pjp6000
  • Foto de 2012-04-02 Puig Campana por la Cara Norte
  • Foto de 2012-04-02 Puig Campana por la Cara Norte
  • Foto de 2012-04-02 Puig Campana por la Cara Norte
  • Foto de 2012-04-02 Puig Campana por la Cara Norte
  • Foto de 2012-04-02 Puig Campana por la Cara Norte
  • Foto de 2012-04-02 Puig Campana por la Cara Norte

Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  5 horas 13 minutos

Coordenadas 331

Fecha de subida 4 de abril de 2012

Fecha de realización abril 2012

-
-
1.461 m
514 m
0
1,8
3,6
7,1 km

Vista 2949 veces, descargada 25 veces

cerca de Finestrat, Valencia (España)

Ascensión al Puig Campana, pico emblemático de Alicante que está cerca de Benidorm. Estuvimos a punto de no ir porque estaba todo nublado y amenazaba mucha lluvia. Pero gracias a Maria Angeles, nuestra vecina autóctona, nos animamos y nos fuimos todos para allá. Yo no contaba con hacer mucho, porque mis hijos tienen 10 años (Lucía) y 8 años (Diego), y no sabía como podían estar de motivados. Llegamos a Finestrat después de perdernos una vez con el coche. Allí nos esperaba el gigante ¡qué pedazo de montaña! Además las nubes se abrieron un momento para que le pudiéramos observar. Comenzamos la ascensión desde la Font del Molí, en torno a las 10:00 de la mañana con el cielo encapotado y un ambiente fresco, que se agradecía. Los niños iban con buen ánimo, hasta que el rodeo que supone la cara norte empezó a cansarles un poco. En el Col de Pouet tuve que obligarlos a seguir porque se querían rajar. Además allí cerca está el desvío donde la montaña dura empieza de verdad. Y así son los críos, cuando más dura se ponía la cosa y había que subir con pies y manos, se animaron y tiraban de nosotros. Sobre todo Diego, después de descubrir el valor energético de los Doritos. Como he dicho, la ascensión se puso muy dura y la niebla nos descubría de vez en cuando, los altos paredones que nos rodeaban sin saberlo. Una vez que alcanzamos el collado, después de un rodeo hacia la izquierda que se hace algo pesado, hicimos cumbre ¡1000 metros de desnivel en 4 horas y media! Mis hijos son unos campeones. No se veía nada, salvo, cuando la niebla lo permitía, un mar de nubes impresionante. Descubrimos un buzón en la cima y Lucía y Maria Angeles se pusieron a leer lo que la gente había escrito. Por supuesto, escribimos nosotros también. Dimos buena cuenta de la tortilla, galletas rebuenas y todo lo que llevábamos comestible en la mochila. Después comenzamos el descenso por el mismo sitio, porque la pedrera se baja muy mal ( a lo mejor el año que viene subimos por allí..). Durante la bajada Lucía y yo nos adelantamos un poco, y Diego y Maria Angeles iban cascando de todo: viedeojuegos, deberes, televisión.. en fin. Además se me gastó la batería del móvil. Llegamos al coche sin mayor contratiempo. Eso si, el gigante nunca se quitó de encima su manto de nubes. Habrá que subir de nuevo en otra ocasión

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta