• Foto de Gr10 francés 28ª Rouze-Aulus les Bains
  • Foto de Gr10 francés 28ª Rouze-Aulus les Bains
  • Foto de Gr10 francés 28ª Rouze-Aulus les Bains
  • Foto de Gr10 francés 28ª Rouze-Aulus les Bains
  • Foto de Gr10 francés 28ª Rouze-Aulus les Bains
  • Foto de Gr10 francés 28ª Rouze-Aulus les Bains

Dificultad técnica   Difícil

Coordenadas 496

Fecha de subida 19 de agosto de 2009

Fecha de realización agosto 2009

-
-
1.720 m
731 m
0
6,2
12
24,81 km

Vista 2557 veces, descargada 119 veces

cerca de Couflens, Midi-Pyrénées (France)

12 de Septiembre de 2007
28ª etapa Rouze-Aulus les Bains
Distancia: 24,81 km.
Ascenso total: 1.780 m.
Descenso total: 1.949 m.
Altura máxima: 1.720 m.
Altura mínima: 731 m.
Valoración: 7,5
Tiempo de marcha 8 h. 45 m.


Bonito amanecer en el gîte d’étape de Rouze, al salir al exterior vemos que lo primero que ilumina el sol es mont Valier que se ve perfectamente sobre el col de Pause, ayer no nos dimos cuenta de esta maravilla ya que entre la noche y la niebla que tuvimos por la tarde, fue imposible percatarnos de ello. El matrimonio de la granja a madrugado, él ordeña las cabras y ella hace los quesos mientras nosotros desayunamos. Al terminar partimos penetrando en el bosque y ascendiendo fuertemente y en lazadas hasta alcanzar el humeau de Bourdasse, dejamos unas granjas en ruinas y al salir del bosque alcanzamos enseguida el col de la Serre du Cot. Hemos ascendido 600 m. de un golpe así que un pequeño descanso no nos viene mal. Volviendo la vista atrás, decimos adiós a mont Valier y al col de Pause, de frente el camino de descenso a Saint Lizier, en el col las vacas pacen y mugen para llamarse unas a otras. Mientras paramos secamos algo de la ropa que lavamos ayer, luego comenzamos el descenso por un sendero hasta alcanzar una pista que cruzamos para seguir descendiendo por un hayedo, una chica muy cargada asciende al collado, cruzándose con nosotros, va haciendo el gr 10 al contrario que nosotros, ella se dirige hoy a Couflens. Seguimos descendiendo hasta la granja de Grabude, seguimos un arroyo hasta ver las casas de Bielle que dejamos a la izquierda y seguir una pista hasta alcanzar las primeras casas de la localidad de Saint Lizier d’Ustou, una alegría encontrar el primer bar desde que partimos este año en Marignac, lo cierto que a pesar de ello pasamos de largo pues es temprano aún y además frente al bar hay un camping y una buena tienda de provisiones, Ángel y yo compramos para prepararnos unos fabulosos bocadillos con unas frescas coca colas, además compramos la prensa para ver los resultados deportivos de la selección española de baloncesto en el europeo de este año. Después del refrigerio nos preparamos para la larga y dura subida que nos espera hasta el col de Escots. Cruzamos el puente romano de Oque para ascender hasta el col de Fitté, nuevo descanso, nos tomamos una cerveza artesanal con la que he cargado hasta el puerto y contemplamos las casitas de madera de la estación de esquí de Guzet-Neige. Al seguir ascendiendo al port de Escots perdemos las marcas debido a las obras que se hacen alrededor de la estación para ampliar las pistas. Los remontes nos acompañan hasta dar con el port d’Escots, no paramos en él, comenzamos a descender por un bonito bosque de abetos y después de salir de él, entre brezo y rododendros. Tomamos agua de un arroyo bordeando el circo de Casiérens, cruzamos un arroyo por una pasarela y lo seguimos por su margen derecha, diversas cascadas nos acompañan como la cascada de Fouillet para salvar los desniveles. Llegamos a un cruce de senderos, a la derecha el gr 10, nosotros tomamos a la izquierda siguiendo el arroyo y en dirección a Aulus les Bains. Descansamos y comemos junto a una casa de piedra. Seguimos hasta alcanzar la carretera D-8 a la entrada de Aulus. Tratamos de localizar el gîte d’etape “Le Presbytère” donde hemos quedado con el amigo Juan que nos acompañará hasta el final del recorrido de este año. Cristóbal, el dueño del gîte nos recibe gratamente y nos da la habitación, Juan llega poco después, ha estado enfermo estos días y no se ha podido incorporar desde el principio. Después del reencuentro y una buena ducha hemos bajado a cenar, solo hay un matrimonio en el gîte aparte de nosotros que nos acompañan en la cena, la mujer de Cristóbal nos sirve la comida: un quiche muy bueno de primero y una especie de calabacín con forma de calabaza relleno de carne de segundo acompañado de arroz y de postre un pastel de limón con un café para la sobremesa. Charlamos animadamente con el matrimonio francés hasta que hemos subido y nos hemos metido en la cama, tenemos acumulado demasiado cansancio.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta