Mostrar elevación

Vista 44 veces, descargada 0 veces

cerca de Grandas de Salime, Asturias (España)

Ayer fue un día muy largo por lo que me levanto un poco temeroso de como me encontraré de cansado. Sin embargo, para mi sorpresa, me encuentro muy bien, cansado, pero nada excepcional para la paliza que llevo. Por supuesto, soy el último en abandonar el albergue.
También terminé con la rueda trasera, no se si pinchada o deshinchada. Ya se me deshinchó hace tres días y después de volverla a hinchar había podido seguir sin problema. La bomba parece que no va muy bien así que la hincho lo suficiente para ir en busca de la gasolinera que me han indicado que hay a 1 kilómetro. Así, en vez de tomar el Camino cojo la alternativa de la carretera para ir a buscar la estación de servicio. La salida de Grandas de Salime es en subida, como serán los próximos 12 kilómetros hasta coronar el puerto del Acevo, y cambiar Asturias por Galicia. Paro a inflar la rueda pero me llevo la sorpresa de que la gasolinera no abre hasta las 8.30. Sopeso esperar o continuar, y opto por inflar la rueda con la bomba y continuar, entiendo que tarde o temprano encontraré otra gasolinera... infeliz!!!
Al kilómetro de continuar ya tengo la llanta en el suelo así que decido parar y definitivamente cambiar la cámara. Así lo hago, junto a unos contenedores para poder así deshacerme de la cámara vieja. Cambiada la cámara espero no tener más imprevistos a causa de la rueda trasera. No hago ni 200 m cuando tengo de nuevo la llanta en el suelo... No puede ser!!! Pero si había repasado la cubierta y todo por si había algún pincho!!!! Bueno, pues como tengo una última cámara no queda más remedio que volver a cambiarla y repasar concienzudamente el interior de la cámara para asegurarme de que no hay nada que me haga pinchar. Quito la cámara pinchada, y no encuentro nada raro... Cuando voy a poner la última cámara compruebo que está rajada... y ahora que!!! Pues primero desando los 200 m, recupero la primera cámara que pinché y luego otro kilómetro para llegar nuevamente a la estación de servicio a eso de las 9 de la mañana. Hincho la rueda y espero a ver si se desinfla mientras desayuno algo. Vaya, ahora no vuelve a perder aire!!! Por si acaso vuelvo a Grandas y compro un par de cámaras y una bomba nueva.
Así, hora y media después de haber emprendido la marcha, me encuentro en el lugar de partida, cansado y quemado.
Pues no queda otra que apretar los riñones e intentar recuperar algo del tiempo perdido para que no se me haga muy tarde para llegar a Lugo. Por ello, la subida al puerto del Acevo la hago prácticamente sin levantar la cabeza a piñón fijo y el último tramo por carretera para evitar una zona complicada. El puerto no es excesivamente duro salvo por la longitud del mismo, y en mi caso por la necesidad de avanzar con premura. No obstante, los caminos son realmente bonitos rodeados unas veces de robles otras de pastos.
Una vez coronado el puerto, el descenso hasta A Fonsagrada lo hago alternando la carretera y el camino para ganar el tiempo perdido y tomarme el resto de la etapa a ritmo más tranquilo. Para llegar a A Fonsagrada hay que subir un último exigente repecho pero como recompensa hago un alto en el camino para almorzar y reponer fuerzas.
Sigo un poco obsesionado con el retraso acumulado así que continuaré por carretera hasta llegar a O Cádavo. Antes de nada, saliendo de A Fonsagrada encuentro un terreno rompepiernas hasta que definitivamente el camino se vuelve favorable con el descenso hasta Paradavella.
No obstante, a continuación tenemos que afrontar la subida a A Lastra que nuevamente nos va a hacer esforzarnos en gran medida. Entonces nuevamente tenemos un tramo de descanso hasta bajar a O Cádavo.
Se sale de O Cádavo por un camino asfaltado que poco a poco va aumentando la pendiente. Pasamos por Pradeda donde dejamos el asfalto y el Camino se vuelve de tierra mientras que sigue aumentando la pendiente hasta que hacemos cumbre en el alto da Baqueriza, justo donde el camino llega a la carretera. No obstante, la carretera ni la tocamos, el Camino se vuelve a separar de la misma y recorremos un bonito bosque mezcla de pinares y mote bajo, ahora por una zona cómoda que enseguida además se vuelve cuesta abajo hasta llegar a Vilabade, a mitad de descenso.
El descenso, ahora por camino asfaltado, termina en Castroverde, aunque ya no nos vamos a encontrar ninguna dificultad reseñable en lo que queda de etapa. Llegando a Souto de Torres entramos en un bonito camino flanqueado de árboles.
Poco después de Souto volvemos a la carretera, atravesando algunos pequeños pueblos hasta llegar a Soutomerille, donde volvemos a encontrar camino de tierra durante un breve momento.
El terreno es rompepiernas ya que nos encontramos algún fuerte repecho, pero como no hay ningún puerto se va relativamente rápido.
En las inmediaciones de Bascuas también vamos a abandonar brevemente el asfalto para recorrer una tranquila vía pecuaria. Posteriormente tenemos que compartir trazado con los vehículos por la carretera LU-530 por lo que hay que circular con mucha precaución. Enseguida de abandonar esta carretera por otra que lleva a Manzoi, volvemos a recorrer la campiña Lucense por bonitos y entretenidos caminos rurales.
Poco a poco nos vamos acercando a Lugo y vamos abandonando el terreno rural para ir encontrando mayor cantidad de fincas recreativas y residenciales.
Al llegar a Lugo lo primero que vamos a encontrar son sus bonitas murallas en perfecto estado de conservación con sus innumerables torres. La entrada al centro amurallado se hace por la puerta de San Pedro.
Después de callejear un poco para encontrar el albergue y darme una ducha, salgo a recorrer y conocer esta bonita ciudad, en la que hasta ahora no había tenido oportunidad de visitar. Después de los nervios de par de mañana, al final he llegado hasta pronto, y es que la etapa en sí tenía sólo 80 Km, aunque yo entre idas y venidas he pasado los 90.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta