Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  3 horas 12 minutos

Coordenadas 893

Fecha de subida 21 de noviembre de 2013

Fecha de realización noviembre 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
361 m
-7 m
0
2,1
4,2
8,34 km

Vista 9396 veces, descargada 488 veces

cerca de Ye, Canarias (España)

Si quieres ver el texto con las fotos ubicadas en el mismo, visita mi blog en este enlace:

CAMINO DE LOS GRACIOSEROS en mi blog

Realizada el 21 de noviembre de 2013. Comenzamos a caminar sobre las 13,30 horas y terminamos el regreso (subida y llegada al aparcamiento) sobre las 16,45.

Califico la ruta como "difícil" no por su desnivel (aunque relevante), ni por su longitud, sino por lo dificultoso del sendero (especialmente en la bajada) al ser todo él de grava volcánica muy suelta, que obliga a ir con mucho cuidado para evitar resbalones. Una caída podría dar lugar a heridas de consideración.

La subida, pese a ser por el mismo sendero, no presenta tanta dificultad, pues el riesgo de resbalar es menor.

Este camino tuvo como objetivo el intercambio social comercial entre el pueblo de Haría y La Graciosa y se utilizaba por los habitantes de ésta para llevar a las localidades de Lanzarote los productos que elaboraban, comerciando con ellos para la propia subsistencia.

La ruta se inicia en un aparcamiento cercano a la formación rocosa denominada El Risco de Famara, ubicado en un lugar llamado Las Rositas. Se puede llegar al lugar por Ye. Una vez atravesada la población con dirección a Máguez, a unos 900 metros (en el lugar conocido como “Hoya de la Pila”, sale un camino a la derecha que tendremos que recorrer unos 500 metros. En cuanto pasemos unas casas que quedan a la derecha, veremos otro camino, en peores condiciones que el anterior, que sale a la izquierda. Tomándolo, a unos 100 metros existe un lugar empedrado, habilitado para aparcar.

Si hemos subido desde Máguez en dirección a Ye, por la LZ-201, como a 2,8 kilómetros habremos llegado a la Hoya de la Pila, a la que me refiero en el párrafo anterior. Ahí tomamos el camino que sale a la izquierda y, a unos 500 metros, otra vez a la izquierda para ir al aparcamiento.

Hay un camino de claro trazado y exento de dificultad que nos lleva desde el aparcamiento al inicio de la bajada, donde hay un mirador.

Desde el mirador podemos contemplar La Graciosa y, detrás de ella, Montaña Clara y aún más allá el Roque del Oeste y Alegranza.

En la Graciosa vemos, de izquierda a derecha, los conos de los volcanes Montaña Amarilla, Montaña Mojón y Las Agujas. Solo escapa de nuestra vista Montaña Bermeja, oculta por Las Agujas.

Unos pocos metros de sendero en el inicio de la bajada están bien empedrados.

Pero el camino se torna enseguida, como he dicho antes, de una grava volcánica gruesa en la que resulta fácil resbalarse, por lo que hay que ir muy pendiente de donde se pisa. Muy recomendable ayudarse de bastones para evitar los resbalones, así como no pararse a contemplar la maravilla que se extiende ante nuestros ojos sino en las cambios de sentido del abundantísimo zig-zag que vamos a ir haciendo.

Desde el principio se percibe con nitidez el camino en zig zag que nos va a llevar hasta abajo. Todo el sendero está acompañado por un tendido eléctrico que nos marca, mirando desde arriba, donde termina la bajada y viceversa cuando regresemos.

Las Salinas del Río se ven desde arriba. Son las más antiguas de las existentes Canarias y ya se tiene referencias de ellas en las primeras crónicas de la conquista.

Ante nuestros ojos queda también la Caleta del Sebo, único núcleo de población de La Graciosa, ya que Pedro Barba no puede ser considerado como tal, al contar solo con algunas casas, normalmente deshabitadas.

Cuando llegamos abajo el sendero más claramente marcado, apartado de la orilla, se encaminaba derecho hacia las Salinas. Nosotros preferimos tomar otro, menos nítido que se dibujaba más próximo al mar. La verdad es que la abundancia de roca volcánica nos dificultó considerablemente el andar, pero fuimos siguiendo, con dificultad pues no se distinguía nada bien, el sendero elegido hasta alcanzar un punto en que se juntaba con el otro. El lugar está marcado por un hito.

Desde el cruce de caminos nos dirigimos a El Embarcadero, una punta a partir de la que comienza luego, hacia la derecha, la larga Playa del Risco.

Según señala Nieves Morales, directora de la Casa de los Volcanes de Lanzarote en un bonito trabajo que se puede

CONSULTAR AQUÍ

esta zona “alberga los distintos tipos de comunidades vegetales existentes en Lanzarote, de ellas 19 son endémicos de Lanzarote e islotes y 14 exclusivos del Risco de Famara”. En el camino, pues, pudimos observar distintas especies como el bobo, aulagas, veroles, tuneras, vinagreras o tojio.

El caminar hacia las Salinas del Río se torna dificultoso por la abundante arena. Intentamos caminar por la playa, pensando que la arena mojada nos facilitaría el paso y, al no conseguir el objetivo, subimos a la parte más alta de la playa, con un resultado similar.

Al final, armados de paciencia seguimos con pasos cortos hasta llegar a nuestro objetivo.

Las Salinas del Río son las más antiguas del Archipiélago ya que las primeras referencias documentales que se conocen se remiten al siglo XV, al ser acondicionadas en tiempos de Sancho de Herrera (1442-1534), primer Señor de Lanzarote. En 1520 se reseñan unas construcciones en ellas.

Se puede encontrar un detallado informe sobre las mismas

CONSULTANDO AQUÍ

La producción a principios del siglo XVII es ya elevada y se sitúa en unas 4.800 fanegadas (334 toneladas en caso de que la medida utilizada fuera la fanega de áridos de Gran Canaria, con una capacidad de 65,892 litros, que pesarían unos 69,5 kilogramos).

Estas salinas son las únicas de Lanzarote hasta que a finales del siglo XIX comienza la construcción de nuevas explotaciones en la isla. En los años cincuenta del pasado siglo XX ya existían en la isla unas cincuenta salinas.

Con la aparición de las técnicas de conservación en frío decayó la importancia de la sal y comenzó el declive de las salinas de Lanzarote. La paralización de las explotaciones se inició hacia 1970 quedando en la actualidad en activo solo sólo los Agujeros y con carácter testimonial las Salinas de Janubio.

Las Salinas del Río siguieron funcionando hasta 1971 ó 1972 en que fueron definitivamente abandonadas.

Creo que es una de las rutas más bonitas de las que pueden hacerse en Lanzarote. Tanto desde el mirador que hay en lo alto del Risco, antes de comenzar la bajada, como durante buena parte de ella, pueden contemplarse cuatro de los cinco islotes que componen el Archipiélago Chinijo, de una belleza indescriptible.

La Playa de Risco es solitaria, muy amplia y de una arena blanca y fina que la hace muy agradable.

Ver más external

12 comentarios

  • Foto de alag801

    alag801 09-dic-2013

    jeje,me encantó

  • Foto de Crispal

    Crispal 28-abr-2014

    ¡Vaya preciosidad de fotos y paisajes! La ruta interesante por lo que tiene de historia y vida para los pueblos de la zona. ¡Ya me gustaría poder ir para hacerla.
    Gracias por compartirla.

  • Foto de Manbema

    Manbema 02-may-2014

    Fantásticas vistas. Realmente tienes suerte de haber podido hacerlas.

  • Foto de Pelopua

    Pelopua 03-may-2014

    Espectaculares las vitas de la Graciosa. Duro trabajo el de los gracioseros, sobre todo de los que se hicieran ese camino con frecuencia.

  • Pasosligeros 15-may-2014

    Una ruta muy bonita e interesante por todo cuanto en ella se encuentra como las especies: el bobo, veroles, tuneras,tojio etc..

  • Foto de Parian

    Parian 16-may-2014

    Tampoco conocía esta ruta, que me resulta apetecible para mi próxima visita. Todas las vistas desde el Risco de Famara son realmente impresionantes y si se acompañan con algo de información histórica sobre la ruta, como haces tu, pues qué más se puede pedir.

  • chris59152 15-jul-2014

    Super rando avec de super paysage

  • Foto de Dalits

    Dalits 15-jul-2014

    Je suis tellement contente que vous avez aimé. Il est vraiment merveilleux.

  • Foto de Cocinilla

    Cocinilla 21-mar-2015

    Fantásticas vistas en ese bajada. Una maravilla.

  • Foto de Depuntillas

    Depuntillas 15-abr-2015

    Aunque le tenía un poco de respeto a esta ruta, tanto por la bajada como por la posterior subida, pude realizarla a finales de octubre pasado. Aparte de ir con cuidado para evitar sustos y consecuencias indeseadas, se hace bien. Las vistas son, sencillamente, impresionantes. Las salinas, su historia y todo lo que hay detrás de ellas, impactantes.

    Ha realizado esta ruta ver detalle

  • Foto de Mirafrin

    Mirafrin 16-abr-2015

    Espectacular ruta. Primero por las vistas que hay desde arriba sobre todo el Archipiélago Chinijo, las salinas y "el Río". Fantástica la bajada, en la que tuvimos cuidado siguiendo tus consejos e inolvidable el recorrido por el borde del mar hasta llegar a las salinas. La vuelta la hicimos con calma, sin prisas, disfrutando de todo.

    Ha realizado esta ruta ver detalle

  • Foto de Dicaru

    Dicaru 14-ene-2017

    Estupendo track y bien documentada la información que ofreces. No dejamos de comentar durante la bajada lo que este camino debió suponer para las mujeres que se ganaban el sustento haciendo esta ruta con frecuencia. Una cosa es el placer y otra hacerlo por obligación. Las vistas espectaculares gracias a un día supernítido.

    Ha realizado esta ruta ver detalle

Si quieres, puedes o esta ruta