Dificultad técnica   Muy difícil

Tiempo  13 horas 10 minutos

Coordenadas 1247

Fecha de subida 13 de agosto de 2017

Fecha de realización agosto 2017

-
-
3.084 m
1.652 m
0
3,3
6,7
13,31 km

Vista 56 veces, descargada 2 veces

cerca de Baños de Panticosa, Aragón (España)

Tras pasar la noche en el comodo refugio de Bachimaña, iniciamos la larga jornada a las 7 de mañana, en dirección a los Ibones Azules. Poco despues de superarlos, nos desviamos de la ruta normal que va al collado de Tebarray, y nos dirigimos a la base de la marmolera norte de los Infiernos, junto al pequeño glaciar que queda. Desde allí, primero por una zona blanca de gran adherencia, vamos trepando en dirección a una marcada veta marrón esquistosa. Poco a poco ascendemos, entre trepadas y escalones, evitando siempre las zonas inestables de roca suelta. Finalmente llegamos en la zona alta, a una diagonal que forma la marmolera blanca con la roca rojiza. Desde allí y buscando las zonas mas estables, se consigue llegar al cordal justo por debajo de la cima del Garmo Blanco o cima oriental de los Infiermos. Atravesamos hacia la cima central y oriental. Entre medio la salida del corredor norte de los infiermos, tan dificil en invierno como en verano. Seguimos la cresta que desciende directamente al collado del Pico de los Arnales. En medio de esta cresta hay una marcada brecha, descrita en algun que otra reseña, con una instalación para rapelar. Nosotros llevabamos cuerda de 60 m. Desde el fondo de la misma y ascendiendo hacia el bloque que hay en medio, se puede trepar hacia la derecha, en un paso que si bien no es díficil, III+, es muy expuesto y difícil de asegurar hasta estar sobre el bloque inicial. Desde allí se va girando hacia la derecha y por una fácil canal se asciende de nuevo a la cresta. Este tramo sin cuerda es realmente muy expuesto. También se ve otra instalación de rapel para seguir descendiendo la brecha pero no nos atrevimos al no saber como estaba la continuación del descenso y optamos por trepar de nuevo hacia la cresta. En ésta, como en todas las que son afiladas y poco transitadas, hay que estar atentos y tantear todos los agarres, ya que con frecuencia están rotos. Tras descender al collado se asciende en un breve trecho al Pico de los Arnales (2.996 o 3.002 m según los mapas) De las mediciones del gps de este track tampoco hay que fiarse por completo.
Bajada primero hacia el collado de Saretas, y despues al de Pondiellos. Tras reponer fuerzas y descansar una media hora, tomamos la canal que da acceso a la Aguja de Pondiellos, que a pesar de ser un 3.016 m. no aparece en la mayoría de los mapas. Es toda una ruta con la mayor parte de zonas rotas y en la qua hay que `prestar especial atención pues la caida es muy expuesta en algún tramo. Tiene una bonita vía de escalada, la Interactiva, por su cara este de 600 m y 14 largos, abierta por Benedé, Royo y Esteban en el 99. Tras llegar a la pequeña cima, vemos una cara este de ascenso al Garmo negro, que no da mucha confianza. Parece muy rota y vertical. Lo cierto es que al bajar a la brecha entre ambas cimas, donde se ve un placa de recuerdo, se ve claramente la zona de trepada, que finalmente es segura -dentro de la habitual precaución al coger los agarres y apoyos de pies- e incluso disfrutona. En breve se llega a la antecima y cima del Argualas. Desde allí aún nos animamos a acercarnos a la cima N del Pico Algas. Casi más por vagancia y por los 1.400 m de desnivel de descenso, que por cansancio, dejamos de visitar el Argualas, último tres mil del cordal. Pero desde allí es muy accesible. El descenso como todos: largo y cansado pero sin incidentes. Así que gracias a un buen día y un buen fondo físico disfrutamos de un gran día de montaña en los alrededores de Panticosa.
La graduo como muy díficil, porque no es una ruta de andar o trepar solamente. Se precisa cuerda y andar ligero en la trepada. Desde el punto de vista de la escalada es una ruta fácil.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta