rota
  • Foto de Kobaundi
  • Foto de Kobaundi
  • Video de Kobaundi
  • Foto de Kobaundi
  • Foto de Kobaundi

Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  3 horas 53 minutos

Coordenadas 296

Fecha de subida 20 de noviembre de 2009

Fecha de realización mayo 2008

-
-
676 m
330 m
0
1,4
2,7
5,48 km

Vista 2011 veces, descargada 49 veces

cerca de Tertanga, Castilla y León (España)

Una de las rutas mañaneras más agradecidas en la Sierra de Gorobel / Sálvada; tres horas y media serán suficientes para visitar las dos cascadas y cuevas desde las que surge el agua en épocas de fuertes lluvias.
Nuestro punto de partida es el pequeño pueblo de Tertanga, muy cercano al puerto de Orduña. Iniciamos la ruta en un lavadero que hay antes de la iglesia, después seguimos la carretera a la derecha, dirección Orduña, pasando junto a la iglesia y la bolera. Enseguida giramos a la izquierda para pasar entre caseríos y nos adentramos en una senda dirección Suroeste, dejando el Txarlazo a nuestra derecha. En una primera bifurcación dejaremos una senda a nuestra derecha y seguiremos de frente; en la segunda actuaremos de la misma manera, para llegar a una barrera metálica que debemos cruzar. Tras la puerta, llegamos a un cruce de tres variantes, en la que escogemos la del centro, que nos llevará hasta el cauce del río; deberemos cruzar el mismo aprovechando las piedras que más sobresalgan del agua.

A partir de este punto el camino deja de ser llano y comenzamos a ascender poco a poco; debemos continuar por la senda lo más cercanos posible al río, haciendo caso omiso a pequeños ramales que nazcan a nuestra izquierda. Volvemos a caminar por bosque cerrado cuando nos encontramos con otra notable bifurcación de dos sendas; en este caso nos declinamos por la de la derecha. El camino se arrima después al cauce, y nos permite disfrutar de pequeñas cascadas y toboganes, con el Pico Del Fraile como fondo y la cascada de Kobaundi bajo él.

El camino no tiene pérdida a partir de aquí, así que avanzamos cómodamente hasta que llegamos a un paso habilitado. Deberemos cruzar una vez más el cauce del río, para quedarnos entre los dos afluentes de las dos cuevas. Nada más cruzar debemos buscar el sendero a nuestra izquierda que parece ocultarse entre la maleza; ya que es el que más cómodo nos resultará para ir ganando altura en continuos zig-zags. A la vez que vamos subiendo, disfrutaremos con el estruendo y la bella imagen de la cascada situada a nuestra derecha.

Llegamos a una repisa donde el sendero se divide en dos: izquierda y derecha, cada bifurcación va a una de las cuevas. En nuestro caso optamos por ir primero a la derecha; un paso por un sendero un poco expuesto en el que los más miedicas se pueden agarrar a la hierba y enseguida llegaremos a la enorme cueva; un lugar mágico sin duda alguna.

Una vez que hemos vuelto al cruce, tomamos el otro sendero para visitar la segunda cueva. Caminamos por una ladera herbosa bastante vertical, pero segura; y deberemos cruzar entre arbustos como si estuvieramos en una selva; habrá que ir mirando al suelo un rato para no perder el sendero. Cuando nos vamos acercando al cauce denuevo, nos encontramos con un pasamanos de cable de acero. Tal vez no sea realmente necesario, pero nos vendrá muy bien su ayuda para llegar al cauce en plan "vía ferrata". A partir de aquí nos tendremos que buscar un poco la vida para avanzar por las rocas, después cruzaremos un pequeño hortigal (con pantalones largos se pasa bien) y a continuación, para superar la pared de nuestra izquierda; encontraremos un pasamanos con una cuerda que esta vez si que nos será de gran ayuda; ya que la piedra suele estar resbaladiza en este punto. A partir de aquí solo queda afrontar una ladera realmente vertical para llegar a la segunda cueva; si está resbaladizo nos podemos agarrar a las hierbas para más seguridad.

La vuelta la realizaremos por el mismo sitio.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta