Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  una hora 46 minutos

Coordenadas 980

Fecha de subida 11 de junio de 2017

Fecha de realización junio 2017

-
-
1.414 m
1.169 m
0
2,7
5,4
10,8 km

Vista 1 veces, descargada 0 veces

cerca de Chía, Aragón (España)

Ruta por los alrededores de la localidad pirenaica de Chía. Un pequeño pueblo de la montaña en cuyo entorno todavía perduran los oficios primarios que siempre han estado ligados a estos valles. Sus caminos son hoy muestra viva de prácticas tradicionales que, por desgracia, cada vez son más difíciles de encontrar.

La vuelta comienza en el corazón de Chía, exactamente junto a su ayuntamiento. Los primeros pasos aprovechan la carretera de acceso al municipio en sentido descendente hasta que una pista a mano izquierda y un cartel adviertan del desvío hacia la ermita de la Virgen de La Encontrada. Al alcanzar la construcción se es testigo de una panorámica extraordinaria del valle de Sositana. Como si de un balcón se tratara se abre al frente un paisaje inmejorable.

El retorno a Chía se realiza por el camino viejo. Entre prados y tierras de labor la vía nos lleva hasta el mismo núcleo. Será allí, nada más llegar a las primeras casas, donde se encuentra el cruce hacia el camino Cabollaguna. Una pista que se extiende hacia el este (derecha) entre amplias fincas para, más adelante, convertirse en sendero de forma definitiva. Ello sucede al dejar las tierras llanas. Unas marcas rojas indican el recorrido pero es bastante claro. En la parte más elevada de la loma se descubrirá la senda que la recorre de norte a sur. Es un trazo evidente ya que en la actualidad se utiliza como acceso a distintos puntos de despegue para parapente. Siguiendo por el ramal del norte (izquierda) se consigue conectar con la pista (hormigonada en parte) que lleva al puerto de Sahún (1.999 m).

La pista del Puerto es la guía que se sigue durante los próximos kilómetros. Una ronda ancha en la que habrá que obviar todos los desvíos que van a ir apareciendo. El momento de abandonarla es muy claro. Tras completar unos tres kilómetros se halla un abrevadero a mano derecha y, algo por encima y en el lado inverso de la pista, una borda rehabilitada con un amplio jardín. Bordeando esa propiedad, por el límite superior, hay una pista secundaria. Esa nueva vía es el acceso actual más cómodo a Resuali, un extenso sector de pasto en altura. Esa pista acompaña al montañero durante un par de kilómetros, momento en el cual se renuncia al ascenso para emprender el retorno a Chía.

El punto donde abandonar la pista a Resuali es el mayor escollo de esta circular. En primer lugar porque el desvío ni se ve ni se intuye. La mejor opción es llevar un GPS que indique el lugar exacto pero, para quien no lo lleve, sirva que es un rastro casi imperceptible poco después de cruzar el bosque de pinos de repoblación (a la izquierda).

Una vez localizado se trata de seguir la huella. Al principio toma rumbo norte a través de un erial para colocarse en la parte media de la canal de Las Carreras y que salva el pinar citado anteriormente. Lo más probable es que esta canal no tenga ese nombre pero, como en la cartografía la parte baja de prados se denomina Las Carreras, le otorgo esa denominación para identificarla. La canal en sí, por cierto, está muy sucia y es muy incómodo avanzar. Prolifera el matorral dificultando sobremanera la marcha. Hacia el final mejora hasta que se convierte en un camino perfectamente despejado. Al término del camino se alcanza un nuevo abrevadero. Continuando hacia el sureste -y sin tomar ningún desvío- se recupera el casco histórico de Chía, punto de inicio de esta excursión.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta