• Foto de Gr7 69ª Montejaque-Ubrique
  • Foto de Gr7 69ª Montejaque-Ubrique
  • Foto de Gr7 69ª Montejaque-Ubrique
  • Foto de Gr7 69ª Montejaque-Ubrique
  • Foto de Gr7 69ª Montejaque-Ubrique
  • Foto de Gr7 69ª Montejaque-Ubrique

Dificultad técnica   Moderado

Coordenadas 471

Fecha de subida 1 de abril de 2012

Fecha de realización abril 2012

-
-
1.031 m
318 m
0
7,2
14
28,7 km

Vista 2135 veces, descargada 94 veces

cerca de Montejaque, Andalucía (España)

69ª etapa 11 de marzo de 2012
Montejaque-Ubrique

- Distancia: 28,69 km.
- Tiempo total con paradas: 10 h. 15 m.
- Ascenso acumulado: 793m.
- Descenso acumulado: 1.157 m.
- Altura máxima.: 1.031 m.
- Altura mínima: 318 m.

Durante el desayuno hemos tenido un rato de charla con Angel y Roni que regentan la Posada del Fresno, han sido muy amables con nosotros en nuestro paso por Montejaque.
La salida, la hacemos por la parte alta del pueblo por calles muy blancas, el sol ilumina con intensa luz el Hacho, pico emblema de Montejaque, algunos huertos y corrales con conejos y gallinas sirven de entretenimiento a algunos y como ayuda al salario de los jornaleros a muchos. Ascendemos por pista amplia disfrutando de la agradable mañana, nos encontramos en plena sierra de Grazalama en su parte sur, bordeamos la sierra de Juan Diego antes de llegar al primer plano de Líbar, un amplio llano protegido por las montañas de la sierra que fue cuna de bandoleros en otro tiempo y de luchadores de la resistencia en tiempo más cercano. Un pastor lleva a sus vacas ladera arriba, a prados mas altos, las piedras de su honda chocan contra las grandes rocas produciendo un sonido peculiar que rompe el silencio en la sierra. Llegamos al llano que se encuentra sembrado de habas, una gran extensión de terreno que trabajan los jornaleros de un cortijo cercano, al final del llano entramos en una dehesa tras cruzar un paso canadiense, dehesa de alcornoques y encinas pero donde destacan unos quejigos centenarios, entre ellos el camino serpentea ascendiendo poco a poco hasta una zona más elevada, ahora, llevamos a la derecha el Mojón Alto y a la izquierda la sierra del Palo, sin perder el ritmo, descendemos hasta un nuevo plano, el segundo llano de Líbar, enseguida y a la derecha el refugio de Líbar, cerrado, imaginamos que habrá que pedir la llave en algún lugar, pero no hacerse a la idea de pernoctar en él sin consultar las condiciones. La zona se encuentra totalmente desarbolada, rodeada de montañas, entre la sierra de Líbar y la sierra del Palo, las vacas descansan tranquilamente, solamente alteradas por nuestro caminar entre ellas, los lirios tintan el verde suelo con su color morado característico y nosotros disfrutando del entorno que es magnifico, así que hacemos una paradita para comer y tumbarnos en el suelo a dormitar una siesta. Al final del llano el camino se transforma en sendero antes de comenzar la subida al puerto, una corta subida entre alcornoques que nos lleva hasta el puerto de Líbar o puerto del Correo como vimos después que se denominaba en una flecha direccional, a partir de aquí entramos en la provincia de Cadiz. Comenzamos el descenso y todo lo que era calma y tranquilidad en el llano se transforma en gran cantidad de gente subiendo al puerto, es domingo y a todo el mundo le gusta aprovechar el día para ir a la montaña. Descendemos hasta el llano del Republicano diciendo adiós continuamente como si fuera la Gran Vía. Atravesamos el llano para desembocar en una pista hormigonada que en ascenso llega a un alto para descender a la localidad de Villaluenga del Rosario, un bonito pueblo empotrado literalmente en la sierra del Caíllo. La localidad, muy bien cuidada con sus paredes limpias y blancas se encuentra llena de turistas que igualmente han aprovechado el día. En la plaza de la Alameda tomamos unas cervezas en los veladores del bar Alameda, acompañado de unas tapas y del buen ambiente de la plaza.
Se sale de Villaluenga del Rosario por un camino junto a la carretera A 374, siguiendo la Calzada Medieval de la Manga, en una curva de la carretera, si queremos seguir la Manga hay que cruzarla y saltar una valla, seguimos un sendero que va al otro lado de la carretera y descendemos un poco para abrir una cancela y llegar a la zona de recreo de la Cinta (Entre Villaluenga del Rosario y la Cinta no existe señalización) donde podemos coger agua en una fuente. Seguimos por una calzada empedrada hasta un punto donde el camino se acerca a la carretera, desde aquí tenemos dos opciones o ir a Benaocaz siguiendo la carretera o directamente a Ubrique descendiendo por la calzada romana, un poco más adelante volvemos a conectar con la calzada que viene de Benaocaz. Un señorial paseo por dos mil años de historia aunque bastante incomodo para unos pies que lleven bastantes kilómetros sobre las espaldas. La calzada nos lleva directamente a Ubrique, no podemos comentar mucho sobre Ubrique, ya que lo pasamos de largo para quedarnos en el hotel Sierra de Ubrique situado a las afueras, esto nos permite recortar unos kilómetros de la etapa de mañana que es bastante larga. Salimos de la población y vemos la señalización del gr 7 que abandonamos unos cientos de metros para dirigirnos al hotel, mañana retomaremos el camino.

Alojamiento: Hotel Sierra de Ubrique rel. Cal/precio 6
Cena: Hotel Sierra de Ubrique rel. Cal/precio 7,5
Desayuno: Hotel Sierra de Ubrique rel. Cal/precio 6,5

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta