación total, de escape o de sentirse libre.
Bueno, menos rollo Caperucita: así llegamos a Robledondo, y pasado el pueblito, tomamos otro sendero, muy tríalero al comienzo y luego flow a media ladera, desde donde vamos vemos la subida al Puerto motero de la Cruz Verde, si a veces nosotros parecemos extraterrestes por el disfraz, ver los moteros en el alto del Puerto en el bar, es un espectáculo.
Seguimos un tramo de carretera para tomar pista forestal y camino sendero hasta Zarzalejo, donde enlazamos con la Calzada Romana, bajada divertida, por un sendero tríalero, corto y con algún tramo de dificultad.
La calzada romana es un gustazo hacerla siempre, no la seguimos hasta el final y nos desvíamos por la dura subida de la Calleja de los Cendreros, hasta la Herrería, donde la atravesamos por pista hasta llegar a el sendero de Prado de la Guadaña, sendero que me quedaba por hacer, y al estilo de los senderos que bajan por la Herrería, es una pasada, sobre todo después de las últimas lluvias caidas. Aprovechad, porque La Herrería ESTÁ QUE SE SALEEE!!!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta