KNT

Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  4 horas 31 minutos

Coordenadas 1005

Fecha de subida 17 de julio de 2014

Fecha de realización julio 2014

-
-
52 m
1 m
0
4,1
8,3
16,55 km

Vista 6218 veces, descargada 197 veces

cerca de Saint-Jean-de-Luz, Aquitaine (France)

Sendero Litoral: De San Juan de Luz a Hondarribia

Nuestra ruta por el Sendero Litoral comienza en el aparcamiento de la Estación de Tren (7 m.) [1] de San Juan de Luz, desde donde empezaremos a caminar por la Avenida de Verdún, dejando la glorieta de enfrente a la derecha, para cambiar de acera unos metros más adelante, pasar sobre la Calle de Pierre Larramendy y alcanzar a los 4' [248 m.] el Puente de Larraldenia (7 m.) [2], situado sobre el Río Urdazuri, donde podemos disfrutar de unas vistas incomparables sobre los alrededores y las barcas de pesca que están por aquí ancladas y tenemos unos paneles explicativos basados en la pesca en este lugar.
Entraremos en la localidad vecina de Ziburu por la Avenida de Charles de Gaulle para descender por el acceso de la derecha donde un jardín, con el nombre de la villa recortado en arbustos y con una escultura en honor a los caídos en diferentes conflictos, nos da la bienvenida mientras, con un giro a la derecha bajamos hacia el Muelle de Maurice Ravel y llegamos a los 8' [478 m.] al cruce (4 m.) [3] con el Muelle de François Turnaco, situado junto al Faro de Amont, diseñado en 1.936 y de estilo neolabortano, que cumple el trabajo de indicar a los barcos el canal de entrada en el puerto del río.
Continuaremos junto al Río Urdazuri por el Muelle de Maurice Ravel dejando la derecha el pequeño Puerto de Larraldenia y a la izquierda unas casas con sus características fachadas marineras, aunque realmente es así desde 1.925 cuando se demolió la primera línea de casas para dar paso al VFDM (Línea de Ferrocarril de Bayona a Hendaya por la costa), cuyo trazado sigue esta primera parte del recorrido, y en este entorno llegaremos 11' [665 m.] al cruce (2 m.) [4] con el Dique de Henri Petit de Meurville, que cierra este pequeño puerto por la derecha, y que está situado al lado de la Casa Natal de Maurice Ravel, célebre compositor musical de principios del S. XX, donde, a la izquierda, está actualmente la Oficina de Turismo.
Nuestra ruta sigue recta por el muelle con el Río Urdazuri a la derecha y las casa de la otra orilla, flanqueando la entrada del río en la bahía el pequeño Faro de San Juan de Luz, situado en la otra orilla y contemporáneo y complementario del faro anterior, llegando nosotros a los 15' [938 m.] a la altura del acceso (5 m.) [5] a la Playa del Puerto, recogido rincón de arena para los bañistas junto al centro histórico de la villa.
Desde aquí tomaremos recto el Boulevard de Pierre Benoît para empezar a subir por él, mientras la altura nos va dando otros puntos de vista del entorno y nos encontramos a los 18' [1.114 m.] con la estatua de la Virgen de Muskoa (16 m.) [6], que desde 1.948 flanquea la entrada y salida de los barcos desde los puertos del río, los cuáles hacen sonar su bocina cuando pasan por su lado en señal de agradecimiento por su protección ante las tempestades del Océano Atlántico.
Entraremos en una parte de la villa con un hábitat más disperso, notándose esto en la vegetación que nos rodea, alcanzando a los 19' [1.183 m.] un acceso (20 m.) [7], a la derecha, que actualmente se encuentra vallado y donde tenemos un cartel informativo de peligro, que nos daría entrada a la Playa del Casino y al lugar donde éste se encontraba, que tuvo su máximo apogeo en últimas décadas del S. XIX, como baños, con un dique que cerraba la playa convirtiéndola en piscina, y en las primeras décadas del siglo pasado, ya como Casino de Ciboure, hasta la crisis de 1.929, siendo demolido totalmente en el año 2.007.
Continuaremos ascendiendo por el Boulevard de Pierre Benoît para pasar a los 22' [1.371 m.] junto al Mirador del Rocalet (22 m.) [8] y a los 24' [1.470 m.] junto al Mirador del Carré (23 m.) [9], puntos de excepcional vista sobre la Bahía de San Juan de Luz.
Empezaremos a descender por el paseo con una preciosa vista de la Playa de Socoa, en primer plano, y del Fuerte de Socoa, al fondo, dejando a la izquierda la Avenida de la Escala y alcanzando, unos metros más adelante, a los 28' [1.772 m.] el acceso (10 m.) [10], a la derecha, a la Playa del Carré, conocida por sus enormes bloques de piedra, y situado en el cruce, a la izquierda, con la Avenida de los Vascos, junto a una estatua de Pierre Benoît., conocido marino, arquitecto e ingeniero de la primera mitad del S. XIX, que luego se nacionalizó argentino, y que cuenta la leyenda, de tradición popular, que era el mismo Louis XVII de Francia, coronado con ocho años por los monárquicos en 1.793, después de haber sido guillotinados su padre el Rey Louis XVI y su madre Marie-Antoinette de Austria, y que, históricamente, falleció encarcelado en condiciones infrahumanas en 1.795 a la edad de 10 años, al que, según esta leyenda, habrían recogido unos pescadores de Calais y habría emigrado en 1.818 a Argentina.
Acabaremos esta bajada mientras pasamos junto a un cartel que nos da entrada en la parte de Zokoa entrando en una zona con un ambiente más playero mientras andamos por el boulevard llegando a los 32' [2.053 m.] a un acceso (5 m.) [11], a la derecha, a la Playa de Socoa, de fina arena y gran extensión en un marco incomparable frente al Fuerte de Socoa.
Continuaremos caminando junto a la playa dejando a la derecha el aparcamiento de ésta y un zona de tiendas turísticas para atravesar el cruce con el Boulevard de Antoine d'Abbadia d'Ürrüxtoi, a la izquierda, situado justo antes de llegar a los 35' [2.265 m.] al Puente de Untxin (5 m.) [12], situado sobre la regata homónima y que nos da entrada en el casco histórico de Zokoa.
Tomaremos recto la Carretera de la Cornisa, dejando a la izquierda la Calle de las Escuelas, que, administrativamente, pertenece a la vecina localidad de Urruña, y a la derecha el Camino de los Bloques, donde podemos ver la zona de descarga de los enormes bloques de piedra, de 4 x 2'5 x 2 y unas 50 toneladas de peso cada uno, cortados en canteras vecinas, que se montan en las vagonetas sobre las vías para introducirlos en un catamarán que luego los transportará, actualmente a una media de 30 por año, hasta los diques de defensa de la bahía.
Seguiremos unos metros adelante para girar a la derecha por la Calle del Comandante Passicot, separándonos del antiguo trazado del VFDM y entrando en una bonita zona residencial con ambiente portuario, mientras dejamos a la izquierda la Calle del Juego de Palma y a los 40' [2.561 m.] alcanzamos el cruce (4 m.) [13] con la Calle del Lavadero, acceso a la zona del Puerto de Socoa, por donde continúan las vías del Camino de los Bloques hasta el mar, y al Fuerte de Socoa.
Giraremos a la izquierda por la Calle del Lavadero y, seguidamente, a la derecha por la Calle del Faro para subir por ésta con fuerte pendiente, dejando a la izquierda la Calle del Semáforo, y, mientras la altura gana nos va dando amplias vistas sobre el entorno de la Bahía de San Juan de Luz, llegar a los 47' [2.968 m.] junto al Faro de Socoa (23 m.) [14], construido en 1.844 para guía de los barcos en su entrada a la bahía y que actualmente es de propiedad privada sirviendo de vivienda.
Hacia la derecha tomaremos el Sendero Litoral para rodear el perímetro del Faro de Socoa y salir en medio minuto sobre el Acantilado de Socoa, por lo que a partir de aquí pondremos especial precaución por el peligro que puede conllevar un resbalón, para ir llaneando hasta alcanzar a los 50' [3.129 m.] el Mirador del Semáforo (25 m.) [15], donde podemos empezar a disfrutar de las formas oblicuas de los flysch del acantilado y que está situado junto antes del cruce de nuestro sendero con la Calle del Semáforo, a la izquierda, coronada por este alto edificio de vigilancia marítima y meteorológica, construido en 1.936.
Continuaremos recto en suave descenso para dejar a la izquierda, en un minuto, un acceso a la Carretera de la Cornisa mientras vamos saliendo del casco urbano de Zokoa y del término de Ziburu para entrar en él de Urruña poniéndose nuestro sendero paralelo a la carretera, que comparte el antiguo trazado del VFDM, y siempre con los acantilados a la derecha para ir ascendiendo suavemente hasta que llegamos a los 58' [3.597 m.] al cruce con el acceso (37 m.) [16], a la derecha, al Mirador de Joantxobaita, ahora ya en entorno agreste, y, a la izquierda con la entrada al Camping Juantcho.
Empezaremos a descender suavemente dejando a la derecha otros accesos al mirador anterior y con la parte de Jaizkibel de frente para pasar a la 1h. 1' [3.806 m.] por el Alto de Joantxobaita (34 m.) [17] y empezar a subir llegando en dos minutos más, a la 1h. 3' [3.941 m.], a la altura del Caserío de Joantxobaita (41 m.) [18].
Continuaremos ascendiendo, siempre con pendiente muy asequibles, mientras el Sendero Litoral, y la Carretera de la Cornisa que va a nuestra izquierda, toman una curva tendida a la derecha mientras pasamos junto a una pequeña torre, que queda a unos 50 metros a la izquierda escondida entre la vegetación, y llegamos a la 1h. 6' [4.088 m.] a un cruce (51 m.) [19] donde sale a la derecha el acceso al Mirador de Aminzenea, punto donde podemos apreciar con toda su plenitud el Acantantilado de Socoa, que hemos dejado atrás en esta última parte.
Llaneando dejaremos a la derecha otro acceso a este mirador y cuando empecemos a descender alcanzaremos a la 1h. 6' [4.229 m.] el cruce (50 m.) [20] con el acceso a las ruinas del Blockhaus de Kauterabaita, fortificación de hormigón de una pieza a dos niveles sobre los acantilados, acompañada de los restos de una batería apuntando hacia el mar, instalada en este punto en 1.941 por el ejército alemán e integrada en 1.942 en el Muro del Atlántico (Atlantikwall) como defensa a una posible invasión aliada en esta zona de la Francia ocupada.
Entraremos en la zona de la Glorieta de Kauterabaita, punto donde la Carretera de la Cornisa enlaza con la Carretera D913, y, en descenso, dejaremos a la derecha otro acceso al Blockhaus de Kauterabaita, para pasar junto al cruce, a la izquierda, con un camino de acceso al Caserío de Kauterabaita y empezar a subir hasta que en unos tres minutos nuestro sendero se separa de la carretera para llegar a la 1h. 16' [4.753 m.] al Mirador de Kauterabaita (51 m.) [21], excelente punto de visión para, además de las vistas sobre el Ancantilado de Kauterabaita, disfrutar en los meses de otoño e invierno de la formación de la ola conocida como Belharra, que llega a alcanzar casi 20 metros de altura y que se forma al pasar las corrientes de agua del océano sobre el banco rocoso submarino homónimo, que se encuentra unas dos millas mar adentro frente a este punto.
Bajaremos unos metros y entraremos a la 1h. 17' [4.815 m.] al Bosque de Kauterabaita (48 m.) [22], donde, llaneando, podremos sentir el frescor de los helechos, tamarices y laureles que parecen cerrarnos el camino, para dejar seguidamente a la izquierda un sendero de acceso al camino de servicio de la Carretera de la Cornisa y salir del bosque en unos tres minutos para incorporarse nuestra senda, con una breve subida, de nuevo paralela a la carretera.
Una vez juntos los dos trazados volveremos a bajar suavemente por una curva tendida a la izquierda, con las impresionantes Aiako Harriak de fondo, para volver de nuevo a separarse nuestra senda de la carretera, un par de minutos después, hacia la derecha y, siempre en descenso, alcanzar a la 1h. 24' [5.214 m.] al Mirador de la Polea de Etzan (30 m.) [23], donde tenemos otro punto de vista sobre el Ancantilado de Kauterabaita.
Dejaremos a la izquierda un camino que hace de atajo y nos encontraremos a la 1h. 25' [5.244 m.] con la Polea de Etzan (28 m.) [24], obra civil que se emplea para remontar el Alga Roja de San Juan de Luz (Gelidium Sesquipedale) que se recoge junto a las rocas inferiores del acantilado y de la que se extra el Agar-Agar como componente para cosméticos.
Giraremos aquí a la izquierda, dejando a la derecha dos sendas de acceso a los acantilados, e iremos llaneando por la pradera hasta cruzarnos con el atajo anterior y caminar unos metros más hasta llegar a una replaceta donde giraremos a la derecha, si siguiésemos recto nos encontraríamos con la carretera, para descender con fuerte pendiente hasta que llegamos a la 1h. 28' [5.454 m.] a la entrada (9 m.) [25] de la preciosa Cala de Etzan, también conocida como les Viviers Basques pues aquí se desarrollo desde 1.960 a 1.989 un sistema de venta de ostras, mejillones, berberechos, almejas y crustáceos que se criaban en las pozas de la desembocadura de la Regata de Etzan con el mar, como, así mismo, en los años 30 del siglo pasado hubo en este lugar una pequeña fiebre del oro creándose, incluso, una concesión para su explotación en minas.
Seguidamente cruzaremos la Regata de Etzan, dejando a la izquierda unos paneles informativos sobre la fauna avícola y marítima de los alrededores y empezaremos a subir por unos escalones para ganar altura rápidamente y situarnos a la 1h. 30' [5.578 m.] junto al acceso (20 m.) [26] al Mirador del Acantilado de Etzan, desde donde podemos apreciar las caprichosas formas que adquiere el flysch en esta parte del trazado.
Llaneando entre arbustos iremos dejando a la derecha diferentes accesos al Acantilado de Etzan hasta que pasamos a la 1h. 33' [5.729 m.] por un cruce (22 m.) [27] donde nos sale a la izquierda una senda que se acerca, en unos metros, hasta el Aparcamiento del Acantilado de Etzan, lugar donde, si venimos alguna vez por aquí en vehículo propio podemos aparcarlo para recordar y disfrutar de los últimos puntos que se han comentado.
Nuestro camino nos lleva ahora por una parte entre el acantilado y la carretera metidos entre la vegetación llaneando con algún tobogán durante unos cinco minutos hasta que salimos, subiendo unos escalones, de nuevo a la altura de la Carretera de la Cornisa para ir ascendiendo suavemente junto a ella, dejando a la izquierda una nave en Kauterenborda para llegar a la 1h. 41' [6.237 m.] junto al cruce (42 m.) [28], que sale a la derecha y que, en unos metros, se acerca hasta el Mirador de Kauterenborda y al lado del acceso, por la izquierda, hasta las edificaciones del paraje homónimo.
Continuaremos subiendo durante un par de minutos más separándonos de la carretera otro minuto y volviendo junto a ella para empezar a descender dos minutos más hasta que el Sendero Litoral se separa una vez más para subir hasta el Mirador de Mendibile (38 m.) [29], a donde arribaremos a la 1h. 46' [6.559 m.], y donde tenemos otro punto de vista del Acantilado de Etzan.
En un minuto nos acercaremos a la carretera para descender junto a su trazado con una vista espectacular del precioso Pinar de Etzail, donde la disposición y altura de los pinos nos recuerda a los pinares de las Landas, coronado al fondo por Aiako Harriak, despidiéndonos de ésta en tres minutos mientras giramos a la derecha y llegamos a la 1h. 52' [6.559 m.] junto al acceso (18 m.) [30] al Mirador de Etzail, puesto en una punta del acantilado y desde donde podemos empezar a apreciar con claridad la Bahía e Isla de Loia y la Punta de Santa Ana.
Seguiremos descendiendo por el prado que corta el Acantilado de Etzail pasando a la 1h. 53' [7.000 m.] por el cruce (15 m.) [31] con la senda que baja, por la derecha, hacia la Cala de Etzail, también conocida por sus ostras y conchas, pero difícil acceso.
Empezaremos a subir, con el Pinar de Etzail de frente, alcanzando la Carretera de la Cornisa en poco más de un minuto y continuando junto a ella para cruzar sobre la Regata de Etzail y, en suave bajada, alcanzar a la 1h. 57' [7.220 m.] el Aparcamiento de Etzail (16 m.) [32], centro de operaciones de los accesos a esta zona.
Volveremos con la subida mientras pasamos por un tramo en el que la erosión marina ha hecho desprender parte del acantilado y se ha llevado el trazado del Sendero Litoral por lo que tendremos que, durante medio minuto, andar por el arcén de la carretera, con la debida precaución, hasta que volvamos al trazado original y acabamos la subida un minuto después para tomar, mientras se abre el descenso, una curva a la izquierda que nos va dando, poco a poco, una espectacular vista general de la Cala de Haizabia.
Continuaremos con el descenso, disfrutando de las vistas, para llegar a las 2h. 4' [7.702 m.] un cruce (12 m.) [33] flanqueado por dos columnas de piedra informativas que dan acceso a un camino a la derecha, encontrando de frente el Caserío de Haizabia, construido hacia 1.925 como conjunto de restauración y hostelería y propiedad de la SNCF desde los últimos coletazos de la 2ª Guerra Mundial, en 1.944, para, primero, colonia de vacaciones de los hijos de los ferroviarios y, después, para el esparcimiento vacacional de los trabajadores de esta empresa y sus familias.
Giraremos a la derecha por este camino antes dicho, abandonando definitivamente la Carretera de la Cornisa y el antiguo trazado del VFDM, además del término de Urruña entrando en él de Hendaia, para descender por él hasta llegar a las 2h. 5' [7.775 m.] al acceso (4 m.) [34] a la Cala de Haizabia, situada en un entorno idílico y con unas aguas espectacularmente transparentes que hacen las delicias de los visitantes que hasta aquí se acercan.
En este punto viraremos a la izquierda para pasar entre una caseta de aguas y el muro de defensa de los jardines del Caserío de Haizabia e ir llaneando junto a éste hasta alcanzar a las 2h. 6' [7.853 m.] el Puente de Haizabia (4 m.) [35], situado sobre la Regata de Mentaberri justo después del cartel informativo que nos explica la historia de este bonito paraje desde que existía el Molino de Mentaberri hasta la actualidad.
Una vez atravesado el puente nos acercaremos hasta la Piscina de Haizabia (4 m.) [36], a donde llegaremos a las 2h. 7' [7.884 m.], que se llena de agua de mar con las mareas altas y que era parte de un proyecto de piscinas mucho más ambicioso que sólo se quedo en lo que vemos hoy en día.
Giraremos a la izquierda por el paso aparente para empezar a subir con fuerte pendiente por unas escaleras que nos dejarán en cinco minutos en un prado cortado por la derecha por el Acantilado de la Bahía de Loia desde él que, dejando a la izquierda un camino que va hacia la Carretera de la Cornisa, nos acercaremos, entrando en el Dominio de Abbadia, hasta el cruce con el acceso, por la derecha, al Mirador de Haizabia (30 m.) [37], donde estaremos a las 2h. 13' [8.230 m.], y que es el punto perfecto para aunar las vistas hacia el océano como hacia los caseríos del interior, coronados por la inconfundible silueta del Monte de Larrun.
Empezaremos a bajar suavemente entre los arbustos que nos dejan ver, de vez en cuando, el perfil de la Isla de Loia mientras se va abriendo la vegetación y llegamos al cruce con el Camino de Asporotza, que viene por la izquierda desde el Caserío de Asporotzttipia y baja, por la derecha, hacia el acantilado y la Cala de Asporotza, justo antes de encontrarnos a las 2h. 16' [8.422 m.] con la Polea de Asporotza (24 m.) [38], de idénticas funciones que la que hemos visto anteriormente pero que, en este caso, está fabricada de madera.
Dejaremos los carteles informativos que tenemos en esta parte del recorrido y nos iremos internando entre la vegetación ascendiendo con poca pendiente, encontrando preciosos rincones donde casi no entra la luz, para llegar a las 2h. 18' [8.568 m.] al Mirador de Asporotza (36 m.) [39] y a las 2h. 19' [8.597 m.] al Mirador de Azkubia (37 m.) [40], dos puntos donde tenemos vistas complementarias de los acantilados de la Bahía de Loia, integrando la Punta de Santa Ana y la Isla de Loia.
Saldremos a campo abierto, mientras subimos durante un minuto más, y empezaremos a bajar remontando este descenso con unas escaleras que nos dejarán en un recoleto rincón, donde la espesura de la vegetación y la humedad se hacen notables, desde el que tomaremos otras escaleras de subida, volviendo a los prados, que nos dejarán a las 2h. 25' [8.925 m.] en el Mirador de Aragorri (39 m.) [41], situado frente a la lengua de tierra que emerge con las mareas bajas y que une el continente con la Isla de Loia.
Continuaremos subiendo hasta el cruce con el Camino de Aragorri, que sale por la izquierda y que a las 2h. 26' [8.974 m.] nos da entrada (43 m.) [42] en el Bosque de Aragorri donde nuestro camino se ve atravesado por laberínticos senderos y los árboles adquieren caprichosas formas mientras bajamos y subimos hasta que nos encontramos, cinco minutos después, con la salida de este bosque en el cruce con el camino que, por la derecha, desciende hacia la Isla de Loia.
Una vez fuera del bosque seguiremos con nuestro ascenso con un prado a nuestra izquierda, donde es fácil encontrarnos ovejas pastando en él, y los límites del bosque que hemos dejado atrás, a nuestra derecha, llegando a las 2h. 33' [9.383 m.] al cruce (48 m.) [43] con el Camino de Larretxea donde nos aparece de repente la inconfundible y preciosa figura del Castillo de Abbadia, de arquitectura neogótica y que fue mandado construir por Antoine d'Abbadia d'Ürrüxtoi a Eugène Violet le-Duc entre 1.860 y 1.870 y que se inspira en los Castillo-Fuertes de piedemonte pirenaico de la Edad Media decorado con numerosas alegorías del reino animal.
En este punto el Sendero Litoral gira a la derecha descendiendo por los prados del Dominio de Abaddia con el océano de fondo para pasar en unos cuatro minutos por un cruce donde nos sale recto el Camino de la Punta de Santa Ana por lo que volveremos a girar a la derecha para adentrarnos por un pequeño bosque y, llaneando, dejar a la derecha una senda que baja hacia la Cala de Santa Ana para, poco después, a las 2h. 41' [9.848 m.] llegar al cruce (22 m.) [44] con el sendero que, por la derecha, va hasta el Mirador de Cala de Santa Ana, desde donde, además de tener una vista general sobre los últimos acantilados que hemos pasado, tenemos otra visión diferente de la Isla de Loia, que desde aquí casi podemos tocar con los dedos.
Seguiremos llaneando dejando primero a la izquierda una senda que se acerca hasta el Camino de la Punta de Santa Ana y después, ya en subida, a la derecha otra senda hacia la Cala de Santa Ana que nos enfilará hacia el Mirador de la Punta de Santa Ana (32 m.) [45], a donde llegaremos a las 2h. 43' [9.984 m.], y desde donde, metidos en este espolón que se adentra en el mar, tenemos una vista espectacular de todo el panorama marino, con el arrecife de los Briquets asomando si estamos con marea baja de frente y la parte de la izquierda con las Dunbarriak o les Deux Jemeux, los dos peñascos verticales que parece que se descuelguen del acantilado y que le dan identidad al skyline de Hendaia, en primer plano, y toda la bajada desde Jaizkibel a Hondarribia y hasta que el Cabo de Higuer se adentra en el océano.
Aquí nos encontramos con la Rosa de los Vientos, que fue inaugurada en 1.997, centenario del fallecimiento de Antoine d'Abbadia d'Ürrüxtoi, que nos sirve a modo de orientación cardinal con sus numerosos grabados sobre símbolos de la zona y que está situado sobre el Blockhaus de la Punta de Santa Ana que cumplía misión defensiva, tal y como hemos visto en Kauterabaita.
Giraremos a la izquierda para descender suavemente con la vista del Castillo de Abbadia al fondo dejando a la derecha una senda de acceso a la Cala de la Punta de Santa Ana y, poco después, llegaremos a un cruce donde obviaremos los dos caminos de la izquierda, que nos llevarían hacia el castillo, y giraremos a la derecha para, en subida, encontrarnos a las 2h. 44' [10.090 m.] con las ruinas del Blockhaus de la Dunbexabala (32 m.) [46], otro exponente del complejo defensivo que se desarrolló aquí.
Seguiremos subiendo entre la vegetación para pasar a las 2h. 45' [10.115 m.] por el Mirador del Blockhaus de la Dunbexabala (33 m.) [47] y a las 2h. 46' [10.166 m.] por el acceso (35 m.) [48] al Mirador de la Dunbexabala donde tenemos unas vistas complementarias sobre esta parte del espolón y de este peñasco, Dunbexabala, que les da el nombre.
Saldremos a campo más abierto para llanear hasta un cruce donde nos sale recto el Atajo de las Dunbarriak por lo que nosotros giraremos a la derecha para seguir disfrutando de la morfología de esta zona llegando a las 2h. 49' [10.332 m.] al Mirador del Blockhaus de la Dunbeluxia (38 m.) [49] situado frente a este otro peñasco.
Evitaremos el acantilado girando a la izquierda y nos encontraremos a las 2h. 50' [10.347 m.] con las ruinas del Blockhaus de la Dunbeluxia (37 m.) [50], última de estas edificaciones que vamos a pasar ...
+ info en:
http://www.sierraalgairen.org/senderistas/ http://senderistassierraalgairen.wordpress.com/
http://www.sierraalgairen.org/senderistas/contents/andada_20140720.htm
Folleto informativo:
http://www.sierraalgairen.org/senderistas/brochures/brochure_andada_20140720.htm

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta