Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  9 horas 4 minutos

Coordenadas 955

Fecha de subida 15 de junio de 2009

Fecha de realización junio 2009

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.924 m
937 m
0
4,8
9,7
19,36 km

Vista 7493 veces, descargada 391 veces

cerca de Uztarroz, Navarra (España)

La Kartxela es una de esas montañas especiales que hay en Navarra. Sus 1.982 metros la hacen la séptima cima de primera en la Comunidad Foral y la décima altura absoluta. Además su forma rocosa y su espolón este, el Keleta, le dan un aspecto formidable. Su visión desde el valle de Belagua llama poderosamente al montañero. Una vez contemplada entra, sin duda, en el proyecto de cualquier amante de las alturas. Eso me pasó a mí. La divisé magnífica cuando subí al Txamantxoia. Y desde entonces sabía que acabaría ahí arriba.
Esta ruta sube al Kartxela desde el mismo valle de Belagua. Se puede acceder a la cima desde el refugio Angel Olorón o desde la Venta Juan Pito, recortando el desnivel. Pero una montaña de la belleza de la Kartxela merece el esfuerzo adicional. 1.000 metros de desnivel esperan al montañero. Además de esta manera se contempla el dolmen de Arrako, el mejor conservado de la montaña Navarra.
En el camino abordé otras dos cimas de primera: el Binbaleta y el Larrondoa, montes muy distintos que escoltan a la Kartxela por el Norte y por el Sur.
La ruta empieza dejando el coche junto a la carretera que une Isaba con el puerto de Belagua dos kilómetros y medio antes de empezar la subida hacia el refugio de Angel Olorón. Desde la misma carretera postes indicativos marcan el camino al dolmen de Arrako que se encuentra en un prado cercano a 350 metros de la carretera. Siete pesados ortostatos conforman la cámara y una gran losa la cubre. Detrás del megalito se alza el Keleta, uno de los objetivos de la caminata. Tras ver esta muestra de religiosidad prehistórica, hay que seguir las marcar azules y rojas atravesando el bosque, hasta salir a la carretera de nuevo a la altura de la Venta de Juan Pito (1,6 Km.) Quien ande escaso de fuerzas puede empezar aquí la ruta, ahorrándose 200 metros de desnivel. Junto al aparcamiento de la Venta sale el sendero que sigue el ascenso por el llamado Cerro de las Latas hasta el collado de Arakogoiti.
A un kilómetro (2,6 Km) el sendero pasa junto a una estela que homenajea a tres montañeros muertos en 1.984. No son los únicos que han fallecido en la Kartxela, pero el epitafio bien vale para todos ellos: “Buscando la libertad hallaron la eternidad”.
Un kilómetro mas y llego al collado. Desde aquí veo el imponente Kartxela con su espolón, el Keleta y a su derecha el Binbaleta, primer objetivo. Lo afronto por su vertiente Oeste, empinada y herbosa.
Desde arriba grandes panorámicas del alto Pirineo Navarra. Pero lo mas destacable es la visión de los paredones rocosos de la Kartxela.
De camino a la cumbre de la Kartxela me sorprende la belleza con que se recorta en el horizonte el Barazea, de 1.876 metros de altura, lo que hace que lo apunte dentro de esos picos deseados que mas tarde o mas temprano intentaré.
En la cima de la Kartxela un buzón con forma de casa y una especie de veleta adornan esta cima de mas de 1.900 metros. Lástima que la niebla me envuelva, dificultándome la visibilidad, si bien algunos claros abiertos por el viento me permiten ver hacia el Este el horizonte dentado por por los picos todavía nevados.
Pero la Kartxela no es solo su cima. Su espolón Este, el Keleta, es el que llama la atención desde el valle de Belagua. Para llegar al Keleta hay que seguir un sendero que sigue la línea cimera del Kartxela. Uno se explica aquí la peligrosidad de esta montaña en invierno, donde un resbalón en hielo supone una caída mortal. Por suerte, a estas alturas de la primavera, la nieve solo permanece en algunos neveros mas escondidos del sol, y solo hay que tener un poco de precaución para llegar al objetivo.
A 1,2 Km. de la cima de la Kartxela llego al Keleta. He tenido suerte y la niebla ha quedado pinchada ahí arriba, quedando la nube a solo unas decenas de metros de mi cabeza. Esto hace que la panorámica sea completa y espectacular. 900 metros mas abajo el hermoso valle de Belagua, desde donde he partido. Por mi cabeza pasa la visión de la cima que ahora estoy pisando desde el dolmen de Arrako. Y cerrando el valle, ese horizonte bello y aserrado que forman los gigantes de mas de 2.000 metros: Anie, Mesa de los Tres Reyes, Petrechema, Acherito, etc. Es una pena que este no sea el punto mas alto de la Kartxela, ya que realmente tiene algo muy especial dentro de la montañas de Navarra. Recordaré la subida a la cima, pero mas grabada en mi mente quedará la sensación de plenitud, libertad y belleza que sentí en lo alto de este excepcional mirador.
Desde aquí arriba, hacia el Sur, vemos una gran loma herbosa. Es el Larrondoa, con 1.700 metros de altura, y es la última cima que voy a coronar. Desde el Keleta hay que llegar al collado donde se ve una gran balsa de agua. De camino admiro los precipicios que forma el Keleta en su caída al valle.
Tras un kilómetro y medio de descenso me pongo en el collado de Lapatia. Desde aquí hay que superar los 150 metros de desnivel bastante acentuado que separan el collado de la cima de Larrondoa. Desde aquí tenemos otra espectacular vista de la Kartxela. Habiéndola visto desde el Norte (Binbaleta) y desde el Sur (Larrondoa) he podido apreciar perfectamente la aguja de roca, muy montañera, que he disfrutado en esta ruta. Aunque le falta poco para llegar a los 2.000 metros, creo que junto con el Ori son las dos montañas plenamente pirenaicas a este lado del valle de Belagua.
De vuelta al collado, se aprecian las marcar amarillas y blancas de sendero de pequeño recorrido. Siguiéndolas hacia el Norte pasamos debajo de los paredones rocosos del Keleta. Pequeñas regatas, al final de la primavera, se deslizan entre las rocas hacia el valle. El sendero lleva de vuelta al collado de Arrakogoiti. Pero antes de llegar al mismo, en las faldas del Binbaleta, llama la atención, mas abajo, un prado sembrado de grandes rocas, que, desprendidas de la Kartxela, forman el último gran atractivo de la ruta, ya que forman un lugar de estética primitiva y sugerente. Es el “prado de los Gigantes”. Para llegar aquí, me salgo del sendero y sigo la regata que baja directo hacia el prado. El conjunto lo inicia la “peña de la cascada”, ya que en primavera una cascada se derrama junto a ella. Recorro el prado por este caos de rocas que parecen un enorme cromlech atravesado por la regata. Desde aquí se aprecia el circo pétreo que forman la Kartxela y el Binbaleta muchos metros por encima de mí. Una última gran roca que parece gemela a la “peña de la cascada” cierra el conjunto pétreo.
Un kilómetro mas adelante volvemos junto a la estela que recuerda a los montañeros muertos. Solo me quedaba echar un último vistado atrás a esos picos ahora conocidos y bajar por el mismo camino al fondo del Valle de Belagua. Ya abajo paso junto a la Ermita de Arrako, muy cercana al dolmen. Dolmen y Ermita. Sin duda este lugar ha tenido siempre importancia religiosa para los que habitaron el valle desde la prehistoria hasta el presente.

Si te ha gustado, o no, la ruta te agradecería que la comentaras. Ya sabes, todo sea por mejorar.

Rutas que recorren la Arqueología de Navarra en

http://arqueologianavarra.blogspot.com

2 comentarios

  • Foto de kunzuilh

    kunzuilh 03-jun-2010

    Muy buena ruta y bien descrita.
    Simplemente una cosa, donde dices Larrogain el el Larrondo, que el Larrogain está en el Valle de Arce...

  • Foto de jangoiko

    jangoiko 14-oct-2013

    Bonita ruta, muy recomendable. Evitar días de niebla.

    Ha realizado esta ruta ver detalle

Si quieres, puedes o esta ruta