• Foto de Gr10 francés 42ª Arles sur Tech-Las Illas
  • Foto de Gr10 francés 42ª Arles sur Tech-Las Illas
  • Foto de Gr10 francés 42ª Arles sur Tech-Las Illas
  • Foto de Gr10 francés 42ª Arles sur Tech-Las Illas
  • Foto de Gr10 francés 42ª Arles sur Tech-Las Illas
  • Foto de Gr10 francés 42ª Arles sur Tech-Las Illas

Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  9 horas 39 minutos

Coordenadas 1904

Fecha de subida 21 de octubre de 2009

Fecha de realización septiembre 2009

-
-
1.390 m
256 m
0
8,8
18
35,32 km

Vista 3243 veces, descargada 126 veces

cerca de Arles, Languedoc-Roussillon (France)

7 de Septiembre de 2009
42ª etapa Arles sur Tech-Las Illas
Distancia: 34.91 km.
Ascenso total: 1.390 m.
Descenso total: 1.430 m.
Altura máxima: 1.390 m.
Altura mínima: 256 m.
Valoración: 8
Tiempo de marcha: 9h. 40 m.

Hemos tomado un buen desayuno-buffet en el hotel Les Glycines para cargar las pilas, nos espera una dura etapa de diez horas. A la salida de Arles cruzamos el rio Tech por un puente y comenzamos a ascender por el bosque comunal de Arles, un magnifico bosque de castaños arropado por el brezo florecido, el terreno granítico permite el paso entre la roca erosionada por el agua y el viento. Alcanzamos la cota 903 en el coll de Paracolls, desde arriba se pueden ver profundas brechas en un terreno bastante salvaje y poco habitado, al fondo se pueden ver los tejados de alguna de las pequeñas aldeas que habitan la zona. Comenzamos a descender suavemente entre castaños, salvando algunos arroyos y recorriendo muchos metros para salvar los cañones hasta descender a una carretera después de salvar la Termes justo a la altura de un gîte d’ètape situado en el Molí de la Paleta, buen sitio para desdoblar esta dura etapa y que nosotros desconociamos. Abandonamos la carretera para salvar por senderos un cañón y poder llegar a las casas de Montalbá, un bonito lugar para descansar con fuente y un gran castaño a la entrada, una iglesia, un par de casas y un cementerio. Hacemos un ligero descanso antes de decidir si tomar el camino principal o una variante: el primero llega directamente al coll du Puits de Neige y la variante que asciende 200 m. más hasta la Roc de France, optamos por este último que a la postre resultaria bastante duro acumulado a la larga distancia del día de hoy. El ascenso es suave hasta el Molí Serrador, un viejo molino en ruinas, a partir de aquí el camino se vuelve más empinado y duro hasta alcanzar el coll Cerdá, a partir de aquí el ascenso se suaviza aunque solo al principio para endurecerse hasta llegar a la Roc de France, buenas vistas de los alrededores, pero surge el problema, se nos agota el agua y el terreno es muy seco, desde Montalbá no hay fuentes ni arroyos ni nada, estamos en zonas mas bajas y los regatos están secos a finales del verano. Hacemos una parada y comemos, llevamos mucho ascenso acumulado y necesitamos reponer fuerzas, el camino a partir de aquí es un sube y baja, me voy encontrando sin fuerzas y el más mínimo repecho se me hace un mundo, llevo la boca seca y sin encontrar agua, bajo el ritmo para no sudar y gastar las menos reservas posibles. Enlazamos con el gr 10 tradicional cerca de unas antenas de televisión, poco después alcanzamos el coll du Puits de Neige, seguimos descendiendo, milagro, una pequeña fuente soluciona nuestros problemas, nos paramos para saturarnos de agua y rellenar la cantimplora, continuamos, cruzamos una pradera, pasamos el coll de Cirère, hemos pasado uno con el mismo nombre hace poco, descendemos por un hayedo, cruzamos una pista varias veces antes de seguir por ella, la pista desciende hasta una casa, La Selva, y desemboca en la carretera D-131, seguimos por ella durante varios kilómetros y llegar a la aldea de Las Illas, llegamos al gîte d’ètape donde nos atiende amablemente la señora Martinez, solo alojamiento , no dan comidas, hay un hostal “Les Trabucaires” donde podemos comer. En el gîte se encuentra Eric el lyonnes y Jean un francés jubilado anticipadamente que aprovechó para irse con la bicicleta a recorrer Australia, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia. Los cuatro cenamos juntos, y aprovechamos para escuchar las andanzas de Jean, la velada se alarga un poco más de la cuenta pero merece la pena.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta