-
-
2.591 m
1.915 m
0
2,2
4,4
8,72 km

Vista 13 veces, descargada 2 veces

cerca de El Raso, Castilla y León (España)

Tercer día, salimos del refugio sobre las 8h.Sabemos que el día va a ser largo. Comenzamos nuestra ascensión al Almanzor que el día anterior por mal tiempo, tuvimos que abortar. Por detrás del refugio Elola nos dirigimos hacia Hoya Anton. El camino está lleno de piedras sueltas, algo que nos encontraremos durante toda la ruta. Siguiendo los hitos vamos subiendo poco a poco hacia la portilla bermeja.
De allí continuamos subiendo hacia la derecha siguiendo los hitos para ir acercándonos a la portilla del crampón . El camino no es muy cómodo, pero tampoco es excesivamente complicado.
Llegamos a la portilla del Crampon después de haber tenido que trepar y destrepar en un par de ocasiones para poder ir acercándonos a nuestro objetivo.
Desde la portilla del crampon la cima del Almanzor se encuentra muy próxima. Hay que ayudarse de las manos durante unos metros. He leído que es una trepada de grado II. Se puede realizar sin encordarse tomando unas mínimas precauciones. Con lluvia me imagino que será más complicado.
Coronamos el Almanzor.2592 metros. En la cima no podemos estar mucho tiempo. Hay poco espacio y está subiendo más gente que quiere coronar. Después de hacernos las fotos de rigor comenzamos a descender. Nos buscamos un pequeño descansillo y nos comimos los bocadillos de rigor y acto seguido nos dirigimos hacia la Galana. Continuaos hacia el lado opuesto de donde habíamos venido, hacia la portillo de los cobardes. Descendimos un poco, ya que cresteando es una sucesión de agujas muy complicada, para ir acercándonos hacia la base de la galana. Multitud de hitos nos llevan hacia allí Pasamos por el Ventedero y que la subida se va complicando un poco, pronto nos situamos en la mueca de la Galana y su canal tenemos que destrepar un poco. En esta zona se necesitan la ayuda de las manos muy a menudo. No es complicado, aunque la caída hacia los dos lados le pueden hacer temblar las piernas a más de uno.
Una vez pasada la muesca ya solo tenemos que ir subiendo. A unos 4 ó 5 metros de coronar hay un paso muy expuesto que puede hacer dudar a más de uno. Se ve la zona de las cinco lagunas con total claridad.
Tras este paso conflictivo llego la gloria. Llegamos a la cumbre y contemplamos todo lo que había bajo nuestros pies. Maravilloso.
La bajada la realizamos por una canal muy empinada donde hubo que por seguridad, montar una reunión y bajar rapelando. Una vez abajo tomamos fuerza y ya por el canal de los geógrafos nos dirigimos al refugio.
La bajada resulto algo dura. Llevábamos unas cuantas horas caminando y el descenso entre piedras sueltas es un rompepiernas. Llegamos finalmente hasta la zona de Hoya Antón de nuevo y después al refugio.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta