Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  4 horas 38 minutos

Coordenadas 629

Fecha de subida 5 de agosto de 2017

Fecha de realización agosto 2017

-
-
353 m
86 m
0
3,5
6,9
13,82 km

Vista 18 veces, descargada 0 veces

cerca de Vilamarxant, Valencia (España)

El Parc Natural Municipal de les Rodanes, declarado en el año 2002, se encuentra en el sur del término municipal de Vilamarxant. Consta de cuatro colinas (la Rodana Gran, la Rodana del Pic, la Rodana Parda y la Rodana del Oro) que dominan sobre la llanura prelitoral del río Túria y supone una auténtica reserva de la flora y fauna del lugar.

Desde el año 2010, el ayuntamiento de Vilamarxant organiza a principios de agosto una ruta de senderismo nocturno por el parque en la que colabora el grupo de senderismo Les Rodanes. Aunque no me gustan estos eventos, algo masificados en mi opinión, me comprometí hace un tiempo en asistir y debo admitir que la experiencia fue muy gratificante.

Partimos desde la avinguda dos de maig y comenzamos a andar paralelos al Barranc de la Teulada hasta cruzarlo por un puente en dirección hacia el Polideportivo Municipal. Al terminar de rodear el polideportivo, seguimos atravesando un pequeño monte (el Molló de Cheste) hasta llegar a un polígono industrial. Abandonamos el polígono industrial para seguir en dirección sur y paralelos a la carretera CV-50. A partir de aquí empezaron a aparecer las señales blancas y amarillas que balizan un sendero de pequeño recorrido, el PR-V-238. A ambos lados del camino ya podemos divisar las enormes masas de pino carrasco características de les Rodanes. Nos adentramos en una área residencial y tras algunos giros comenzamos a pisar una pista forestal de tierra y a ganar altitud muy poco a poco.

Tras un par de kilómetros de marcha, aparece un desvío hacia la izquierda flanqueado por un par de pilones y una cuerda para subir a la Rodana Gran. Hay que ascender por una pista con fuerte pendiente en algunos tramos pero que se supera sin dificultad alguna. De nuevo, nos acompañan marcas de sendero de pequeño recorrida, esta vez son las señales del PR-V-175. Durante la subida a la Rodana Gran se puede apreciar la belleza del parque pese a su cercanía a Valencia: grandes masas boscosas se alzan entre bloques de rodeno aupados sobre las colinas. Un espectáculo.

Llegamos a la cima de la Rodana Gran a 345 msnm que, lamentablemente, tiene instaladas unas enormes antenas que afean el lugar. Allí también se puede encontrar un vértice geodésico, pero lo mejor de todo son las vistas. Desde una cota tan baja se pueden divisar algunos picos de la Serra Calderona, San Miguel de Llíria y toda la llanura del tramo final del río Túria. Además, nosotros subimos justo cuando el Sol comenzaba a ponerse. Otro espectáculo.

Una vez hechas las obligadas fotografías, descendimos por el mismo camino hasta llegar al desvío que tomamos para llegar hasta la Rodana Gran. Giramos a la izquierda y comenzamos a descender durante algo más de un kilómetro. Estamos ya en la en la Bassa Barreta, un humedal de origen artificial. Parece ser que la Bassa Barreta fue creada con la intención de aprovechar el agua de la lluvia para dar de beber a la ganadería y que en época reciente fue reconvertida a humedal. En esta zona encontramos también un itinerario botánico interpretativo y adaptado, pero estaba cerrado. También hay una fuente de agua no potable.

La organización había previsto que los participantes de la caminata cenásemos en este lugar, junto a la Bassa Barreta. Por este motivo, habían instalado luces y un punto de avituallamiento gratuito. Y no sólo eso, habían convocado al quinteto de viento Ad Libitum para que nos regalase un pequeño repertorio de piezas de folclore valenciano, de bandas sonoras de películas y de series y de canciones pop actuales. Resultó muy evocador escuchar al grupo tocar mientras de fondo sonaba el murmullo del agua y el oportuno chapoteo de los peces en la balsa. La verdad es que tanto el ayuntamiento como el grupo senderista Les Rodanes merecen un diez en cuanto a la organización. Idear un recorrido para un grupo tan grande y tan heterogéneo no es fácil, y ellos llevan años haciéndolo, simplemente, porque saben cómo hacerlo.

Una vez degustada la cena y disfrutado el concierto, comenzamos la bajada hacia el pueblo. Sin problemas llegamos al punto de inicio.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta