-
-
926 m
210 m
0
5,0
10
20,0 km

Vista 21334 veces, descargada 288 veces

cerca de Posada de Valdeón, Castilla y León (España)

Se trata de una de las excursiones más bonitas y también frecuentadas de Picos de Europa. Conviene hacerla en temporada baja con el fin de evitar aglomeraciones.

Antiguamente, esta garganta era intransitable. Existía un sedo con armaduras que sólo los lugareños se atrevían a cruzar. En 1916 la Electra del Viesgo comienza a construir un canal entre Caín y Camarmeña para el salto de agua de la central que se instalaría en Poncebos. Este canal tiene una longitud de 9.471m. de los cuales, 5.873m. discurren por 73 túneles excavados en plena roca

Para hacer las necesarias labores de mantenimiento del canal, la empresa del Viesgo decide la construcción de un camino paralelo al canal para que sus empleados puedan realizar las labores de vigilancia y mantenimiento. Así, fue construida entre los años 1944-1950 por el cabraliego Manuel Campillo, la impresionante senda de 12 km. que hoy recorren miles de turistas al año.

La ruta larga y más completa parte de Posada de Valdeón y termina en Poncebos, para lo cual necesitaremos un coche de apoyo o taxi para recogernos de vuelta.

Salimos de Posada de Valdeón, en la plaza del ayuntamiento, donde hay una placa indicativa de comienzo de la ruta.

Una vez atravesado el puelo, dejando varias calles a ambos lados, giramos a la izquierda hacia el río Cares, saliendo del pueblo.

Cruzamos el río Cares por un ancho puente y giramos a la derecha por el Camino del Busto hacia Cordiñanes, siguiendo por la pista principal.

Pasamos por varios desvíos señalizados hasta llegar al Mirador del Tombo. En el mirador se levanta la estatua de un rebeco y una tabla de interpretación, pudiendo contemplar las cumbres de los dos macizos y la entalladura del Cares.

El sendero continúa cruzando la carretera en alguna ocasión hasta llegar al Chorco de los Lobos, ingeniosa trampa para cazar lobos, del año 1610, para defenderse de los ataques al ganado.

La ruta sigue carretera abajo hasta Caín. El pueblo está rodeado de las más altas cumbres de los Picos de Europa y aquí coinciden las caídas de las canales en las profundidades de la garganta. Los habitantes de Caín tienen merecida fama de trepadores y de aquí es oriundo Gregorio Pérez El Cainejo, que junto a Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa, fueron los primeros en ascender al Urriellu o Naranjo de Bulnes.

A la entrada de Caín se gira a la derecha, bordeando el río y dejando el pueblo a la izquierda. Más abajo cruzamos Las Lleras y el puente de La Presa, que nos sitúa en el arranque del auténtico desfiladero del Cares.

Los primeros metros discurren atravesando los túneles excavados en la roca. Más adelante la garganta se va abriendo un poco dando paso a la riega de Casielles, punto de comienzo de la Canal de Dobresengros.

Seguimos por el camino abierto para el mantenimiento del canal de la Central de Poncebos, de la empresa Electra del Viesgo. Al poco tiempo cruzamos a la otra orilla por el espectacular Puente de los Rebecos.

Algo más adelante cruzamos de nuevo a la parte izquierda de la garganta por el puente Bolín.

Desde este punto, por la izquierda, vemos el inicio de la Canal de Trea, para el ascenso a Vega de Ario.

Después de un corto trecho alcanzamos la pequeña majada de Culiembro, que reconoceremos facilmente por la cabaña que hay en el camino. Por detrás sube la senda de la Ruta de la Reconquista que discurre por la Canal del Culiembro hasta Vega Maor.

La senda sigue hasta encarar una subida que nos dirige al punto más elevado del recorrido en Los Collaos, con varias casas derruidas. Desde aquí se contempla una de las más extraordinarias vistas de la garganta del Cares.

Sólo nos queda seguir en descenso por el sendero que nos lleva a la carretera de acceso a Poncebos.

Distancia: 22 km
Duración: 5 horas

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta