Dificultad técnica   Difícil

Tiempo  10 horas 52 minutos

Coordenadas 2202

Fecha de subida 3 de septiembre de 2014

Fecha de realización mayo 2010

-
-
1.137 m
706 m
0
16
32
64,94 km

Vista 463 veces, descargada 4 veces

cerca de Cifuentes, Castilla-La Mancha (España)

2ª Etapa: Cienfuentes – El Olivar 65 Kmt:

Mañana esplendida, soleada y no muy fría. Desayuno en la plaza, café con churros. En el bar los carteles y cuadros taurinos son los adornos habituales de toda la zona. El camino coincide a la salida del pueblo con el de Santiago. Nos vamos por el poblado de los empleados de la central de Trillo, zona de viviendas unifamiliares que da paso a campo abierto, nada mas pasar una pequeña loma la central de Trillo hace su primera aparición y no nos dejara hasta bien pasado el día. Por pista buena dejamos a un lado la ermita de San Blas. Próximas a ella a un lado una lagunilla, al fondo se ve Gargoles de abajo. El camino hasta ahora pistas de tierra y piedra. Gargoles de Abajo reponemos agua en la fuente. La ruta continua entre tierras de labor y próximas al río hasta un puente de piedra, donde están las marcas del camino de Santiago y que cruzamos por el mismo entrando en algo parecido a un área recreativa “molino de Estraza” con una fuente de múltiples caños. Estamos en Gárgoles de Arriba. El camino prosigue hasta un pequeña meseta desde la que la visión de la central de trillo y “ … las chatas y aisladas tetas de Viana…” son lo mas relevante del paisaje. Poco mas adelante al final de la meseta, en el valle, el pueblo de Trillo, bajo las Tetas de Viana, al que accedemos por la gasolinera tras un corto y pronunciado descenso. Estamos en el parque natural del Alto Tajo como así reza en un cartel en la propia gasolinera. Nos vamos camino del pueblo, llama la atención su frondosidad, a la entrada una hermosa cascada “… cola de caballo, de unos quince metros de altura, de agua espumante y rugidora…” cascada del río Cienfuentes. Vuelta por el pueblo, plaza del ayuntamiento e iglesia con ábside redondo, el pueblo esta muy chulo se nota que la central mueve dinero y revierte en el pueblo.
Cruzamos el Tajo, manso y elegante, por puente desde el que se ven varios pescadores, el río torna un color verde que con el cielo azul y la silueta de las torres de refrigeración dan una imagen inequívoca de Trillo. Dejamos el pueblo en fuerte pendiente, por el antiguo camino de Viana, desechando la opción mas sencilla de seguir el margen derecho del río. Tras una subida por asfalto nos introducimos en el camino de Viana en el Montecillo de la Dehesa donde pincho, bajo un cartel informativo me pongo a reparar.
Continuamos marcha por una pista algo trialera y durilla. Tras una pequeña loma nos agrupamos e iniciamos una senda prestosa, estrecha y entretenida que da vista a las tetas de Viana, el camino en ascenso divertido, entre arbolado, en un pequeño descampado en la senda, Toño realiza una comparación casi odiosa entre sus tetas y las de Viana, por supuesto digo odiosas en su favor…… El camino sigue subiendo hasta entroncar con una pista mas ancha de arcilla que nos lleva a un descenso trialero que nos descoloca a todos ya que cuando pensamos en una ascenso a las tetas de Viana iniciamos el descenso trialero y divertido del día, piedras suelta, curva y contra curva algún riachuelo, alguna caída, un descenso para disfrutar. En nuestro descenso pasamos junto al producto estrella de la Alcarria, Un colmenar de truebanos que aun persiste a pasar de la cría moderna de las abejas. Al final del descenso un cruce, Mondejar de Viana o las tetas de Viana. El grupo se parte unos al las tetas, el resto al pueblo a preparar la pitanza.
Sin acercarnos al pueblo iniciamos el ascenso a la tetas de Viana. El camino de tierra siempre arriba nos permite unas buenas vistas del pueblo de Mondejar de Viana, abajo con su forma, como si de la quilla de un barco se tratara, y del valle plano y abierto, hasta llegar al “canalillo”, en la propia falda de ambas tetas. Nos vamos a la izquierda en una fuerte subida hasta que el camino se cierra entre peñas y concluye para dar paso a una pequeña trepada con final en una escalinata vertical de hierro con quita miedos, que nos deja en la meseta de la teta izquierda, por una fina hierba accedemos hasta el mismísimo pezón, el vértice geodésico. Observamos el paisaje, vemos a nuestros compañeros, copiamos en nuestras retinas y en pixeles el momento. Buenas vistas, un paseo varias fotos y retornamos a nuestras bicis, nos encontramos con montañeros. Bajamos el canalillo y decidimos bajar por la trialera que hemos visto desde arriba. En la bajada vuelvo a pinchar, nos metemos en la trialera que se hace corta.
Llegamos a las puertas del pueblo a un pequeño área recreativa, a la sombra de un árbol, la comida espera, J. A. describe el momento así:

“…nos acercamos en bici, al bar del pueblo, aquí todo esta en cuesta….Beni sube en furgo a por cervezas y gaseosas, los vemos allá arriba sobre el pezón izquierdo…”

Después de comer y descansar la ruta continua en descenso hasta cruzar el río, próximos al pueblo de la Puerta, por el medio del río. La Puerta pueblo con trazado urbanístico la mar de original. Soberbio murallón de rocas que el pueblo tiene sobre sí como protector y vecino, la gente le llama el Cerro de las Piedras. Pueblo que sube recto hacia la montaña, por el centro de su calle mayor baja un caudaloso arroyo bien encauzado, en el centro del pueblo tomamos un café y vemos ganar a Lorenzo un duelo a Pedrosa que pierde tres plazas desde el primer puesto en una vuelta. J.A esta tocado, se va en busca del asfalto, desde el mismo escribe

“… el sol cae plano en la carretera cuidada y bien asfaltada, no pasan coches … estoy viendo el pantano, el inmenso mar de castilla … en sus orillas multitud de casa y urbanizaciones, barcas a vela y motor… ”

El camino al poco de iniciarlo se complica, se cierra y se pierde, un tramo mas arriba se abre una senda en ascenso poco ciclable y mala pero con buenos paisajes. Tras un buen rato bajo el sol con calor asfixiante y aroma a hierbas y monte atravesamos un pinar y por fin salimos a una pista 100% ciclable. En pequeño altiplano, como si de una mesta se tratase, nos damos un pequeño respiro y nos permitimos pedalear alegremente. Continuamos ruta, en este tramo hay que extremar la atención pues los cruces se suceden. Jorge se fue delante, Miguel Pello un poco mas atrás y luego Carlos y yo, después de un cruce, tardamos en ver a Miguel y Pello, me extraña y además no veo rodadas pienso que se equivocaron, los llamamos no hay cobertura volvemos sobre nuestros pasos y después de unos momentos de tensión los localizamos en el camino equivocado. Volvemos a la ruta buena. Coronado iniciamos el descenso con la vista en el pueblo, es un valle muy montes, la pista buena pero con surcos de camiones o tractores nos permite correr lo justo, a la entrada del pueblo paro a hacer unas fotos y continuamos hasta la plaza de la iglesia donde una vieja fuente nos da su agua por uno de sus múltiples caños, la rueda de un molino nos sirve de asiento y reposo para el mapa. Después de descansar un poco y comer algo. Dejamos el pueblo por asfalto en rápido descenso pero el desvío a la izquierda me sorprende y por avisar mirando atrás me pego un buen golpe que gracias a Dios no tiene mayores consecuencias que alguna contusión leve. El camino que llevamos es ahora un pequeño tobogán por pistas de tierra entre bosque bajo, hayas alcornoques y pinares hasta llegar próximo a Mantiel donde avistamos por primera vez el embalse. Entramos en el pueblo atravesándolo por el centro, el ayuntamiento con un bonito y cuidado parque, un lavadero muy arreglado y varias fuentes bien puestas denotan que estamos en un pueblo conservado donde hay vidilla al menos de verano. Varios niños juegan en el parque, y los mayores tienen su particular forma de refrescarse, guerra de agua con bolsas y mangueras, están pingando, el calor permite estas alegrías. La ruta nos lleva por asfalto a buscar la orilla del embalse hasta el viaducto que nos permitirá cruzar un brazo del mismo. En el viaducto pequeño área donde hay bastante gente tomando el sol y bañándose, abundan los pozos profundos con rocas para saltar, pequeña playa, gente pescando y la policía solicitándoles documentación, bajo el pinar asisten y digo asisten porque hago una foto y estoy de espalda a una exhibición de sensualidad sobre un coche que les pone la cara como....
Tras la exhibición nos quedamos a darnos un baño naturista en el mar de castilla. Nos bañamos un buen rato, al principio costo pero luego disfrutamos. El día parece que esta cambiando y es como si la tormenta quisiera venir. Nos vestimos recogemos y seguimos ruta. Tomamos la carretera que nos lleva a Durón en donde entramos y pasamos por su ayuntamiento, nada mas dejar el pueblo comienza a dar agua que nos acompañara hasta la entrada de Budia donde el agua cae a chorros, nos cobijamos bajo un alero y esperamos un rato, el aguacero se va y deja tras de si ríos de agua que corren por los caminos.
Paramos en la plaza de Budia que aunque mojada es vistosa, el pueblo empedrado tiene buena pinta pero la mojadura que llevamos no nos permite disfrutar del momento. Dejamos el pueblo entre casa por un suelo empedrado que da paso a un camino en ascenso con buen firme de tierra compactada que en un momento de estar seco pasa a bajar un río de agua por el mismo, !pero ha dejado de llover hace un rato¡. Entramos al El Olivar por la parte alta del mismo junto a una ermita. El Olivar J.A. lo describe como

“… pueblo puesto de moda y encarecido por las gentes de la farándula (música, teatro) de Madrid. Sus casa de piedra, están restauradas y son hoy magníficos chalecitos..”.

Dejamos las bicis vamos a nuestros cuartos y nos aseamos. Estamos en una casa rural muy bonita y cuidada, Casa Viana, salimos a pasear pero hay prisa por cenar. Trato de ver aprisa y corriendo aunque mañana madrugare, las ventanas rústicas, con sus visillos de cuidada labor almagreña, su iglesia parroquial cuya esbeltez y elegancia tiene muy pocos competidores en toda la comarca de la Alcarria y la zona de las bodegas. Es Domingo, Madrid acaba con todo y muchos sitios cierran y no dan cena de domingo. Cenamos callos, pinchos morunos huevos y patatas, ensalada... bien.
Durante la cena nos enteramos que el Oviedo perdió y no sube, además salieron algunas anécdotas de la mili… Yo furrier y Miguelin regular…. Entre risas y llantos, los de Oviedo duermen hoy con la ventana abierta y la calefacción apagada. Miguelin trato de sabotear la habitación por la velux, quería salir al
tejado… cosas de la edad

Resumen:
El día de BTT ha sido bueno, sol esplendido hasta la media hora de tormentaza casi al final del día, he llegado bien, cada uno tomo al final el camino que mas se adapto a sus posibilidades. Reseñar un pequeño despiste que pudo haber salido caro. El camino bueno y bonito a excepción del tramo después de La puerta hasta salir del pinar que es no ciclable 100%, aunque no es muy malo de andar. No hay averías reseñables, nos hemos bañado en el embalse de Entrepeñas. Casa rural bien. Menos mal que teníamos la cena contratada. El Olivar guapo un poco artificial. Beni y Toño se han juntado en Chillllaron de Rey y han seguido un camino alternativo por asfalto, Alcocen, el Olivar.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta