• Foto de CACERES. Sierra de Bejar. El Puertecito-El Torreón-Plataforma de Candelario
  • Foto de CACERES. Sierra de Bejar. El Puertecito-El Torreón-Plataforma de Candelario
  • Foto de CACERES. Sierra de Bejar. El Puertecito-El Torreón-Plataforma de Candelario
  • Foto de CACERES. Sierra de Bejar. El Puertecito-El Torreón-Plataforma de Candelario
  • Foto de CACERES. Sierra de Bejar. El Puertecito-El Torreón-Plataforma de Candelario
  • Foto de CACERES. Sierra de Bejar. El Puertecito-El Torreón-Plataforma de Candelario

Dificultad técnica   Difícil

Coordenadas 523

Fecha de subida 19 de mayo de 2014

Fecha de realización enero 2004

-
-
2.416 m
1.322 m
0
4,4
8,8
17,54 km

Vista 1538 veces, descargada 22 veces

cerca de La Garganta, Extremadura (España)

Hoy toca patear la sierra de Bejar y para eso he cogido mi cámara y mi mochila y me he unido al grupo del club Camino de la Plata, vamos a subir al Torreón desde el Portecillo y terminar en la Plataforma de Candelario.
El Torreón es un pico de 2.398 m. que se encuentra en la intersección de las provincias de Salamanca, Ávila y Cáceres.
Un pequeño autobús es suficiente para llevar a un grupo de 18 personas para realizar esta bonita aunque exigente ascensión, aunque más de uno no esperaba lo que podía encontrarse. Hace un día espectacular completamente soleado aunque corre una ligera brisa. Sobre las 10 de la mañana llegamos al Puertecillo, un pequeño puerto situado en la carretera que comunica Candelario con La Garganta.
Cuando el grupo termina de prepararse, tomamos una pista que sale del mismo puerto y que asciende para meterse entre un pinar, pasamos la Fuente Piluca y a continuación un par de fuentes más. El camino sube y baja en suaves pendientes hasta hacer un giro a la izquierda, pasar una portilla y ascender hasta el Puerto de Navamuño. Nada más pasar la portilla perdemos uno de los GPS por lo que hacemos una batida para encontrarlo y tenemos suerte en poco tiempo conseguimos recuperarlo. Continuamos por camino poco visible hasta pasar un par de muros de piedra que hace que uno de los componentes del grupo pruebe en sus carnes la alambrada de espinos por lo que hacemos una pequeña parada para hacer una cura. Como no era nada que pudiera detener a un grupo que tiene ganas de disfrutar del día, continuamos subiendo hasta alcanzar el puerto. Pasamos una curiosa cancela preparada para el paso de personas y no el de animales, cruzamos un prado en ascenso y entramos en zona de retamas y brezo que se encuentran muy crecidos, tanto como de no poder vernos unos a otros en algunas zonas, pasamos un arroyo y hacemos un pequeño descanso. Continuamos subiendo hasta llegar a un Prado con una casa que se encuentra abandonado, tenemos dos opciones al pasar la portilla, la primera girar a la izquierda y subir a la cuerda que nos lleva directamente a los Hermanitos o seguir de frente, cruzar el prado y seguir el pequeño valle que poco a poco sube igualmente a la cuerda de los Hermanitos. Magnificas vistas del embalse de Fuente Santa al mirar atrás y del río Cuerpo de Hombre y sus meandros en la zona de Hoya Cuevas. Dejamos un refugio a la izquierda junto al río mientras seguimos ascendiendo la cuerda de Los Hermanitos, en un último esfuerzo alcanzamos la cima, la nieve cubre algunas zonas de la sierra a pesar de llevar bastantes días veraniegos. Hacemos una parada para comer y disfrutar de las vistas, frente a nosotros tenemos el Torreón la altura máxima a la que llegaremos hoy. Descendemos Los Hermanitos siguiendo la cuerda hasta tomar la cuerda del Calvitero donde giramos en dirección noreste para alcanzar enseguida la cima del Torreón. Hacemos una parada corta porque el viento es algo frío, nuestro componente de mayor edad es Elsa, con mas de 60 años ha conseguido encaramarse con nosotros en un ascenso acumulado de mas de 1.600 m. A pocos metros se encuentra el Tranco del Diablo, un paso equipado con una cadena que nos salva una altura de unos cinco metros bastante verticales, al llegar arriba, seguimos la cuerda, si seguimos de frente alcanzariamos la cima de La Ceja pero nos desviamos a la izquierda, salvamos algunos neveros para seguir por un camino hasta el gran hito que indica el punto en que tenemos que descender. Comenzamos el largo descenso por un camino de piedra suelta, hay que ir con un poco de cuidado para no dar un traspies, cosa que le pasó a Elsa que tuvo una caída y sufrío algunos golpes en su cuerpo pero continuó como una verdadera campeona hasta llegar a la plataforma del Travieso. Desde aquí por un sendero en poco tiempo hasta la Plataforma de Candelario que es el fin de la ruta de hoy y donde llegamos aproximadamente sobre las 18 horas.
El autobús nos lleva hasta Candelario donde tomamos unas cervezas en el bar el Refugio, un buen sitio donde probar las famosas patatas revolconas con torreznos que se comen por estos lares. Enseguida volvemos al autobús, aún nos quedan algunas horas para llegar a casa.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta