• Foto de 123ª E4 'National Blue Trail' Jasd-Fehervarcsurgo
  • Foto de 123ª E4 'National Blue Trail' Jasd-Fehervarcsurgo
  • Foto de 123ª E4 'National Blue Trail' Jasd-Fehervarcsurgo
  • Foto de 123ª E4 'National Blue Trail' Jasd-Fehervarcsurgo
  • Foto de 123ª E4 'National Blue Trail' Jasd-Fehervarcsurgo
  • Foto de 123ª E4 'National Blue Trail' Jasd-Fehervarcsurgo

Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  3 horas 25 minutos

Coordenadas 490

Fecha de subida 30 de mayo de 2017

Fecha de realización enero 2010

-
-
466 m
130 m
0
8,6
17
34,23 km

Vista 14 veces, descargada 0 veces

cerca de Jásdi Tanyák, Veszprém (Magyarország)

6 de mayo de 2017

Distancia: 34,23 km.

Ascenso total: 642 m.

Descenso total: 738 m.

Altura máxima: 466 m.

Altura mínima: 130 m.

Valoración: 7,5

Tiempo de marcha: 10 h. 40 m.

Velocidad media: 3,3 km/h

Señalización: Muy buena

Aunque tuvimos anoche algún problema para localizar al dueño del apartamento, ya que vivía en otro pueblo, el sitio merecía la pena, un magnifico apartamento Erldoalja Vendeghaz en Jasd, esta mañana apareció una señora para cobrar, al dueño no le vimos el pelo.
La salida en ascenso, ha llovido toda la noche y el terreno se encuentra resbaladizo y de las ramas bajas de los arboles se encuentran las hojas empapadas de agua, el sendero estrecho y cerrado por la parte de arriba hace que la ropa se empape enseguida a pesar de haber salido un día soleado. Llegamos a la parte alta a la altura del pueblo de Tes que cruzamos, para salir por la carretera hasta tomar una pista a la izquierda que penetra de nuevo en el bosque. Llegamos hasta un refugio que se encuentra cerrado y donde pueden sellar los caminantes del National Blue, y con un curioso aparcamiento de bicicletas hecho con un tronco cortado en partes separadas unos centímetros para meter la rueda delantera. Frente al refugio y desde la pista, sale un sendero que tomamos que asciende suavemente entre las flores que cubren completamente el suelo del bosque, con la humedad y los rayos de sol convierten esta parte en un paisaje de cuento, Jose Luis se entretuvo en medir los grandes caracoles que cruzaban lentamente por delante de nosotros, y con especial cuidado para no pisarlos, la verdad que con cuatro se hace una buena ración. Llegamos a una zona de recreo y vivac, es una zona de gran frondosidad y donde hacemos un ligero descanso. Cuando recuperamos, descendemos por una pista, dejamos a la izquierda un lugar de oración en el bosque con una cruz cristiana y una serie de bancos para llegar a un monumento memorial a los mineros fallecidos en la guerra. Ahora tomamos una carretera que da un giro de 360 grados a la derecha pero comienza a subir hasta llegar a un alto, salir del bosque donde cambia el paisaje, ahora son plantaciones de cereal, a la derecha nos sale un camino que vuelve a meterse en el bosque, un bonito camino que llega al borde en la parte alta de un valle, caminamos siguiendo el borde entre pinos, hayas y robles. Salimos de nuevo del bosque y descendemos por una zona herbosa donde volvemos a descansar tumbados en la hierba. Continuamos descendiendo, un par de larguiruchos chavales, como dos pivot de baloncesto, pasean a sus grandes mascotas, un malamute y otro perro mas grande aún, hablamos un momento con ellos y nos indican que hay un pueblo diez minutos mas abajo pero que no tiene bar ni tienda, no llevamos provisiones y es sábado y mañana domingo, hay que comprar víveres como sea. En Bakonykuti, que así se llama el pueblo, mientras Jose Luis se hace cargo de las mochilas, recorremos sus calles intentando buscar una tienda, preguntamos a un joven que nos dice que no hay nada en el pueblo pero que nos invita un refresco, Paul al principio se retrae pero lo convenzo y entramos en su patio donde nos ofrece un refresco, al poco su mujer nos trae unos bocadillos y no solo para nosotros, uno mas para Jose Luis, se llama Ianos, y de Fehervarcsurgo se vino a Bakonykuti por vivir mas trasquilo, la verdad que la atención y la amabilidad de los húngaros nos está sorprendiendo agradablemente.
Volvemos junto a Jose Luis que agradece el bocadillo, mientras lo degusta le contamos la histaria de Ianos y como hemos conseguido la comida. Salimos del pueblo, de nuevo en ascenso, pasamos entre un rebaño de ovejas, el primero que hemos visto por Hungría, al llegar a un alto en unas mesas de descanso se encuentran .Zoltan y Belinda, dos húngaros que van haciendo el National Blue por tramos, y según les permita el trabajo. Comenzamos a descender, pero ahora el camino sube y baja hasta llegar al borde del embalse de Fehervarcsurgo, lo bordeamos por la derecha y llegamos a su presa que cruzamos, seguimos bordeando el lago, una familia juega con sus perros, enseguida nos ofrecen refresco, nos regalan una botella que aceptamos con gusto. En un punto abandonamos el National Blue para buscar el alojamiento, cruzamos parte del pueblo, entramos en los bonitos jardines del Karlovy Palace, en su palacio se celebra una boda, mañana intentare hacer alguna foto. Salimos de su jardín para llegar a por una avenida a nuestro alojamiento. Margerite Vendeghaz, su dueña es una señora mayor que casi no puede caminar pero nos atiende muy bien, la llamamos antes y nos ha traído fiambre, leche y huevos para llevar mañana y nos lleva a una pizzeria donde encargamos tres pizzas con tres cervezas y una botella de rosado para la cena. Hoy cena y relax, Jose Luis esta cansado y a las 20:00 horas estaba en la cama, Paul cociendo docena y media de huevos para desayunar mañana y llevar el resto para el almuerzo y yo terminando de escribir, no tardare mucho en meterme en el catre

Alojamiento Margerite Vendeghaz 6
Relación calidad/precio 5

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta