• Foto de Gr10 34ª  Casar de Palomero-Ref. de los Angeles
  • Foto de Gr10 34ª  Casar de Palomero-Ref. de los Angeles
  • Foto de Gr10 34ª  Casar de Palomero-Ref. de los Angeles
  • Foto de Gr10 34ª  Casar de Palomero-Ref. de los Angeles
  • Foto de Gr10 34ª  Casar de Palomero-Ref. de los Angeles
  • Foto de Gr10 34ª  Casar de Palomero-Ref. de los Angeles

Dificultad técnica   Moderado

Coordenadas 457

Fecha de subida 18 de enero de 2007

Fecha de realización enero 2007

-
-
683 m
408 m
0
5,6
11
22,26 km

Vista 3961 veces, descargada 207 veces

cerca de Huerta, Extremadura (España)

28 de Mayo de 2006
34ª Etapa Casar de Palomero-Ref. De los Ángeles
Distancia: 22,03 Km
Asc. Acum. : 651 m
Desc. Acum. : 655 m
Altura máx.: 683 m
Altura min. : 369 m.
Tiempo de marcha: 7 horas 15 minutos
Valoración: 7,5
Señalización: Sin señalizar

Hemos tenido un gran contratiempo a la hora de salir, después de nueve años en nuestro club “Camino de la Plata” es la primera vez que no se presenta el autobús que nos tenía que llevar hasta Casar de Palomero, lugar de inicio de la siguiente etapa por el gr 10 en Extremadura, así que hemos cogidos nuestros coches y nos hemos desplazado en ellos hasta el pueblo, llegando a las 10:30 horas después de dejar un par de coches al final de la etapa. Ponemos en marcha los gps, cargamos de pilas nuestras cámaras y nos colocamos las mochilas. El calor a estas horas de la mañana ya se hace notar, me imagino que el día va a ser duro. Partimos de Casar de Palomero a las 10:50 horas y lo hacemos por la carretera que se dirige a Aceña y Caminomorisco pero antes de salir del pueblo tomamos una pista a la derecha y a los 20 metros un sendero apenas perceptible a la izquierda, este sendero está señalizado con un cartel que indica “Atajo del Puente”. Descendemos este sendero con frutales a la derecha, algún castaño bastantes olivos y sobre todo cerezos, que en esta época están cargados de cerezas. El sendero se transforma en pista y poco después llega hasta el puente que nos sirve para cruzar el río de los Ángeles. Seguimos la carretera durante doscientos metros y enseguida cogemos una pista que sale a la derecha en suave ascenso y que llega a un alto con cruce de caminos, seguimos por el del centro. Continuamos la pista hasta una curva muy cerrada, abandonamos la pista y seguimos de frente por una de las terrazas, al final de la terraza ya no hay camino por lo que ascendemos directamente sin camino hasta alcanzar otra pista unos metros más arriba, respiramos un poco pues la subida ha sido corta pero intensa, alguno de los caminantes creo que lo va a pasar mal en el día de hoy, Antonio, ha llegado muy mal y Laura un poco mareada. Seguimos la nueva pista descendiendo un poco hasta que volvemos a perderla al rodear una loma, que seguimos bordeando ahora campo a través hasta llegar a una nueva pista que nos llevará esta vez sí, hasta la Collada Honda que divisábamos desde abajo. Buenas vistas en el collado, por la otra vertiente ya divisamos Caminomorisco, próximo pueblo a llegar. Descendemos por monte quemado en los incendios de 2004 hasta llegar a un espolón por el que descendemos, ya que la pista baja por su lomo, llegamos a las primeras edificaciones de Caminomorisco, el calor es muy fuerte y el grupo se resiente, Antonio y Laura se quedan aquí, vienen en malas condiciones, el resto del grupo repone en el primer bar que encontramos al llegar a la carretera. Tomo un zumo multifrutas y dos barritas energéticas, el calor es muy fuerte, excesivo para estos días de mayo alrededor de los 35º C. Salimos del pueblo por la carretera de la Aceña, poco antes de llegar nos desviamos a la derecha a la altura de unas naves, enseguida comenzamos a ascender después de pasar de nuevo el río de los Ángeles. Zigzagueamos hasta llegar a la cuerda de la sierra para continuar por ella, ya sin camino por una zona que pudiera ser un antiguo cortafuegos pero que está tapado por la maleza aunque todavía se puede caminar cómodamente. A la derecha la carretera Ex.204, en el valle, a la izquierda el pueblo de Azabal. Seguimos por la cuerda, ya en descenso hasta encontrar un carril que tomamos y que va por el lomo, llegamos a un olivar, el camino lo cruza y se ensancha, continuamos hasta una curva muy cerrada a la derecha, tomamos un carril que sale a la izquierda, que desciende con mas pendiente y en línea recta. Cuando el carril gira a la derecha, nosotros seguimos de frente por un sendero, oímos el ruido del agua y sentimos el frescor al llegar a su orilla, Hacemos una pequeña parada para refrescarnos a la sombra, y al lado del río, pero enseguida continuamos, pues tenemos el pueblo de Pinofranqueado a quince minutos. Seguimos un carril por la margen derecha del rió de los Ángeles, cuando el carril se desplaza a la derecha en una rampa, la abandonamos para continuar por un sendero entre la pista y el río, este sendero es apenas perceptible ya que los helechos están verdes y nos superan en altura. El sendero es muy bonito, fresco y agradable, dos metros de culebra bastarda se cruzan delante de nosotros, aunque alguien ha tenido la mala idea de acabar con su vida, aunque sigue viva se ve un golpe mortal en su cabeza. Entramos en Pinofranqueado, hacemos una parada en el bar del hotel de los Ángeles, zona de baño con piscina natural, intentamos recuperar a base de coca colas y de comer algo, yo solo tomo unas galletas. A los 40 minutos de parada continuamos, son las 16:10 y el calor y el bochorno se intensifican. Seguimos el río por su margen derecha por una zona empedrada por el pueblo con sus farolas y bancos y que sirve de paseo. Al llegar al puente que cruza el río ascendemos a él para cruzarlo y seguimos por la carretera que nos lleva hasta Sauceda, que cruzamos sin parar, poco después volvemos a cruzar el río por otro puente, inmediatamente, tomamos un sendero que sale a la derecha, muy bonito y en suave ascenso. Al llegar a una zona de árboles quemados y cortados y que se atraviesan en el camino, dejamos dicho camino para ascender 25 metros a la izquierda hasta una pista que va a nivel superior, la tomamos a la derecha, llevamos el río a nuestra derecha, curveamos por la pista entre pinos y zonas de bosque quemado que poco a poco se van recuperando. A las 18:05 llegamos a la zona del refugio de los Ángeles que es una zona de recreo con mesas y algunas casas situadas al lado del río. Al llegar nos quitamos la ropa y directamente al agua, disfrutamos como niños del baño pero fue muy agradable después de la dura jornada. Nos relajamos y comemos algo mientras los conductores fueron a recoger los coches hasta Casar de Palomero. Una hora mas tarde partimos para Mérida, ahora el cielo se ha ennegrecido y hay tormenta, aunque no ha comenzado a descargar todavía.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta