Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  3 horas 5 minutos

Coordenadas 892

Fecha de subida 18 de junio de 2017

Fecha de realización junio 2017

-
-
1.589 m
1.050 m
0
2,4
4,8
9,66 km

Vista 24 veces, descargada 1 veces

cerca de Pradoluengo, Castilla y León (España)

Como todas las rutas de la Sierra de San Antonio, integrante de la Sierra de la Demanda o de Arandio, la auténtica, resulta espectacular y bonita donde las haya. Recorremos clásicos parajes pradoluenguinos de hayedos sorprendentes conocidos, disfrutados y explotados de manera sostenible por lugareños pasados, presentes y, esperemos, también futuros. El hayedo del Acebal con el arroyo Pradoluengo, el nacedero del río Oropesa, y su nexo de unión: Senda la Muñeca.

Nos acercamos en coche desde el centro de Pradoluengo a la plaza de toros, y desde allí al refugio de La Pasada, donde dejamos el coche.

Si te mueves sin meter ruido no tardarás en oír al hayedo. No es difícil escuchar bramar al ciervo entre trinos y riachuelos estrepitosos de torrente generoso. Estamos a mediados de junio y la vida se ha echado a la calle por todas partes.

Ascendemos siguiendo las marcas de los árboles y el sendero nos lleva directamente al Nacedero. Arriba el agua mana por doquier en cualquier aquí y allá. El sendero se vuelve camino y cauce alternativamente. Continuos arroyos refuerzan el caudal del Oropesa. Enseguida llegamos a una pequeña explanada con grandes hayas y entorno expendido. Aquí está desde hace muchos años el belén permanente y bien cuidado del Nacedero.

Una vez que has desembocado en la Senda la Muñeca podrás descansar en la mesa junto a la fuente natural, después de unas rampas que, aunque un poco duras, se encuentran en uno de los hayedos más emblemáticos de la zona. Te aconsejo refrescarte y cambiar el agua que llevas. Este está mucho mejor. A continuación discurre la senda entre pinos de repoblación para desembocar de nuevo en la parte de arriba del nuevo hayedo que te llevará al cruce con el cortafuegos.

Bajamos unas rampas y cogemos el camino que sale a la derecha, justo donde empieza la rampa de subida de la Zulagaña.

Descendemos siguiendo el cauce ascendente del arroyo Pradoluengo hasta su desembocadura en el río Oropesa, en La Pasada. Bajamos con el pinar a un lado y el hayedo al otro. Disfruta del entorno a medida que te internas en un mundo especial, caprichoso y mágico; lleno de luces, aromas y sonidos que te relajarán el ánimo y el espíritu. Aprovecha y no pienses en nada ... solo disfruta de tu entorno y fúndete con él.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta